“Padre Nuestro que estás en los Cielos, olvídate de mí…”

Gdansk. Monumento a los polacos exterminados por las OUN – UPA

en Volinia y en Polonia oriental, durante el transcurso de los años 1943 – 1945.

 

Oles Gonchar

Periódico Esencia del Tiempo nº70 del 26 de marzo de 2014

Guerra contra la historia

 

Es necesario destacar el carácter increíblemente sádico de la campaña punitiva. Los seguidores de Bandera mutilaban a sus víctimas, las troceaban con hachas y las serraban, les sacaban los ojos, les cortaban las cabezas a los maridos y se llevaban a sus mujeres. Echaban a los niños pequeños en la comida de los cerdos, y disfrutaban viendo el espectáculo de cómo los cerdos se comían a los niños.

El 16 de marzo, la población de Crimea participó en una votación cuyo resultado fue que una mayoría aplastante se pronunciara a favor de una nueva unión a Rusia. La gente de Crimea entendía perfectamente entre qué opciones pueden elegir. Entendían que el gobierno en Kiev había sido tomado abiertamente por los seguidores de Bandera mediante un golpe de Estado armado. A día de hoy, en Ucrania pegan y matan a gente indefensa, hacen marchas con antorchas, alaban a Bandera, y exigen la expulsión de todos los rusos de Ucrania y sin vergüenza alguna, proclaman eslóganes nazis tales como “¡Acuchillad a los Moscales[1]!”. Quien dicta al nuevo gobierno de Kiev cómo actuar es, ni más ni menos que el Sector Derecho (Praviy Sektor) de Maydan, dirigido por los famosos sádicos de la guerra de Tridente y las OUN – UNOS, quienes mataban y torturaban a los soldados rusos en Chechenia: Dmitro Yarosh y Sashkó Biliy, entre otros.

En Kiev, a nivel oficial, se llevan a cabo alabanzas a Bandera, al igual que la negación de las decisiones tomadas en los procesos de Nurenberg, las cuales condenaban al fascismo. Muestra evidente de ello es el hecho de que el 22 de febrero de 2014, un diputado de la Rada perteneciente al partido Batkivshina propuso un proyecto de ley para la suspensión de responsabilidades por la rehabilitación del fascismo.

Continue reading

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on VKEmail this to someonePrint this page