La falsa lucha por los derechos de los niños. El ataque a las raíces de la sociedad. Los neocons y la posmodernidad.

Opinión del experto:  Tatyana Shishova, Irina Medvedeva1


Atención! En este articulo no animamos a nadie practicar ningún castigo físico, pero queremos llamar atención al fenómeno que nos presenta una falsa elección e introduce bajo la totalitaria presión de lo “políticamente correcto” una transformación social y humana tan profunda, que sus consecuencias deberían ser urgentemente debatidas por toda la sociedad. La ley de violencia familiar o protección del menor se convierte en prohibición de educar a los hijos y al introducir definiciones de violencia tan amplios que a menudo llegan a lo absurdo, se convierten en herramienta de actuación voluntaria o ideológica de jueces o trabajadores sociales para condenar a un padre o madre a privación de libertad o dictar una retirada del menor de su familia.


Este tema es de seguridad nacional y se inscribe dentro de la lucha por re-formatear nuestro país con ayuda de un instrumento de “fuerza blanda” que nunca falla. Es la lucha “por los derechos de Infancia”, que ahora entró en una nueva fase. Aparentemente es un tema espontáneo que simultáneamente surge en multitudes de conferencias y mesas redondas; los medios de comunicación hablan constantemente de la prohibición de los castigos a los niños. Dicen que hace falta aprobar una ley sobre su prohibición.

Como llevamos varios años trabajando sobre el tema de las guerras informativas, enseguida empezamos a sospechar que este ruido informativo tan bien orquestado no tenía una procedencia nacional.

Y todo rápidamente se aclaró al comprobar que el Consejo de Europa aprobó la «Estrategia en defensa de derechos de los niños (2016−2021)», un documento básico que imprime una dirección común a la política familiar en países europeos2. Según esta “estrategia” se plantea la total prohibición de castigos corporales por parte de los padres, bajo amenaza de castigo penal de los “infractores”. Por castigo corporal se entiende cualquier impacto físico hacia el niño, incluyendo un cachete leve, un empuje, retención física etc.


Continue reading