Coronavirus: su objetivo, autores y dueños. Parte V

1

(Los enlaces a los capítulos anteriores están disponibles aquí: Parte IParte IIParte III, Parte IV)

El 3 de julio de 2020.

¿Y alguien dirá que todo esto fue construido “urgentemente” por la Madre Naturaleza? Ella, por cierto, nunca tiene prisa. Y sus poderosas tendencias carecen de tal brusquedad, sin la que es imposible explicar la aparición de COVID-19. Y aquí solo puede ser o la naturaleza o lo que se niega, la artificialidad de la creación de un producto biológico especial llamado COVID-19.

Los Estados Unidos de América, de cuya degradación muchos hablan de manera convincente, siguen siendo algo así como el Imperio Romano del “período de decadencia”. Es decir, siguen siendo una superpotencia global, en la que de alguna manera los “emperadores” cambian y después toda la humanidad  se parte la cabeza para adivinar quién será en el “emperador”.

La lucha de Biden contra Trump es increíblemente importante. Es obvio para todos. Trump es un presidente estadounidense muy atípico. Y la élite de los Estados Unidos no quiere que le estorbe  por otro período. Para esta élite, es más importante que nunca eliminar a Trump. “Kill Bill” es un desafío global (quiero decir Trump, la película se llamaba así). La élite no tiene una tarea más importante. Ella se encargará del resto más tarde. Ella necesita llegar a él. Pero resultó ser muy difícil.

¿Cuál es la dificultad de matar a Trump? En que el hizo que la vida estadounidense se asemeja un poco más a las demandas del estadounidense corriente. Y este estadounidense sencillo, que odia ferozmente a su propia élite, apoyó a Trump a pesar de todo, porque adivinó en Trump a un hombre que no es 100% cómplice y títere de esta élite, a la que el odia. Y además, es una persona que de alguna manera quiere atender las demandas más simples de este estadounidense promedio.

La mejora de Trump de las condiciones de vida de este estadounidense, de las condiciones más simples y obvias, esta es la clave de la victoria de Trump sobre cualquier competidor. Y hasta que no hubo COVID, esta mejora de las condiciones de vida fue proporcionada por Trump. Y luego vino el COVID. Y esto fue el paraíso para los opositores de Trump, debido a que no son responsables de nada y pueden culpar a Trump y al gobierno federal estadounidense en general de todos los pecados mortales. Y parte de las acusaciones ciertamente serán justas. Como dicen los partidarios de Trump, que no fue Trump quien hizo así el sistema de salud estadounidense. Pero se les dice: “¿Y qué? ¡Él es responsable de todo!”

Lo más importante es que el estadounidense promedio quiere tener en la mano los argumentos a favor de aquel que va a elegir.  Y estos argumentos están relacionados con su nivel de vida actual. El nivel de vida se ha deteriorado, el apoyo ha disminuido.

¿Y alguien realmente piensa que para derrotar a Trump, la élite estadounidense no hará todo lo posible? ¿Que algunos costos la detendrán, ya que en realidad se trata de la cuestión del poder sobre el mundo? Si alguien piensa así, entonces no siente en absoluto la naturaleza de la clase dominante estadounidense. Esta frialdad y la comprensión absoluta de que la vida es dominación, y no hay nada más que dominación.

El 9 de mayo de 2020, The Washington Post informa que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está preocupado porque el segundo brote del nuevo coronavirus, esperado por los expertos en el otoño, podría dañar su reputación y evitar su reelección en las elecciones de noviembre.

Este prestigioso periódico cita sus fuentes entre los asesores del líder estadounidense. Varias de estas fuentes calificaron al jefe de Estado de “sombrío y abrumado por su popularidad en declive”. En conversaciones privadas, según la publicación, Trump con todas sus fuerzas intenta comprender  cómo todo cambió de repente, desde la confianza en la reelección hasta el hecho de que está perdiendo popularidad frente a Joe Biden, quien ahora es el candidato presidencial más probable del Partido Demócrata. Según los asesores del jefe de estado, el ex vicepresidente Biden está por delante de Trump incluso en las encuestas realizadas por el equipo de Trump.

La lucha por el poder sobre la nueva Roma  y por lo tanto sobre la humanidad global, es la circunstancia obvia estrechamente relacionada con el coronavirus.

¿Permite esto afirmar que el coronavirus fue creado para asegurar un cierto resultado en  esta lucha? ¡No! Esto ya lo argumentaron los partidarios de Trump, pero es la conclusión incorrecta. Esta es una hipótesis de que  puede ser así, pero no un veredicto. Pero tampoco tenemos derecho a rechazar por completo tal hipótesis.

Una y otra vez, los expertos han cuestionado la versión oficial del origen en Wuhan del coronavirus.

El 10 de mayo de 2020, el epidemiólogo británico John Wright, en su blog en el sitio web del Servicio Ruso de la BBC, cita datos según los cuales un paciente cero con coronavirus en el Reino Unido podría haberse registrado ya en enero, mientras que el primer caso de COVID-19 se registró oficialmente en el Reino Unido solo dos meses más tarde.

Wright es epidemiólogo. Es un médico en ejercicio que trabaja en el Royal Hospital de la ciudad británica de Bradford, que, aunque es parte del interior británico, es conocido por su universidad y el Royal Hospital. Este hospital, donde trabaja Wright, tiene una larga historia, está estrechamente relacionado con la aristocracia británica: la primera piedra en la base de su nuevo edificio fue colocada por el duque y la duquesa de York en 1928, y el hospital en sí está orgulloso del hecho de que sus orígenes se remontan a principios del siglo XIX. …

Wright no solo trabaja en el Royal Hospital, sino que también dirige el Instituto de Investigación Medica de Bradford. En el pasado trabajó con epidemias de cólera, VIH y Ebola.

Dado que Wright mantiene su programa diario especialmente para la BBC, su información obviamente no puede ser excesivamente extravagante, porque entonces la BBC simplemente no aceptaría dicha información.

Esto es lo que dice Wright sobre el correo electrónico que recibió. Wright afirma que esta carta de un residente de Bradford fue recibida por él literalmente sin ninguna razón. Si esto es así es una pregunta aparte. Pero lo principal está en el contenido de la carta.

Según Wright, el autor de la carta, cierta Jane Hall, canta en dos coros a la vez: el coro Voice of Yorkshire y el coro All Together Now.

Jane Hall afirma que desde principios de enero, los coristas de estos grupos han desarrollado síntomas similares a COVID-19. Y que entre los primeros casos hubo un conocido de uno de los coristas, que regresó el 17 o 18 de diciembre de un viaje de negocios a Wuhan. Despues de este compañero se contagió la propia Jane y su mejor amiga Christina.

Jane describe sus síntomas de la siguiente manera: “Sentí como si me hubiera tragado un vaso roto. Me sentí terriblemente cansada. Dormí durante dos días completos, lo cual es completamente extraño en mí. Tenía fiebre alta y tos seca sin esputo”.

Tales síntomas no significan nada, pero Jane insiste en que, con el tiempo, aparecieron nuevos síntomas: “Parecía respirar a través de una masa viscosa; me resultaba difícil respirar, parecía que se había acumulado una gran cantidad de líquido en el interior, a través del cual trato de respirar ” .

Los síntomas que Jane ha descrito incluyen la falta de olfato.

Wright insiste en que la probabilidad de que Jane y otros se enfermaran en enero y se infectaran en diciembre de 2019 es extremadamente alta.

Y si solo fuera Wright el que hablaba de tal cosa, uno podría descartarlo. Pero el hecho es que se reciben mensajes similares en grandes cantidades. Y pronto será imposible ignorarlos. Además, no son de carácter aislado, sino que se ajustan a un determinado conjunto de información, alarmante precisamente por su diversidad.

El 11 de mayo de 2020, en la Red de Televisión Global de China (CGTN) habla la epidemióloga estadounidense Devora Davis.  Ella trabaja en la prevención de enfermedades. Bajo Clinton, Devora sirvió en el Consejo de Investigación de Seguridad y Peligros Químicos.

Devora da conferencias en prestigiosas universidades occidentales, apareciendo en medios como CNN, BBC, CBC, etc.

Es profesora emérita de la London School of Hygiene and Tropical Medicine. Profesora del Departamento de Epidemiología de la Universidad de Pittsburgh, fundadora de un centro interdisciplinario que se ocupa de la naturaleza del cáncer.

A lo largo de su carrera, Devora ha trabajado con el Pentágono y la Organización Mundial de la Salud. Es una de las fundadoras de la Alianza Sionista Verde.

¿Volverás a decir que estamos hablando de los teóricos de la conspiración marginados?

Devora trabajó mucho en China. Ella insiste en que China no pudo liberar deliberadamente este virus, que conoce las habilidades de sus colegas chinos y el grado de su disciplina. Sin embargo, dice, se necesita un grupo de expertos internacionales para responder muchas preguntas. Queremos saber cual es la verdad, dice Devora. Aún no sabemos esto, no tenemos una investigación completa.

Devora Davis: “Desde mi experiencia de trabajo con China, ciertamente sé que no había forma de que el gobierno pudiera dejar esto a propósito. Estoy segura de eso. He estado trabajando en China el tiempo suficiente para confiar en las habilidades de mis colegas. Creo que necesitamos un grupo internacional de expertos que vendrá por invitación del gobierno de China y el gobierno de los Estados Unidos, la Unión Europea y todos los grupos relevantes y, por supuesto, la OMS. Pero ella necesita ser invitada y tener acceso completo a la información. Porque ahora hay muchas ideas bastante extrañas. Y queremos saber qué es realmente cierto. Todavía no tenemos una investigación más completa sobre esto”.

Entonces Devora va al punto principal. De hecho, dice (y no discutiría sus declaraciones, porque estaba con Clinton, y etc. si no fuera por lo que voy a contar ahora) que en los EE.UU. el monopolio de expertos se concentra en manos de los NIH (Institutos Nacionales de Salud). Ellos tienen un dominio absoluto sobre todo lo referente al control de la atención médica de los EE.UU. Sus empleados se dejan ver un poco como expertos de la Casa Blanca y luego regresan a sus NIH, de donde vinieron, dice Devora.

¿Qué es el NIH?

Es el principal centro del gobierno de los Estados Unidos responsable de la investigación médica y de salud. Este centro consta de 27 institutos y centros de investigación. Está financiado por el gobierno de los Estados Unidos. El presupuesto anual de los NIH es de decenas de miles de millones de dólares. Destaco: miles de millones. Son gastos solo para estos NIH.

El NIH a la vez con los institutos dedicados a la investigación (es una organización dedicada a la investigación) en el campo de la odontología, lesiones cráneo-faciales, enfermedades del sistema digestivo y riñones, vasos sanguíneos, pulmones y sangre, enfermedades neurológicas, tratamiento de adicción a las drogas, artritis e investigación del genoma humano, incluye el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), dirigido por el famoso Anthony Fauci. Solo este   instituto en el sistema de NIH se ocupa de COVID-19. Solo él.

La tarea del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas es llevar a cabo una investigación básica y aplicada para comprender mejor la naturaleza de las enfermedades infecciosas, inmunológicas y alérgicas, así como desarrollar métodos para curar estas enfermedades.

Por lo tanto, en manos de los mencionados por Devora Davis NIH (Institutos Nacionales de Salud), están concentrados no solo las posibilidades habituales que tiene un instituto ordinario sino incluso un sistema de institutos. No confunda el NIH, incluido el Instituto de Fauci, con instituciones regulares. Los Institutos Nacionales de Salud no son instituciones regulares. Es un monstruo que ha concentrado fondos desorbitados en sus manos. Y Devora dice: los empleados de los NIH vinieron a la Casa Blanca, conversaron algo allí y luego se han ido. No son responsables por nada. Pero al mismo tiempo dictan todo.

Nuevamente, el NIH tiene decenas de miles de millones de dólares en sus manos. Esto son medios desorbitados . Y la única sección que se ocupa del COVID-19 es el feudo del Sr. Fauci, también conocido como el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID).

Y, por favor, que nadie que quiera entender algo se engañe sobre el nombre de este monstruo; diciendo que se trata de algún tipo de investigaciones inocentes de alergias.  Fauci se ocupa no solo de estas cosas inocentes.

El NIAID depende de varios de sus propios laboratorios. Uno de ellos se encuentra en el estado de Maryland, en Fort Detrick. Esta es la Instalación de Investigación Integrada (IRF), que es parte del imperio Fauci. Se encuentra literalmente en Fort Detrick, es decir, en ese centro del ejército que se ocupa de armas biológicas, aquel centro militar que ya mencione en relación con el escándalo sobre la procedencia del COVID.

Fort Detrick es un centro militar muy grande que ha estado desarrollando y probando armas biológicas desde 1943.

El centro ha ido creciendo gradualmente y en la etapa actual es un conglomerado que consta de varias estructuras, tales como la Agencia de Investigación Médica del Ejército de EE.UU., el Centro de Investigación de Enfermedades Infecciosas del Ejército de EE.UU., el Laboratorio del Instituto Nacional del Cáncer y otras estructuras similares.

El Campus de Defensa Biológica de Fort Detrick se ha asociado con el Centro de Investigación Integrado (IRF), en el que Fauci se apoya. Es su centro. Es un socio del campus de defensa biológica del Fort Detrick. Fauci, que tiene una capacidad financiera única para investigar COVID-19 y enfermedades similares, tiene otras capacidades no financieras.

El Centro de Investigación Integrado en Fort Detrick es solo una de las estructuras en las que Fauci se apoya. Pues entonces es aún más importante analizar las capacidades de esta estructura muy pequeñita, su conexión con Fort Detrick, y las propias posibilidades de Fort Detrick. Solo esto nos permitirá evaluar las posibilidades reales de lo que se puede llamar el imperio biológico de Fauci, así como las posibilidades y el enfoque del conglomerado, al que está integrado el Centro de Investigación Integrado, que entra al imperio de Fauci. Además, incluso este conglomerado, también conocido como Fort Detrick, es solo uno de los elementos de un sistema biológico especial aún más grande.

Primero, sobre el Centro de Investigación Integrado. Esto es lo que se publicó por primera vez sobre él el 27 de abril de 2009 en una publicación llamada Mecánica Popular.

Algunas palabras sobre la publicación en sí. Esta es una edición americana muy antigua con la oficina en Nueva York. Fue fundado ya en 1902. Y desde entonces ha tenido bastante autoridad en todo lo referente a obtener una variedad de información que va desde innovaciones científicas y técnicas serias, de las que habla en un lenguaje muy simple, hasta lo que siempre llamamos “Para el hogar, para la familia”. … Por lo tanto, la publicación es respetable, popular y prestigiosa. La tarea de la publicación es explicar el mundo de una manera simple. Y lo que es seguro, de ninguna manera es conspirológico.

Por cierto, también es importante que lo que la revista dice sobre el Centro de Investigación Integrado, que es parte del imperio de Fauci, no es una historia de terror, sino un anuncio propagandístico.

Para mí todo esto es importante: y el hecho de que fue publicado en una venerable revista  estadounidense, que ha gozado de autoridad desde principios del siglo XX. Y el hecho de que esto no es en absoluto una historia de terror. Y, finalmente, el hecho de que esto da alguna idea sobre el imperio de ese Fauci, cuyo papel en la épica del coronavirus es indudable, obvio y muy significativo, lo que se confirma, entre otras cosas, por la interacción directa de Fauci con el presidente Trump.

De lo contrario no podría ser. Porque repito una y otra vez, los Institutos Nacionales de Salud no son instituciones ordinarias. No son como el Centro Sklifosovsky, ni el Hospital Botkin. Esto es un monstruo, dentro del cual el único que se ocupa del coronavirus es Fauci y su instituto. Y el presupuesto que tiene este monstruo es desorbitado. Y no solo es dinero, sino también es la influencia política.

Al mismo tiempo, quiero enfatizar que el propio Fauci es un engranaje pequeño en un mecanismo grande, que se llama “creador del súper shock corona vírico sin precedentes”.

 

Paul van Somer II (se atribuye) Caricatura al arte diabólico del padre Peters (Edward Petre), los católicos y los demonios trabajan juntos en un laboratorio alquímico. 1689

 

Entonces, ¿qué dice la prestigiosa publicación estadounidense sobre uno, solo uno de los centros  del imperio Fauci? Es lo que leemos y créanme que es importante (todo lo que sigue es una cita):

El Centro de Investigación Integrado en Fort Detrick, Maryland, no parece amenazante. La estructura de ladrillo y vidrio de tres pisos podría caber fácilmente en cualquier parque de oficinas suburbano. Es típica de los edificios diseñados por arquitectos que leen investigaciones que vinculan la luz solar con la productividad de los trabajadores. Las sillas de cuero en el atrio parecen alentar al descanso. El Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, del cual forma parte la IRF, planea incluso abrir en el atrio un café-bar (para que se pueda como que descansar – S.K.)

Pero en el edificio casi terminado que tuvo un coste  de $105 millones (¿les gusta la cafetería? – S.K.) se encuentra un laboratorio construido como un submarino. Son 11 125 pies cuadrados de espacio sellado.  Ya en la primavera del siguiente año (es decir, en 2010. – SK) 30 médicos con trajes protectores y capuchas llevarán a cabo una investigación revolucionaria en estas habitaciones, tratando de determinar cómo las enfermedades infecciosas mortales matan a sus dueños.

Las fiebres hemorrágicas como Marburg y Ébola, causadas por virus, son algunas de las peores enfermedades del mundo.

Durante aproximadamente siete días después de la infección, los pacientes sufren síntomas de gripe, pero a medida que el virus se multiplica, la sangre comienza a filtrarse de la piel, la boca, los ojos y los oídos. Los órganos internos sangran y se convierten en masas deformes sangrientas. Algunas de estas fiebres matan hasta el 90 % de quienes las contraen, y pueden propagarse por contacto cercano con fluidos corporales, tal vez incluso estornudos.

Los científicos aún saben poco sobre cómo funcionan estas enfermedades raras pero fatales. Si se arraigan en Estados Unidos, y pueden ser llevados allí por viajeros desprevenidos o terroristas, la comunidad médica no tendrá las vacunas para detener su propagación. Hay solo unos pocos laboratorios en el mundo equipados para experimentar con estos patógenos altamente infecciosos; ninguno de ellos tiene el sofisticado hardware de diagnóstico instalado en el IRF.

El mejor momento para visitar el IRF por parte de extraños es antes de que el trabajo con sustancias extremadamente peligrosas comience. “Esto solo se puede hacer ahora”, dice Jason Paragas, subdirector de ciencias de la institución. Paragas es uno de los 30 empleados que trabajarán en este laboratorio altamente clasificado. Esta persona es bastante amigable, con una constitución fuerte y un carácter ligero. Habla y se mueve de manera medida, y no parece ser impulsivo en absoluto.

Está vestido de manera habitual para Maryland: una camisa holgada con botones, pero sin corbata. El investigador de 37 años ha pasado casi tres años trabajando en las nuevas instalaciones, por lo que es un guía altamente informado.

Paragas, como guía, nos presentó lo que puede considerarse la línea de demarcación entre un laboratorio externo diseñado para el estudio de enfermedades infecciosas peligrosas comunes y un laboratorio interno creado para los microorganismos patógenos más peligrosos del mundo.

El laboratorio externo es el equivalente médico de una prisión de máxima seguridad. Su nivel de bioseguridad solo es 3.

El santuario interior es supermax BSL-4. Los investigadores podrán estudiar la peste bubónica en el nivel 3. El ébola y otros virus súper peligrosos, que actualmente son incurables, se estudiarán en el nivel 4 (es decir, en este supermax. – S.K). El instituto está tan preocupado por la seguridad que nos pidió que no identifiquemos el piso en el que se encuentran los laboratorios BSL-3 y BSL-4.

El agua y los productos químicos de descontaminación de lavabos y duchas se recogen en tres tanques de 1500 galones. Estos tanques calientan los fluidos de desecho a 250 grados Fahrenheit, o 121 grados Celsius, matando cualquier cosa que no sea eliminada por los desinfectantes convencionales.

Para ingresar al laboratorio restringido BSL-4, Paragas primero debe pasar por dos puertas de acero inoxidable que forman una esclusa de aire. Paragas marca un código que desactiva la cerradura magnética en la primera puerta. El teclado también alerta al sistema de automatización de edificios (BAS) de que la presión del aire está a punto de cambiar. BAS regula el flujo de aire aumentando la presión en la zona BSL-3 y disminuyéndola en el sello de aire. Tan pronto como Paragas se prepare para ingresar a BSL-4, el sistema BAS asegurará la entrada del aire de alta presión a la esclusa de aire de baja presión con un alto grado de protección, atrapando a los patógenos en el aire.

(Es decir, todo se va a empujar fuera por la propia presión del aire a no ser que entren a la esclusa – S.K.)

La puerta de la esclusa de aire se cierra con un chirrido similar al producido por un taladro bajo sobrecarga. Este sonido esta causado por la rápida inflación de la burbuja de goma que sella los bordes lisos de la puerta.

Una vez que la instalación esté operativa, la esclusa de aire también servirá como una ducha de descontaminación. Durante 7 minutos, las latas verticales de boquillas rociarán agua y productos químicos que matan virus sobre los científicos con trajes con capuchas antes de que se abra la puerta del BSL-3.

Paragas ve brillar una luz verde, lo que significa que BAS le permite abrir la segunda puerta y entrar a BSL-4. Las lámparas fluorescentes, que cuelgan en cajas herméticas para evitar que los microorganismos se acumulen alrededor de los bordes, desinfectan el acero inoxidable (a no ser que allí se esconda alguna partícula – S.K.) Las paredes brillan porque están cubiertas con sellador epóxico, lo que las hace completamente selladas. Las luminarias y los enchufes eléctricos, que podrían interferir con la estanqueidad, se colocan en cajas especiales selladas y se cubren con resina epoxi.

Los arquitectos han diseñado todo lo necesario para garantizar dentro del BSL-4 el nivel de seguridad requerido. Incluso los cabezales de bomberos están equipados con válvulas para evitar que el virus entre en las tuberías, lo cual de por si es poco probable. Al final de los experimentos, los técnicos de laboratorio enjuagan el equipo de metal con productos químicos y luego limpian adicionalmente el equipo en un autoclave.

Pronto, el trabajo en el laboratorio BSL-4 comenzará a hervir y comenzarán las pruebas con animales. Debido a que los primates reaccionan a enfermedades como los humanos, están sujetos a muchos experimentos de Nivel 4. El personal de IRF es muy consciente de la sensibilidad social al uso de los monos en la investigación médica, pero la amenaza que representan las epidemias potenciales requiere una investigación del mundo real. … Los funcionarios de la IRF dicen que tratan a los animales con el cuidado que brindan a los pacientes humanos. “Comparamos esto con una unidad de cuidados intensivos de monos”, dice Peter Jarling, director de IRF.

Jarling ha pasado más de tres décadas estudiando enfermedades infecciosas, pero admite que aún es un misterio para él. “Los animales mueren por una fallos multisistémicos”, dice Jarling, “pero ¿qué desencadena los eventos terminales?” Para responder a esta pregunta, los investigadores confían en resultados de los escáneres médicos ubicados en cuatro salas contiguas al laboratorio BSL-4. Ningún otro biocontrol utiliza este tipo de equipos.

Cada máquina lee información específica: un escáner de tomografía por emisión de positrones (PET) mide el daño de los tejidos y órganos, mientras que un escáner de resonancia magnética (MR) se usa para reconocer el daño al sistema vascular. La máquina de rayos X detectará anomalías en el pecho y los pulmones; la tomografía computarizada mostrará si hay inflamación en el cerebro. Al tomar foto tras foto, los científicos descubrirán exactamente cómo las fiebres hemorrágicas como el Ébola destruyen un cuerpo sano.

Los ingenieros de Philips Medical Systems han modificado cuatro escáneres para su uso en esta sala BSL-4, moviendo la mayoría de los componentes electrónicos difíciles de aislar que requieren mantenimiento fuera de las áreas peligrosas en el laboratorio. También instalaron sensores láser e infrarrojos que bloquean cualquier contacto entre el laboratorio de Nivel 4 y el mundo exterior. Los arquitectos diseñaron la protección alrededor de los escáneres. Por ejemplo, las láminas de cobre en el piso de una sala de resonancia magnética protegen la máquina de la interferencia de RF. Estos potentes dispositivos médicos en si mismos llevan algunos de los peligros por los materiales radiactivos utilizados en los escáneres de tomografía por emisión de positrones o los imanes de resonancia magnética lo suficientemente potentes como para quitar los anillos de los dedos o para poner en movimiento implantes metálicos en las articulaciones de una persona.

El personal introducirá a los monos infectados al área de trabajo de una máquina de rayos X, adaptada para su uso en condiciones de alto control biológico. Los escáneres proporcionan una vista de 360 grados de la dinámica de la enfermedad.

Para recopilar datos sobre las etapas de una enfermedad infecciosa, los científicos de otros laboratorios generalmente exponen a varios animales al mismo patógeno y luego matan periódicamente a los sujetos de estudio para examinar sus cadáveres y trazar el desarrollo de la enfermedad. Pero gracias a los escáneres, los empleados de IRF controlarán el desarrollo de la enfermedad en un solo animal, en nombre de salvación de las personas de la infección mortal.

Los investigadores transportarán a los monos en jaulas desde áreas de contención normales a áreas peligrosas en el laboratorio, donde les inyectarán dosis virales altamente concentradas. Después de que los virus se hayan desarrollado durante una semana, los trabajadores calmarán a los monos y los colocarán a los aparatos de investigación. Los especialistas fuera de BSL-4 operarán las máquinas de forma remota para mirar a través de la piel y los huesos y determinar dónde se ven afectados los flujos de oxígeno y sangre. Y así establecer qué órganos ataca el virus y en qué orden. “Hasta ahora, hemos utilizado sondeos locales para encontrar virus”, dice Paragas. “Y utilizando estos escáneres, podremos examinar todo el organismo de una vez. Los virus no tendrán dónde esconderse”.

Una vez que se adquiere el conocimiento básico de la progresión de la enfermedad, los científicos evaluarán la respuesta de los animales a los medicamentos, vacunas y tratamientos. Los investigadores quieren identificar enfermedades infecciosas que transcurren de manera similar para que las mismas vacunas y tratamientos puedan aplicarse a múltiples brotes. “No podemos darnos el lujo de recibir una vacuna para cada enfermedad que aparece”, dice Jarling.

La primera regla en cualquier batalla es conocer al enemigo, y esto coloca a este edificio a la vanguardia de una guerra con el enemigo invisible que pueden mutar, volviéndose aún más poderosos y peligrosos. Jarling, uno de los cazadores de virus más experimentados del país, no se hace ilusiones acerca de qué organismos vencen : “Los virus siempre están un paso por delante”, dice.”

 

Está claro que este artículo no tiene carácter de demonización o conspiración. El articulo es positivo y por lo tanto, merece credibilidad adicional. Lo elegí porque no hay apologética,  por la imparcialidad de la publicación y la concreción de los datos. Tales laboratorios existen, y no solo en los Estados Unidos. Nadie trata de asustar con su existencia. Son parte de la vida contemporánea. Sin ellos no seria posible ni la fabricación de armas biológicas ni la lucha contra los virus.

Todo a lo que quería llamar la atención es la naturaleza capital de este laboratorio (si hubiera leído un trozo de texto mas pequeño no se crearía esta sensación de solidez de todo este edificio – S.K.). Se gastaron cien millones de dólares a la construcción del laboratorio. Y el punto no está en la construcción, sino en su equipamiento técnico muy especial, en cierto modo de operar, en pagar a los empleados, reactivos, reparación de equipos, y no se sabe qué más. Entonces esto ya no son cien millones, ¿entiende? Esto es un eslabón de la cadena en la que se gastan alrededor de mil millones.

Por lo tanto, solo un eslabón en el imperio de Fauci es algo muy sólido, por llamarlo de alguna manera. Pero hay muchos eslabones en esta cadena. Y están inscritos en lo que se llama Fort Detrick. Y el propio Fort Detrick está inscrito en algo mayor.

Y todo en su conjunto, lo que forma este conjunto no solo tiene una relación con el ejército, la CIA, o similar, sino que también tiene personal especifico y depende de estructuras privadas más poderosas.

¿Por qué, entonces, deberíamos ignorar por completo la hipótesis de que una parte tan poderosa de  élite estadounidense que además entra en algo global, puede imponer sus intereses al estado y a la sociedad a través de este COVID?

Personalmente, no veo nada sobrenatural en tal hipótesis. Y para confirmarlo con algo (y yo mismo quiero confirmación, no voy a vender esta confirmación a nadie, la estoy buscando para mí mismo), consideraré con más detalle aquel Fort Detrick, al que entra como una pequeña parte laboratorio tan serio, lo mismo que Centro de Investigación Integrado, lo mismo que una gota en el mar llamado el imperio de Fauci, lo mismo una gota diminuta en el océano llamado “todo esto juntos”.

Al hablar sobre Fort Detrick, quitaré deliberadamente todo lo que sea sabroso para los teóricos de la conspiración y los escritores de ciencia ficción que desde hace mucho tiempo han elegido este lugar  como una concentración de maldad mundial y sobrenatural.

Pero aparte de folletos como el que acabo de leer y las películas de terror  y conspiración, hay algo más. La historia normal de Fort Detrick, que estudian personas normales. Y esta historia merece nuestra atención.

En 1942, los estadounidenses finalmente se convencieron de que Japón, su principal enemigo durante la Segunda Guerra Mundial, estaba desarrollando a toda pastilla las armas bacteriológicas (¡el Dr. Mengele es un inocente en comparación a esto!). Convencidos de esto, los estadounidenses, que aún no sabían cómo terminaría su proyecto atómico, decidieron lanzar un proyecto similar al proyecto japonés.

Fue bajo Roosevelt, quien siempre se orientaba una u otra personalidad fuerte capaz de promover empresas peligrosas.

Con respecto al proyecto atómico, se trataba de Robert Oppenheimer y su tutor, el general Leslie Groves, el líder militar del programa de armas nucleares. Algo así como un Beria estadounidense.

Cuando se trata de crear armas bacteriológicas, la administración de Roosevelt decidió confiar en un talentoso bioquímico que trabajó en la Universidad de Wisconsin, fundada en 1848. Es una universidad muy grande ubicada en Madison, Wisconsin. Es una universidad pública de investigación, que forma parte de los fundadores de la Asociación de Universidades Americanas, tiene miles de millones de dólares en fondos fiduciarios, tiene muy alta reputación. Este es el estado de cosas ahora y así fue en un momento en que la administración Roosevelt decidió confiar a un empleado de esta universidad la creación de armas biológicas estadounidenses. El nombre de este empleado es Ira Lawrence Baldwin.

Baldwin vivió más de cien años y murió en 1999. Ira comenzó a enseñar bacteriología en la Universidad de Wisconsin en 1927. Rápidamente hizo una carrera académica, convirtiéndose en el vicepresidente de asuntos académicos de la universidad. Y luego se convirtió en asistente especial del presidente.

Apostar por Baldwin le sugirió al presidente Roosevelt, George Merck, presidente de la empresa farmacéutica Merck & Co Inc. Durante la Segunda Guerra Mundial Merck dirigió el Servicio de Investigación Militar, creado por el Secretario de Guerra Henry Stimson específicamente para la implementación del proyecto de creación de armas biológicas.

Este servicio se incluyó rápidamente en la Agencia Federal de Seguridad (tanto Roosevelt como Stimson creían en esas estructuras recién creadas). Fort Detrick, Maryland se convirtió en su sede. El servicio se encargó de supervisar el programa biológico que llevan a cabo las Fuerzas Químicas de los Estados Unidos.

El servicio se disolvió en 1944. Después de eso, la creación de armas biológicas quedó en manos de aquellas Fuerzas Químicas (CWS), que originalmente Roosevelt y su Secretario de Guerra le encomendaron vigilar.

A la par con Merck, un tal Frank Olson estaba involucrado en la creación de armas biológicas. Es este Olson, según los historiadores que trabajan en las cuestiones de armas biológicas estadounidenses (¡historiadores, no teóricos de la conspiración!), un tal Sidney Gottlieb, que estaba involucrado en programas de lavado de cerebro en Fort Detrick le envenenó con LSD. No hay ninguna conspiración en esto.

Sidney Gottlieb es un judío húngaro muy extravagante y talentoso, una figura histórica, conocido como el “hechicero negro” y el “estafador sucio”. Gottlieb vivió una larga vida, murió en el mismo 1999 que Baldwin. De Baldwin, se distinguió por amplios intereses y extravagancias. Le gustaban los bailes populares, mientras tartamudeaba y cojeaba. Después de retirarse, se interesó por el estilo de vida ecológico, criaba cabras, las ordeñaba él mismo, cuidó a leprosos en la India, cuidó a los moribundos en un hospicio. La cuestión de si murió de muerte natural o no, quedó abierta. Los historiadores dicen que 50/50%.

Y lo que los historiadores saben a ciencia cierta es que Gottlieb estuvo muy involucrado en los estudios de los alucinógenos, llevando a cabo por orden de Allen Dulles el proyecto MK-Ultra, que se convirtió en objeto de todo tipo de inventos fantásticos. Pero esto no significa que no hubo tal proyecto. Hay documentos, se pueden leer.

Gottlieb se propuso aplastar la psique humana hasta tal punto que después se pudiera crear algo completamente nuevo en sus fragmentos.

El programa ON CONTACT con Chris Hedges:

Chris Hedges: “En EE.UU. Existen dos tipos de poder. Uno se ellos es visible y es la Casa Blanca, el Congreso, los tribunales, las legislaturas estatales, los gobernadores. Pero existe un poder invisible, el “estado profundo” al que de ninguna manera influye que partido gana las elecciones. Saber mas sobre este tema nos permiten los materiales documentales sobre sus delitos, que se pueden encontrar, entre otro, en el libro “El principal envenenador: Sydney Gottlieb y la CIA en busca del control mental”. Su autor es el periodista y escritor estadounidense Stephen Kinzer. El autor está hoy en nuestro plató”.

Stephen Kinzer: “Gottlieb razonó así: antes de poner una nueva mente en el cerebro de alguien, se debe de alguna manera demoler el anterior, destruir la psique humana, su alma, el cuerpo, si es posible. ¿Por dónde empezar? ¿Hay expertos en tales asuntos? ¡Por supuesto! Médicos de los campos de concentración nazis, y aquellos que se ocupaban de la vivisección en Manchuria. En lugar de colgar a estas personas, decidimos contratarlas. Y se convirtieron en la base del programa de control mental estadounidense“.

Esto no lo invento yo. “Aplastar la psique humana hasta tal punto que después se pudiera crear algo completamente nuevo en sus fragmentos”. Gottlieb se dedicaba a esto de forma muy activa. Pero no solo se dedicó a esto. Se dedicó a la preparación de venenos. El desarrollaba los planes del asesinato de Fidel Castro, Patrice Lumumba y otros. A Castro planeaban envenenar con un cigarro envenenado. A Lumumba con una sustancia en su cepillo de dientes. Dirán: pero no los mató! No los mató, cierto. Pero  mató a otros.

Los laboratorios de envenenamientos y asesinatos no es una invención de ningún país en particular. Gottlieb quería matar a muchas personas por encargo de sus jefes de la CIA. Más tarde dio  testimonio personalmente sobre este asunto.

Dejó la CIA en 1972, alegando que había fallado en la más ambiciosa de sus misiones. Y que el control final sobre la psique humana, incluida la creación de algo nuevo a partir de una persona destruida por determinadas acciones de momento no se puede realizar, desafortunadamente para él.

Entonces, Merck, Baldwin y Olson son las figuras significativas desde el punto de vista de la concepción del proyecto especial biológico estadounidense. Y una figura igualmente importante es Gottlieb. Esta es una compañía de muchas caras, creadores de algo así. Y ella de forma evidente representa algo único con muchas caras.

Baldwin propuso para la base de un nuevo complejo de bio-investigación científica la base abandonada de la Guardia Nacional ubicada en el Monte Catoctin. Esta base se llamaba Detrick Field.

El 9 de marzo de 1943, Detrick Field pasó a llamarse Fort Detrick por el ejército de los EE. UU. En este lugar se estableció un centro de investigación biológica especial. También es el centro para la creación de armas biológicas estadounidenses.

Pero la historia de Fort Detrick no se limita a un momento tan importante para nosotros. Hacia la primavera de 1949 se creó un departamento de operaciones especiales en este territorio. Esto también es historia, no teorías de conspiración. Su tarea era el uso militar de bacterias tóxicas. La tarea no era solo hacer venenos, sino también estudiar las posibilidades de los estupefacientes en el campo del control mental, incluido (y en primer lugar) en el campo de todo lo relacionado con la imposibilidad de ocultar información secreta. Es decir, se trataba del uso de ciertas drogas para “hacer hablar” a los espías de estados extranjeros, así como a otros diferentes que no quieren dar información secreta. Y todo era la misma compañía. En el mismo fuerte Detrick.

En 1951 Allen Dulles había encargado a Gottlieb que hiciera algo más fuerte en Fort Detrick que el uso de compuestos narcóticos para los interrogatorios. Dulles necesitaba una medida diferente de control mental de los estadounidenses. Era un caso secreto, pero, de nuevo, esto no es una tontería de conspiración, estas son órdenes reales de Dulles. Dulles quería más control sobre las mentes de los estadounidenses, que se habían vuelto susceptibles al comunismo. Y Gottlieb soñaba con más. Sin rodeos dijo que su sueño era destruir la mente humana e implantar algo completamente nuevo en su lugar.

Con este fin, Gottlieb y todo el Fort Detrick en general (me refiero al departamento de estudios especiales y estructuras relacionadas) utilizaron experimentos de gran alcance en prisioneros. Por supuesto se utilizó todo el material recibido de los nazis en Alemania y de los japoneses que se dedicaron a las armas biológicas. Todos los que tenían estos materiales vinieron a Fort Detrick y formaron un solo “equipo amistoso” que se dedicaba a las torturas.

Gottlieb usó sus fondos para experimentar con prisioneros que estaban … ¿dónde? En los llamados centros secretos de detención, también en prisiones secretas. ¿Se parece a algo de épocas posteriores? Prisiones secretas de Estados Unidos …

La primera de estas cárceles, donde operaba Gottlieb, aparentemente se creó en el territorio de la República Federal de Alemania. Entonces surgió toda una red de tales instituciones especiales. En ellos, los estadounidenses trabajaron junto con nazis alemanes y especialistas japoneses, que eran criminales de guerra salvados del justo castigo que se les imputaba en relación con los crímenes contra la humanidad.

¡Solo imagínelo! Prisión especial … “Y todo empieza desde el principio …” Están sentados todos juntos. El prisionero se llevaba allí y comenzaba la tortura, así como los experimentos.

Se desconoce por qué Gottlieb necesitaba realizar algunos experimentos no con los norcoreanos o incluso con los estadounidenses, sino con su colega Olson. Pero la familia Olson está convencida de esto. Citaré a Kinzer nuevamente .

Stephen Kinzer: “A Frank Olson le atormentaba la conciencia. En el verano de 1953 viajó a Europa y vio como torturaban a las personas, posiblemente hasta la muerte, con venenos de su propio diseño. Le preocupaba mucho. Decidió que ya había tenido suficiente y quería dejar la CIA. Unas semanas después de que comenzó a hablar sobre eso, murió después de caerse de una ventana en el piso 13. Solo 22 años después, a la familia de Olson se informó de que no era solo un suicidio debido a la depresión. “Debemos confesar que secretamente le dimos LSD. Tenía una psicosis narcótica, a la que contribuimos.”

El presidente de los Estados Unidos Gerald Ford invitó a su familia a su casa para disculparse. Esto nunca había sucedido antes. Sin embargo, la familia ahora cree que incluso la circunstancia del LSD es solo parte de otro intento de ocultar información. Y que Olson no se suicidó por ninguno de los supuestos motivos. Lo empujaron por la ventana“.

La familia de Olson está convencida de que fue asesinado. En algún momento el hijo de Olson fue a ver a Gottlieb. Ve: ¡oh dios mío! Un paraíso ecológico! Gottlieb esta sentado ordeñando las cabras y entre ellos surgió mas o menos este diálogo:

El hijo de Olson le dice a Gottlieb: “¿No es hora de contar sobre esto? Soy su hijo, siento pena por mi padre. ¡Bueno, di la verdad!

Gottlieb le respondió: “¿Quieres leche de cabra? Bebe, ¡y adiós! Encontraste a quien hacer hablar, a mi no.

En cuanto a Gottlieb, continuó trabajando en Fort Detrick y logró, como afirma, la devastación completa de la conciencia humana. Se creó la devastación: vacío.  Pero en este vacío había que introducir lo que él llamó “el nuevo Grial”. Pero no pudieron implementarlo.

A Gottlieb le encantaba el desarrollo de sustancias altamente tóxicas, y ningún “MK-Ultra”, “Alcachofa”, etc. le pudieron distraer de la creación de sus colecciones únicas de todo tipo de supertoxinas … ¿dónde? En Fort Detrick.

En 1970 el presidente Richard Nixon, un hombre profundamente subestimado, ordenó a todos los centros de armas biológicas destruir sus reservas de sustancias tóxicas. Se desconoce por qué Nixon emitió tal orden. Cómo esto está relacionado con su juicio político tampoco se sabe. Pero el hecho de que Nixon ordenó dejar de usar armas biológicas, temiendo su uso en el marco de proyectos del tipo del que Gottlieb y otros estaban llevando a cabo es un hecho innegable.

Los militares ordinarios y de la CIA cumplieron la orden del presidente, es gente bastante primitiva. Pero no Gottlieb. El no había creado su maravillosa colección de toxinas para perderla por orden de algún Nixon. No, el sacó esta colección y la escondió. Se cree que en 1975 fue destruido por los comandos especiales y por fin cogieron a Gottlieb por el cuello. Después de eso Gottlieb, junto con sus colegas más exitosos que Olson, como Baldwin vivió casi cien años.

La base de Gottlieb era Fort Detrick. La tarea de Gottlieb fue una transformación muy profunda del hombre como tal. Es imposible eliminar esta circunstancia de todo aquello que rodea la épica del coronavirus. Pero también es inapropiado exagerar el papel de esta circunstancia. Porque queremos la verdad, y no un constructo.

Para mí personalmente, esta circunstancia no es una “clave universal” para resolver lo que sucede (con ayuda de cual se puede a la de tres descubrir la conspiración alienígena), sino una parte importante del contexto en el que se encuentra la historia del coronavirus.

Fort Detrick, el imperio Fauci, laboratorios individuales dentro de este imperio, la historia de Fort Detrick, la integración de esta historia en algo mucho más grande y absolutamente siniestro: este es  el contexto, ni mas ni menos, sin el que es imposible descifrar lo que está sucediendo en realidad con toda esta épica del coronavirus. Porque es un asunto de largo recorrido.

 

SARS-CoV-2

 

El 10 de mayo de 2020 en una entrevista con CBS el asesor de Trump Kevin Hassett informa que la tasa de desempleo en los Estados Unidos puede superar el 20% en mayo-junio. Que ahora en los Estados Unidos más de 30 millones de personas han enviado solicitudes iniciales para beneficiarse de ayudas por desempleo, y que todo esto fue el mayor shock en el mercado laboral desde la Gran Depresión (1929-1939). Pero que al mismo tiempo, esto, como él dice, es reparable.

Kevin Hassett afirma: “Las diferencias en la estructura de la economía entonces (es decir, durante la Gran Depresión) y ahora son grandes. Entendemos por qué la economía se está desacelerando. Y afirmamos que podremos revertir el proceso“.

El dice que todo esto es reparable (porque Trump debe ser reelegido).

¿De que forma es reparable? ¿Con qué medios? ¿A cuenta de China? Pero vete a quitarle todo esto… ¿Debido a algún tipo de milagro? ¿Cómo puede esto ser reparable? Sabemos cómo se reparaba la crisis de 1929 en realidad. No solo fueron acciones muy talentosas de Roosevelt para superar esta depresión, fue la Segunda Guerra Mundial! Y mientras no la hicieron, Estados Unidos realmente no superó nada de verdad. Por lo tanto, cuando dicen que los EE.UU. superaron su Gran Depresión sin guerra … ¡Venga ya! ¡Vamos!…

Pregunto de nuevo: ¿por qué los eventos iguales a la Gran Depresión es un proceso reparable? ¡Como se va a convertir en reparable? No se dice una palabra sobre esto.

El 11 de mayo de 2020, la revista Nature informa en su sitio web que (cito) “las personas no blancas se enfrentan a un riesgo significativamente mayor de morir por COVID-19 que los blancos, y las condiciones de salud preexistentes y los factores socioeconómicos explican solo una pequeña fracción del mayor riesgo“.

¿Está claro lo que se dice? Nature dice: entendemos que parte de la población afroamericana y de otro color simplemente vive mal y lleva un estilo de vida poco saludable. Y la medicina no es tan buena allí. Entendemos esto, dice Nature, pero estos factores explican solo una pequeña parte del aumento de riesgo. Hay algo más que eso.

Esta declaración se basa en una investigación realizada por científicos de la Universidad de Oxford, que analizaron más de 17 millones de registros médicos desde el 1 de febrero al 20 de abril de 2020. Durante este tiempo, se reconoció que 5 683 personas habían muerto por el coronavirus.

Los investigadores, destaca Nature, no estaban obsesionados con los problemas raciales. Estaban interesados en todas las enfermedades y todos los rasgos específicos que hacen que las personas sean más vulnerables al COVID-19. Queremos saber dónde están los grupos de riesgo, dijeron. Al mismo tiempo, los científicos han descubierto con sorpresa esta circunstancia específica de predisposición racial que, que no puede reducirse al nivel de salud o estatus social.

Alrededor del 10 de mayo de 2020 se realizaron publicaciones específicas, diseñadas para demonizar al jefe de Estado de la República Popular China Xi Jinping, quien supuestamente se dirigió al jefe de la OMS para evitar el alarma sobre COVID. Se indica el día cuanto Xi Jinping supuestamente llamó al jefe de la OMS. Y luego resulta que no hubo llamadas ese día.

Pero no hay ni disculpas por esto, ni disminución del grado de demonización de China. Todo en sentido literal continúa realizándose como si estuviera escrito. ¿O tal vez no es “como si estuviera escrito“, sino se realiza literalmente de acuerdo con lo escrito en las instrucciones?

El 11 de mayo de 2020 en el periódico The Independent, George Soros expresó su posición,  proponiendo declarar inaceptable para las élites chinas a su líder Ch Xi Jinping, que destruyó el principio previamente existente de la transferencia de poder.

Soros ataca tanto a Xi Jinping como a Trump, que a su vez ataca a Xi Jinping. Afirma que por sus pasos para abolir las restricciones para la permanencia en el poder (¿no les recuerda nada?), El Presidente de la República Popular China (cito) “rompió el futuro político a los miembros más importantes y ambiciosos de una élite muy estrecha y competitiva“, es decir, del Politburó, y que por su parte esto era (cito) “un gran error” . Por lo tanto, habiéndose fortalecido, Xi Jinping simultáneamente se volvió más vulnerable en el juego de élite chino, dijo Soros. Soros admite que sigue activamente la lucha de la élite en china y se declara a sí mismo (cito) “un defensor de los que creen en la sociedad abierta china“. Hay muchos partidarios de esto en la China contemporánea,  dice Soros.

Entonces, sr debe apostar por la versión china de qué? : de perestroika. Esto es lo que esencialmente quiere decir Soros.

Pasando de Xi Jinping a Trump, Soros afirma que a Donald Trump le gustaría convertirse en un dictador, pero que pronto llegará su final. Soros vincula esto al COVID. (Tenga en cuenta que para Xi Jinping tampoco es lo mejor, porque anunció un programa que convertiría a China en la potencia Nº1 si se implementara. Y lo ha obstaculizado el COVID. Todas estas nuevas “Rutas de seda” etc. no son insignificantes).

Soros le dice a The Independent que la época de Trump no durará mucho.

El 13 de mayo de 2020, TASS informa sobre la evaluación que da el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia Sergey Lavrov a la política de los Estados Unidos. Según Lavrov, Estados Unidos, junto con sus aliados, no abandonan intentos de utilizar la situación con la pandemia de coronavirus para avanzar en su visión del orden mundial, provocando confrontaciones.

No para avanzar en la visión, sino para crear el orden mundial. ¡Están promoviendo la visión, ya ves! También lo están promoviendo, porque cuando a la gente la encierran en sus casas y no pueden salir, ¿es esta una “visión”?

El 1 de mayo de 2020, la autorizada revista estadounidense Journal of Molecular Biology informa que los científicos estadounidenses han estudiado la estructura del coronavirus SARS-CoV-2 y descubrieron características que, en su opinión, explican por qué este virus se propaga tan rápidamente entre las personas. Para comprender por qué el SARS-CoV-2 es tan contagioso, los biólogos de la Universidad de Cornell compararon su estructura con los coronavirus humanos previamente conocidos.

Los autores del estudio señalan que, a pesar del hecho de que el nuevo coronavirus es muy similar en su estructura al SARS-CoV-1, que se detectó por primera vez en humanos en 2003, el 76% de la secuencia genómica de los virus coincide, tiene características similares al coronavirus humano menos virulento (es decir, menos peligroso) el HCoV-HKU1 humano.

Al mismo tiempo que el SARS-CoV-1 tiene una tasa de mortalidad extremadamente alta, alrededor del 10%, pero no se propaga tan rápidamente, el HCoV-HKU1, aunque es relativamente inofensivo, es altamente contagioso. Los científicos creen que es la combinación de las propiedades de estos dos virus hace que el SARS-CoV-2 sea tan peligroso.

Además, y esto es importante, los investigadores mostraron en la proteína- espiga de SARS-CoV-2 (un elemento estructural responsable de la unión del virus a la célula y la penetración en la célula) un cierto bucle especial, que consta de 4 aminoácidos básicos y no se encuentra en otros coronavirus humanos conocidos.  A través de esta proteína-espiga (la proteína S) en la superficie del coronavirus, se une a los receptores de las células atacadas.

Los investigadores creen que el bucle flexible que se encuentra en la superficie de la proteína-espiga está disponible para algún tipo de corte, que hace que sea más probable que el virus penetre en la nueva célula atacada. Lo que dicen significa que dentro de la proteína ha surgido un cierto bucle, y este bucle está programado para hacer un determinado corte. Y este corte permite una penetración más fácil en la célula. Es decir, hace que la enfermedad sea más letal.

Según los autores, la proteína S del nuevo coronavirus se une a las receptores de las células casi 10 veces mas ajustado que la proteína del virus SARS-COV-1. Además, los autores creen que la virulencia especial del nuevo virus puede explicarse por el hecho de que la proteína de la punta del SARS-CoV-2 es activada por una enzima, la proteasa furina presente en varios tejidos humanos, no solo en los pulmones, sino también en el intestino delgado. … Esto significa que el virus puede multiplicarse no solo en los pulmones, como lo demostraron las autopsias médicas.

¿Y alguien dirá que todo esto fue construido “urgentemente” por la Madre Naturaleza? Ella, por cierto, nunca tiene prisa. Y sus poderosas tendencias carecen de tal brusquedad, sin la que es imposible explicar la aparición de COVID-19. Y aquí solo puede ser o la naturaleza o lo que se niega, la artificialidad de la creación de un producto biológico especial llamado COVID-19.

Todo habla de esta artificialidad, pero no se puede reconocer. Porque alguien lo ha prohibido. Y esta prohibición se ejecuta con misteriosa obediencia.

Tan pronto como algunas investigaciones revelan la evidencia de la artificialidad del virus COVID-19, inmediatamente aquellos que están extremadamente ofendidos con esta artificialidad comienzan a refutar los datos de los colegas, dando sus propios datos.

Todo esto fue publicado el 1 de mayo. Pero pasan diez días y el 10 de mayo de 2020 en la revista británica Current Biology sale un artículo de biólogos chinos y australianos que estudiaron conjuntamente a los murciélagos y descubrieron que tienen un virus, que en su opinión puede considerarse el pariente más cercano del nuevo coronavirus. También en algunas regiones del genoma de este virus, dicen los científicos, hay inserciones de aminoácidos característicos similares al SAR-CoV-2.

E inmediatamente la voz de los científicos que descubrieron esta circunstancia, suenan notas ideológicas. ¡Han pasado solo diez días! “Desde el descubrimiento del SARS-CoV-2, ha habido suposiciones sin fundamento de que el virus es de origen artificial“, dijo el director de este estudio, profesor del Instituto de Biología de Patógenos de la Universidad Médica Shandong First en China Weifeng Shi. “En particular – dice Shi –  el injerto S1 / S2 es muy inusual y, posiblemente, indica manipulaciones de laboratorio. Nuestro artículo demuestra claramente que tales eventos ocurren de forma natural en la naturaleza” .

Esto no es un lenguaje científico! No quiero decir quién tiene razón, este grupo u otro. Solo quiero decir: ¡deje este tono y toma el humano! Deje sus fanfarronadas ideológicos y tome un tono científico. En un equipo de investigación no dicen así. Dicen: “Tenemos este tipo de argumentación. ¿Cómo van a contestarnos? ¿Cómo explican esta y esta circunstancia? ¿Son estudios lo suficientemente sólidos? ¿Y qué opinan sobre los estudios indios? Etc. Los científicos no hablan así. Los científicos que se dedican a algo serio no quieren demostrar su verdad. Si es científico, quiere intentar refutarla. Se pone contento si al final todo queda refutado. Y por esto habla con otro lenguaje.

Entonces dejen discutir a los científicos que piensan de una y de otra forma. Además, en ciencia todas esas circunstancias son de carácter no definitivo. Y todas las conclusiones son muy prematuras, de ambos lados. Por lo tanto deben ser debatidos con la mayor claridad y con respeto mutuo.

Hemos refutado, y usted! ..” no es un lenguaje científico.

Pero nadie está debatiendo nada. Aquí reina Su Majestad Interés Político, ¡eso es lo peligroso! Además, los interesados no ocultan esto. Y no quieren discutir quién creó exactamente algo artificial. ¿Por qué? Porque si no se va a discutir su artificialidad, si se impondrá un tabú, entonces no habrá que empezar a echar las culpas de unos a los otros. Si se hizo en Wuhan, si se hizo en Fort Detrick… a lo mejor en grupos mixtos… Todo esto desaparecerá. Todos quieren que este “espíritu maligno” desaparezca: “¡Desaparezca la verdad! ¡Que desaparezca todo lo que nos molesta! ¡y que venga todo lo que nos es útil! ” En estas condiciones, la verdad no se puede encontrar.

Pero se puede fácilmente crear un nuevo mito deseado. La situación sin precedentes de la cuarentena actual, por lo tanto, requiere un estudio particularmente minucioso. Después de todo, alguien tenía que inculcar la necesidad de su implementación, asustar con la escala del desastre, y desarrollar las medidas apropiadas. El descubrimiento de este “alguien” colectivo puede ayudar aún más a descubrir el significado del gran juego en torno a la situación del coronavirus.

Cuando algo malo aparece en el mundo, es grande la tentación de simplemente identificarlo con cierta figura aislada, preferiblemente más o menos rica y poderosa. Y sobre todo si es una persona que declara su deseo de contribuir a esta maldad. En relación con COVID-19 en esta figura se ha convertido sin ninguna duda Bill Gates.

Él y su esposa Melinda están acusados de usar la epidemia de COVID-19 para instaurar la inmundicia que las personas perciben, y no sin razones, en cómo se desarrolla toda esta epopeya del coronavirus, qué proyectos de gran alcance se presentan, dentro de los cuales toda esta historia es  como una correa de trasmisión.

¿Se pueden estas acusaciones a Gates considerar completamente infundadas? De ningún modo. Los hechos demuestran que los cónyuges Gates están muy involucrados en los juegos alrededor del coronavirus. Y ni siquiera están involucrados, sino que juegan el papel de algún tipo de jugadores delanteros.

 

Melinda and Bill Gates. 2009

 

Otra cosa es que los propios Gates no encajan parra el papel de los principales demonios del siglo XXI. No están a la altura de este papel. Ninguna cantidad de dinero puede, y Gates además no tienen tanto como se cree (para ser mas preciso, tienen mucho para la gente común, pero muy poco para los súper demonios), cambiar mágicamente el mundo y conducir a la esclavitud final de la humanidad. El dinero para tal cambio del mundo es muy necesario pero completamente insuficiente. Por lo tanto, debemos mirar de cerca a los juegos concretos de los Gates y no a los inventos sobre ellos. Pero estudiar estos juegos concretos y a aquellos que están involucrados con ellos no solo es posible, sino también es muy necesario. Uno de estos juegos concretos de Gates se llama The Grand Challenges in Global Health (GCGH). La historia de esta iniciativa es la siguiente.

En enero de 2003, Bill Gates habló por primera vez sobre los enormes desafíos para la salud mundial. Anunció estos desafíos en el Foro Económico Mundial en Davos. Y de lo que no quieren hablar inmediatamente salió a la luz: el socio de Gates en estos terribles desafíos son los Institutos Nacionales de Salud (NIH) que ya hemos descrito. Entonces, ¿y quién es este Gates en comparación con los NIH? ¿Cuánto puede gastar Gates al año? Se ahorcará 10 veces (mire su cara) antes de sacar mil millones de su bolsillo si no se lo devuelven.

En comparación con cualquier individuo particular, Gates tiene un poder financiero colosal. Pero en relación con el gobierno estadounidense y su inversión en investigación en salud, Gates es pequeño. Y esto se aplica no solo a Gates, sino a muchos.

Además, el estado estadounidense tiene más que solo dinero. Como hemos visto, tiene muchas cosas. Y Gates no tiene todo esto.

Una vez, para ilustrar la necesidad, pero no la definitiva importancia del dinero, dije que por ejemplo el Papa o un general de la Orden de los Jesuitas tiene tanto el dinero como algo más: una gran cantidad de personas bastante enérgicas dispuestas cumplir la orden. Y la orden de algunos de nuestros oligarcas en una situación crítica posiblemente la cumplirá solo su secretaria personal, y tampoco es seguro. Y esta es la diferencia fundamental. Por lo tanto, el dinero es necesario pero no suficiente.

Los grandes cambios en el mundo los llevan a cabo comunidades grandes. Y si en otros asuntos es justa la afirmación “cherchez la femme”, en los temas de tales cambios en el mundo es cierta la afirmación: “busca a grandes cambiadores con grandes posibilidades en conjunto”. Y esto no es Gates. Pero tal afirmación no significa en absoluto que sus iniciativas no deban considerarse. Porque, como hemos visto, detrás de estas iniciativas hay grandes sistemas con una amplia variedad de recursos, que implican no solo sobornos, sino también asesinatos en masa y mucho más. Gates fácilmente se decidirá sobre estos asesinatos. Pero no tiene ejércitos de asesinos para llevar a cabo sus planes. Y no se puede contratarlos por dinero. Aquí existen otros principios de gestión.

El Viejo de la Montaña, también conocido como Hasan ibn Sabbah, enviaba a sus asesinos sin seducirlos con las recompensas monetarias, saldrían corriendo. Los sedujo de manera diferente. Y eligió a aquellos que podrían ser seducidos de esta manera, con felicidad eterna trascendental y cosas por el estilo. Y esta regla funciona inquebrantablemente en todas las épocas. Los sicarios contratados no son los que cambian el mundo. E incluso el pago a regimientos enteros u otras unidades militares de algunos países latinoamericanos (e incluso otros) tampoco cambia el mundo. El mundo se cambia de manera diferente.

Entonces, en 2003 en Davos, Gates anunció su asociación con los NIH, que son más poderosos que Gates. ¿Quién compró a quién? ¿Para qué NIH quería a Gates?

Se anunció además que la Fundación Bill y Melinda Gates proporcionará una cantidad determinada a la fundación de estos Institutos Nacionales de Salud (NIH). ¿Cuánto ha donado la Fundación Gates al NIH cuando el gobierno de los Estados Unidos está donando decenas de miles de millones al NIH? La Fundación Gates ha donado $ 200 millones a la Fundación NIH. Como dicen en tales casos, “cada donación es buena”. Pero cuando miro la cara resbaladiza de Gates, no puedo librarme de la sospecha de que Gates quería sacar provecho del NIH. Y no beneficiar al gigante NIH. Se trataba de algún tipo de cuota de entrada en algo.

¿En qué? En la creación de algún tipo de plataforma. También es el consejo científico sobre los grandes desafíos que los NIH y Gates deben enfrentar juntos. Es decir, el elefante y el chiguagua. NIH – el elefante, Gates – el chiguagua.

El Consejo lo necesitaba por alguna razón, no solo el chiguagua, pero también el elefante.

En enero de 2003, Gates anunció una iniciativa para abordar los grandes desafíos de la salud mundial. En mayo del mismo año comenzó a trabajar el Consejo científico. Debía formular los mayores desafíos científicos en el campo de la salud mundial.

En octubre de 2003, la Fundación de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y la Fundación Bill & Melinda Gates anunciaron los primeros 14 desafíos científicos que serán el foco de la iniciativa Desafíos de la Salud Global.

Entre estas 14 tareas se encuentran tareas para mejorar la vacunación de los niños, crear nuevas vacunas, mejorar el tratamiento farmacológico de enfermedades infecciosas y otras.

Para agosto de 2004, el Consejo Científico había seleccionado 400 solicitudes de subvención para investigación en las 14 tareas designadas.

En mayo de 2005, la Fundación Bill y Melinda Gates donó $ 250 millones adicionales para realización de la iniciativa “Desafíos para la salud mundial”, además de sus $200 millones previamente entregados.

En este punto ya estaba claro que el NIH necesitaba una plataforma privada opaca para algo. Necesitaba a un operador en forma de Gates.

En 2013, la Fundación Bill y Melinda Gates se convirtió en uno de los socios del Fondo de Tecnología Innovadora de Salud Global (GHIT) y uno de sus principales donantes financieros.

Y en febrero de 2015, con GHIT se asoció la iniciativa “Great Global Health Challenges”.

¿Qué elefante volvió a asociarse con el chiguagua?

Es un fondo creado por 16 empresas farmacéuticas y de diagnóstico japonesas y el gobierno japonés. Es una asociación internacional público-privada.

La pregunta surgió de inmediato: ¿Para qué a Gates y a sus patrocinadores estadounidenses necesitan a los japoneses? ¿O, más precisamente, un fuerte vínculo (a lo japonés) entre gigantes farmacéuticos japoneses y el gobierno japonés? Porque aquellas 16 empresas que han invertido en el Fondo Mundial para Tecnologías Innovadoras en Salud son incomparablemente más poderosas que Gates.

Lo que se encuentra dentro de dicho conglomerado de empresas y forma su núcleo, lo discutiremos más adelante. Es suficiente de momento lo que estamos discutiendo.

Los NIH, es decir, el “elefante” estadounidense, que durante mucho tiempo, como hemos visto, interactúa con los japoneses en el desarrollo de armas biológicas (interactúa con los criminales de guerra, a quienes él mismo calentó), por alguna razón necesitó a Gates en forma de una plataforma que permite unir los esfuerzos de los grupos estadounidenses, orientados a estos NIH (y estos son grupos muy poderosos) con grupos japoneses no menos poderosos. Y todo esto obviamente comenzó a girar en torno al tema de las armas biológicas familiares para esta alianza estadounidense-japonesa. Ya en el momento en que comenzó tal actividad, había mal presentimiento. Además, con cada gran empresa farmacéutica japonesa hay un escándalo sobre los sobornos a través de algunos fondos.

Por ejemplo, en abril de 2019 la empresa Astellas, una de estas 16 empresas que crearon este Fondo Global para Tecnologías Innovadoras de Salud (GHIT) en asociación con el gobierno japonés, pagó al Departamento de Justicia de los Estados Unidos $125 millones de multa para que le retiren los cargos de conspiración para proporcionar sobornos a través de fondos de Medicare. Y Medicare es el programa nacional de seguro de salud en los Estados Unidos para personas de 65 años o más (¿no le recuerda nada?) y para personas más jóvenes con ciertas enfermedades graves. Esto es incluso mas gordo que los NIH. Las posibilidades de este Medicare son enormes.

¿Y a que se dedica Astellas? Entre otras cosas, a enfermedades infecciosas. ¿Alguna nueva idea en relación con esto? ¿O que? ¿Todo esto es por sí mismo, y el coronavirus por sí mismo?

Y “Astellas” y otras compañías, subrayo nuevamente, no salen de los escándalos relacionados con la naturaleza especial de promoción de sus vacunas y otros productos farmacéuticos.

El GHIT Global Fund, creado en Japón fascina a Gates. Gates afirma que este magnifico fondo (cito) “aprovecha el enorme potencial de innovación de las compañías farmacéuticas japonesas, universidades e instituciones de investigación para acelerar el desarrollo de nuevas vacunas, nuevos medicamentos y métodos de diagnóstico de enfermedades“. Y que todo esto es muy necesario para los países en desarrollo en primer lugar.

Y la ex directora de la OMS Margaret Chan, alabando el trabajo de este Fondo Global, dijo que él intervino “para proporcionar incentivos en el modelo de asociación innovadora“. Y ese incentivo consiste en que el nuevo modelo de asociación “aporta innovación, inversión y liderazgo japoneses a la lucha mundial contra las enfermedades infecciosas“.

En otras palabras, estamos hablando de un intento de redistribuir una gran cantidad de dinero asignado para combatir estas enfermedades. Al mismo tiempo, el GHIT japonés es la primera asociación público-privada en la que participa al mismo tiempo el gobierno nacional de Japón, las Naciones Unidas, y un consorcio de empresas farmacéuticas y organizaciones benéficas internacionales. Una idea innovadora, ¿verdad? Huele a cierta supertajada con un trasfondo global y geopolítico muy turbio y la creación de estructuras que luego se transformarían fácilmente en un poder global.

Después más. Aparte del ya conocido “Evento 201”, cuando los Gates y aquellos que junto con ellos ensayaron el comienzo del coronavirus, prediciendo cómo ocurrirá justo antes de toda esta “épica del coronavirus”. Que salió igual.

Pero eso no es todo. Sí, hubo el “Evento 201”. Pero alguien tenia que empezar a gritar de que el nuevo coronavirus es “¡¡¡horror-horror-horror!!!”. Esto tenían que hacerlo no solo aquellos que están al mando, sino aquellos que pueden ejecutarlo. ¿Quiénes son estos ejecutivos?

¿Quién es sir Roy Malcolm Anderson? Este es el principal experto británico en epidemiología, ¿ocupado con qué? Modelado matemático de la propagación de las infecciones.

Anderson no solo fue Asesor Científico Jefe del Departamento de Defensa del Reino Unido de 2004 a 2007. Es decir, precisamente en la época en que Rumsfeld comenzó a desarrollar la idea de las cuarentenas globales. Lo desarrollaron juntos. Solo Rumsfeld es político y Anderson es un hombre en cuyas manos hay algunos medios para promover el pánico.

Anderson fue involucrado en mucho más. Por ejemplo, de 2003 a 2010 fue miembro del Consejo de Gates de Grandes Desafíos en Salud Global.

¿Ves cómo se enreda el hilo?

 

Roy Malcolm Anderson

 

¿A quién trajo Anderson con él? A Neil Ferguson, conocido por sus pronósticos infinitamente alarmistas y sus requerimientos de poner en cuarentena a toda la población. ¿Quién gritó más que nada: “cuarentenas o muerte”? Neil Ferguson. ¿Quién es él? Miembro del equipo de Anderson. ¿Quien es Anderson? El miembro del Consejo de Gates que ya vimos.

¿Se han cumplido las predicciones matemáticas de Ferguson, que prometieron al mundo la muerte por epidemias, si este mundo no se transforma sobre la base de constantes cuarentenas? ¿Se han cumplido estas predicciones? Ya se han hecho hace mucho tiempo. ¡No, no se cumplieron!

En 2002 los llamados biólogos matemáticos, es decir, el grupo Anderson-Ferguson, predijeron la muerte de 50 mil británicos por enfermedad de las vacas locas. Argumentó que si los carneros se infectaran con esta rabia, entonces morirían 150 mil británicos. ¿Cuánto le costó a Gran Bretaña? ¿Alguien realmente piensa que los protectores de estos biólogos matemáticos no se “calentaron las manos” con esto?

En 2009 Ferguson predijo que de la gripe aviar morirían 65 mil británicos. ¿Cuántos de ellos realmente murieron? 457 personas. ¿Ferguson fue deshonrado? De ningún modo. Él no paró de ascender. ¿Quién lo sube de esta forma? Ferguson se convierte en el asesor del Banco Mundial y asesora a los gobiernos europeos. Estos son los que lo hacen ascender.

El 16 de marzo de 2020 el Grupo de  Ferguson de Modelado de Epidemias del Imperial College, Reino Unido, publicó un informe en el que analizó dos estrategias para contrarrestar la propagación del coronavirus.

La primera estrategia – la mitigación, no tiene como objetivo interrumpir por completo la transmisión del coronavirus, sino reducir el impacto de la pandemia en la salud de la gente.

La segunda estrategia – la supresión, implica una brusca disminución en el número de infecciones. Tal reducción solo puede lograrse recurriendo a cuarentenas estrictas.

Ferguson y su equipo hacen la siguiente predicción:

En el caso de epidemias no controladas, esperamos alrededor de 510 mil muertes en el Reino Unido y 2,2 millones en los Estados Unidos, esto no incluye el posible efecto adverso de sobrecarga sobre la los sistemas de salud para factores de mortalidad” .

Los autores del informe insisten en que la única estrategia viable en este momento es una estrategia de supresión. Lo que requerirá medidas drásticas (restricciones drásticas para el trabajo, actividades escolares, reuniones públicas) hasta el momento en el que la vacuna esté disponible, lo que puede demorar hasta 18 meses.

Ferguson y su equipo advierten que tales medidas conllevarán enormes costos: “Nunca se ha aplicado una política de intervención con consecuencias tan devastadoras para la sociedad durante tanto tiempo. Como la población y la sociedad reaccionarán aun no está claro” .

Pero a pesar de esto, los autores insisten en la adopción de una estrategia de supresión, es decir, en la implementación de una destructiva “política de intervención“.

 

Neil Ferguson

 

El mismo día, el 16 de marzo de 2020, se emitieron nuevas y extensas recomendaciones federales en los Estados Unidos para restringir drásticamente las actividades de los estadounidenses.

El New York Times respondió con un artículo: “La Casa Blanca toma una nueva posición después del terrible informe sobre el número de víctimas”. El artículo informa que las nuevas recomendaciones de la Casa Blanca se basan en un gravísimo informe científico del grupo de Ferguson.

En una conferencia de prensa con Donald Trump, Deborah Birx, una de las líderes del grupo de trabajo de la Casa Blanca, dijo que la posición del grupo de trabajo había cambiado bajo la influencia de la información de colegas británicos, según The New York Times.

Como dijo Neil Ferguson, su grupo compartió sus predicciones con el grupo de trabajo de la Casa Blanca hace aproximadamente una semana.

Ferguson probablemente de antemano compartió sus cálculos y predicciones negativas no solo con los estadounidenses. Porque cuatro días antes de los estadounidenses, el 12 de marzo de 2020, el presidente francés Emmanuel Macron introdujo un régimen de aislamiento general en su país.

Algunos de nuestros administradores de alto rango dicen: “¡Pero nos dijeron que habrá un montón de muertes!“. Quien lo dijo? De ahora en adelante con más detalles, por favor. Nombres, apellidos. ¿A través de quién os comunicáis? ¿Por Skolkovo o por otros lugares? ¿Dónde están los terminales? No está solo, este Ferguson. El dice y todos comienzan a aullar. Y luego se sale con la suya. Dicen: “¡O, si!… algo exagerado … ¡Pero bueno… qué se le puede hacer, pero qué buena gente! ¡Bien, creámosle de nuevo!” …

Esto no es Gates en solitario. Ni Anderson, ni ninguno de ellos. Y no solo las empresas japonesas. Y no solo las cosas grandes con los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. Esto es mas grande.

Pero volvamos a los detalles. También son a veces significativos. El diablo a veces está en los detalles.

El grupo de Anderson-Ferguson incluye a un tal Simon Koshmez, que insiste en el mismo aislamiento general, subrayo otra vez, sin precedentes. Alguien la debe promover. Koshmez es miembro del Consejo Científico del Palacio Elíseo sobre COVID-19. La creación de este Consejo Científico del Palacio Elíseo fue autorizada por el profesor Jérôme Salomon, jefe de la Oficina de Salud Pública del Ministerio de Solidaridad y Salud de Francia.

El grupo, que incluye a Salomon, Koshmez y otros, a veces se llama grupo de Bernard Kouchner. Aquel mismo Bernard Kouchner, que fue Ministro de Salud en muchos gobiernos franceses, y el alto representante de la Secretaría General de las Naciones Unidas en Kosovo. Y el Ministro de Asuntos Exteriores en varios gobiernos. Y cofundador de las organizaciones Médicos sin Fronteras y Médicos del Mundo.

Kushner es un gran jugador en lo que se trata de juegos específicos izquierdistas. Es un izquierdista, a quien se puede llamar neo-trotskista, pero que luego se fue muy a la derecha. ¿No te recuerda a los neoconservadores?

Pero Kushner también es un jugador importante en el campo de la medicina, así como un jugador importante en juegos muy dudosos en los puntos calientes. Insisto, muy dudosos, y esto no sólo es mi evaluación.

Uno de esos juegos dudosos se llamó “La isla de la luz”. En 1979 Kushner alquiló un carguero con ese nombre. Este barco trajo un grupo de médicos al Mar del Sur de China para rescatar a los vietnamitas que huyeron del régimen comunista e intentaron llegar a Hong Kong en barco. Hubo una gran estafa con estos vietnamitas que huían. Turbia, oscura…

Desde los años 70 del siglo pasado Kouchner ha defendido el concepto del derecho a la intervención. Esto se refiere a la intervención de los países ilustrados occidentales, ¿en nombre de qué? En nombre de prevenir abusos dictatoriales… por todo tipo de Assads o por cualquier otra persona. Kushner es un gran estafador, muy capaz de llevar a cabo todo una variedad de iniciativas sangrientas.

Esto es lo que dijo Kushner sobre Slobodan Milosevic cuando era Secretario de Estado de Salud Publica (y parece, ¿para que se meterá allí?): “¿Cuántas veces hemos esperado que llegue el día <…> en que podamos decirle a cualquier dictador: Señor dictador, no le permitiremos oprimir, torturar, matar a su población. Y finalmente, llegó el momento deseado de intervención en los asuntos de la ex Yugoslavia. El tipo de intervención que hemos estado pidiendo durante 8 años, comenzando desde 1991. <…> Y a la intervención en Kosovo, de la que hemos estado hablando durante ocho años“. (Citado por: Lettre de Réunir, Printemps 1999, citée par Burnier, Les 7 Vies du Dr Kouchner, p. 445 (Las siete vidas del Dr. Kouchner, p. 445.)

Buena izquierda, ¿eh?

Después de convertirse en el alto representante de la ONU en Kosovo, Kushner se ensució tanto que la fiscal del tribunal internacional para la ex Yugoslavia, Carla del Ponte (no yo, es la fiscal! – S.K.), condenó la negativa de Kouchner a cooperar con la investigación.

Kouchner se negó, entre otras cosas, a cooperar sobre el problema del ala política del Ejército de Liberación de Kosovo. Específicamente, sobre la cooperación con el bandido Hashim Tachi, a quien patrocinó para las acciones más oscuras. Incluyendo el narcotráfico y el tráfico de órganos. Los juegos médicos de Kushner también tenían un carácter muy específico.

Y ahora hagamos una pregunta: “¿No hay algo realmente grande, capaz de implicar en su juego y a Andersen, que participa en las iniciativas de Gates, y a Ferguson, firmemente conectado con Andersen, y a Koshmez, parte de la misma compañía, y a Kushner, y a Salomon?

Después de todo, alguien tenía que cumplir la tarea de convertir una verdadera lucha contra el COVID en una orgía extática, dentro de la cual el peligro del COVID y de todas las demás epidemias era increíblemente exagerado. ¡Después de todo, ya no es la primera vez que estas increíbles exageraciones ocurren con grandes ganancias!

Pensemos. Entre otras cosas, esta orgía extática ha generado flujos financieros colosales destinados a salvar de las consecuencias de las medidas contra COVID-19. No solo para salvar del COVID-19, sino también para salvar de las consecuencias económicas. No estamos hablando de miles de millones o centenas de millones, sino de muchos billones de dólares. Las cantidades repartidas para este rescate no tienen precedentes. ¿Adónde fluyó este dinero y quién puso sus manos? Aquí solo Gates no es suficiente. Aquí necesitamos un consorcio capaz de enriquecerse en este éxtasis, enriqueciéndose sin precedentes y aprovechar la ruina de aquellos que no entraron al consorcio para comprar sus activos, y combinar ese enriquecimiento con la presión geopolítica a China y a Rusia, y debilitar la posición de Trump antes de las elecciones estadounidenses e implementar algunos proyectos de reorganización mundial de cuasi-cuarentena. Muchas metas, ¿eh? Aquí no son “dos objetivos con una bala”, aquí muchos objetivos se alcanzan al mismo tiempo!

Entonces, ¿qué es este consorcio en el que Gates solo puede desempeñar un papel modesto, pero vistoso?

Si Ud. comprende que Gates es un “chico de recados” muy significativo, entonces, analizando estos “recados”  muy interesantes, podrá comprender lo que sucede. Pero si Ud. convierte al “chico de los recados” en el principal demonio todopoderoso, entonces el significado del juego se le escapa. Y surge no la imagen real de lo que está sucediendo, sino una especie de construcción mitológica simplificada.

Tratando de comprender el significado de un juego increíblemente grande y peligroso, me pregunto: ¿qué consorcio hizo de Gates su “chico de los recados”? Sobre todo porque para ser tales “chicos” no se cogen personas al azar. Y el “chico de los recados” es una figura muy alta.

A continuación, quiero saber, qué lugar ocupa en este consorcio una organización como “Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias” o CEPI.

¿Qué es este CEPI, que se fundó en Davos en 2017 con la participación de:

La Fundación Bill y Melinda Gates, Wellcome Trust con sede en Londres, que se especializa en investigación biomédica, Foro Económico Mundial, así como un consorcio de países, que inicialmente incluía a Noruega e India. Más tarde se unieron Japón, Alemania y otros países se unieron al consorcio. La sede de CEPI se encuentra en Oslo, Noruega.

En 2017, antes de todos estos problemas con el COVID, la revista Nature describió a CEPI de la siguiente manera: “Esta es, sin duda, la mayor iniciativa para desarrollar vacunas contra virus que representan una amenaza potencial de epidemia“.

Así no hablan de ninguna otra organización, ¿verdad? De repente surge CEPI y después bum, bam… mas consorcios, consorcios… y de repente, esto! “la gran iniciativa para desarrollar vacunas contra virus que representan una amenaza POTENCIAL de epidemia”. Esto se dijo en 2017.

Y en 2020 CEPI fue nombrado jugador clave en la carrera para desarrollar una vacuna contra COVID-19. ¿Cuál es este jugador clave? ¿Quién está detrás de él? ¿Y cuál es el verdadero significado de este juego?

(Continuará)

 

Fuente (para la copia): http://eu.eot.su/2020/11/13/coronavirus-su-objetivo-autores-y-duenos-parte-v/

 

Esta es la traducción de un artículo de Sergey Kurginyan, publicado por primera vez en el número 384 del periódico Essence of Time el 3 de julio de 2020 y el número 385 del periódico Essence of Time el 10 de julio de 2020.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Website

ten − three =