Coronavirus: su objetivo, autores y dueños. Parte II

(Los enlaces a los capítulos anteriores están disponibles aquí: Parte I)

El 5 de junio de 2020.

Esta idea fue propuesta por primera vez hace 15 años por la administración del presidente Bush. Y se propuso no para proteger la salud pública, sino para militarizar la sociedad en caso de un ataque biológico y para introducir gobierno continuo que barriera todo el poder oficial existente en los Estados Unidos. Se van al trasto todos estos Congresos, Senados y todo lo demás. Y comienza una vida completamente diferente.

Yo ya he dicho que las consecuencias sociales de estas cuarentenas, incluso en el campo de la educación, pueden ser increíblemente malas. Pero antes podía referirme solo a algunas conversaciones privadas que despertaron un profundo disgusto en mí. Y ahora puedo referirme a otra cosa. A la información objetiva y abierta, proveniente de la boca del autor que está pronunciando algo.

El 15 de abril de 2020, la revista Profil nos presenta una posición muy específica de Timofei Bordachev, director del programa del club Valdai, director científico del Centro de Estudios Integrales Europeos e Internacionales de la Escuela Superior de Economía.

Personalmente esperé, repito, que tarde o temprano se expresaría la posición de nuestros elitistas específicos. Pero no esperaba que fuera expresada tan rápido y con tanta dureza. Y esto es muy importante, porque el virus es una pregunta, y la correspondiente elitización del mundo y la transición a una posición de súper-dominio y súper subordinación (súper dominio de la minoría y súper subordinación de la mayoría) es otra cuestión. Y estos temas están relacionados. Porque si el virus es de origen artificial, si por alguna razón alguien lo hizo, entonces se hizo por algo. No puedo decir por qué. Lo diré un poco más tarde. Pero esto debe entenderse. Porque esto se llama el “significado del juego”.

Entonces, Bordachev habla sobre un aspecto específico pero muy importante de los cambios después de la crisis: la diferenciación de la educación. No estoy inventando nada. Y no calumnio a nadie. Cito lo que se dijo en el Perfil.

“Permanecerán”, dice Bordachev, “decenas de miles de los elegidos que tienen la oportunidad de recibir educación con una comunicación social completa, es decir, presencial. La comunicación y la educación presencial ayudan a correlacionar sus intereses con los intereses del colectivo y así, desarrollarse como persona y líder. La educación online limita esa oportunidad. Pero no hacen falta demasiados líderes para la sociedad. Especialmente frente a la reducción de recursos”.

¿Y no debería haber demasiadas personas? Dice “persona y líder”. ¿Y acaso no debería haber muchas personalidades? Mucho debería ser quién? Quien y que es “mucho” ¿O es que toda arcilla para modelar debe eliminarse?

Mientras tanto, la situación es extremadamente grave. El coronavirus en sí no existe fuera de tales empresas, fuera de las empresas políticas, fuera de las empresas militares y fuera de la economía.

El 16 de abril de 2020, Izvestia informó que los sectores de la economía rusa más afectados por la situación con el coronavirus podrían perder 17,9 billones de rublos, y 15,5 millones de personas podrían perder sus empleos. A esta conclusión que según Izvestia, llegan analistas de la Agencia Nacional de Calificación.

Cada vez más, los principales virólogos y epidemiólogos están descubriendo que la información oficial sobre el coronavirus no corresponde a la realidad.

John Ioannidis, profesor de virología, epidemiología y estadística en la Universidad de Stanford, escribe en el portal de medios Statnews : “Tres meses después del brote, la mayoría de los países, incluido Estados Unidos, no pueden testar a un gran número de personas, y ningún país tiene datos confiables sobre la prevalencia del virus en una muestra aleatoria representativa de la población general. Este fiasco de evidencias (me escuchan, todos los que dais los veredictos!) crea una enorme confusión con respecto a la determinación de la tasa de mortalidad de COVID-19. Una tasa de mortalidad del 3,4% informada por la OMS provoca terror y sin sentido ” .

¿Quién dice esto? Profesor de Virología, Epidemiología y Estadística de Stanford que es una fortaleza de la ciencia y la educación estadounidense. “La única vez que se testó a toda la población fue el crucero Diamond Princess y sus pasajeros en cuarentena. En esas pruebas, la tasa de mortalidad fue del 1,0%; y en su mayoría eran personas mayores “.

En el sitio científico Science Direct, un grupo de médicos franceses confirmó los cálculos de Ioannidis y concluyó que la letalidad de COVID-19 no es significativamente diferente del SARS causado por coronavirus previamente conocidos.

No voy a decir si esto es  así o no. Esto fue realizado por un grupo de médicos profesionales que se solidarizan con la opinión de un destacado representante de un destacado Stanford. No se trata de personas al azar, de estafadores o escandalosos. El problema de COVID-19 está “probablemente sobreestimado”, dicen, y señalan que cuatro coronavirus diferentes se están extendiendo actualmente en el mundo, que han infectado, a menudo asintomáticamente, a millones de personas, pero que al mismo tiempo tienen una tasa de mortalidad relativamente baja. Por ahora.

Un grupo de virólogos chinos y estadounidenses en un artículo en la revista médica más prestigiosa del mundo Nature Medicine presentó datos sobre la ciudad china de Wuhan , donde COVID-19 se registró por primera vez. El riesgo de muerte en áreas fuera de la provincia de Hubei fue de 0.85% y 1.2-1.4% para la ciudad de Wuhan, lo que se correlaciona bien con los datos de Ioannidis.

El Portal Médico Internacional BMJ, citando estudios de los líderes científicos, escribe que la gran mayoría de las infecciones no causan síntomas. Sergio Romagnani, profesor de inmunología clínica en la Universidad de Florencia, dice que la mayoría de las personas infectadas con coronavirus no muestran síntomas. Los datos de Romagnani se basan en un estudio realizado en una aldea completamente aislada con una población de aproximadamente tres mil personas en el norte de Italia.

¿Es este Romagnani un escandaloso, un inventor, ciencia ficción? Es profesor de inmunología clínica en la Universidad de Florencia, una de las principales universidades de Europa. Y habla sobre estudios de casos.

Los médicos austriacos son solidarios con italianos, chinos y estadounidenses.

El Centro de Estadísticas Médicas de la Universidad de Viena analizó los datos de mortalidad en Austria en los primeros diez días de abril (https://www.vienna.at/analyse-zeigt-covid-19-opferkurve-entspricht-normaler-mortalitaet/6581246) y concluyó que la curva de muerte de COVID-19 “corresponde aproximadamente a la mortalidad “normal” entre hombres y mujeres en ciertos grupos de edad ” . En otras palabras, la mayoría de las personas que han dado positivo por coronavirus han muerto, según los austriacos, de vejez.

Ahora los suizos. Los informes de personas jóvenes y sanas que murieron de coronavirus, después de un examen más detallado, resultaron ser falsos , dijeron representantes del grupo de investigación independiente suizo Swiss Propaganda Research (SPR). Supuestamente, muchas de estas personas no murieron a causa de COVID-19 o tuvieron afecciones graves (por ejemplo, leucemia no diagnosticada).

Los británicos escriben sobre lo mismo, el periódico británico The Guardian, y los españoles, el portal Gool.com.

Yo no refuto los datos de los médicos que están aturdidos por la saturación hospitales. No estoy diciendo que COVID-19 no sea algo serio. En general, creo que mi tarea es estructurar las opiniones profesionales y descubrir qué hay detrás de ellas. A veces detras hay intereses. A veces errores. A veces juicios excesivos. Pero muy a menudo, los profesionales saben de lo que están hablando. Y les tapan la boca obviamente. El periódico chino “Diario del pueblo” pregunta a los estadounidenses: díganme, ¿por qué prohibieron a sus científicos discutir sobre COVID-19?

En cuanto al aumento de las tasas de mortalidad, por ejemplo en el norte de Italia, los científicos se inclinan a concluir que la razón de esto es la contaminación del aire y la infección con Legionella (lat. Legionella), una bacteria que causa infección aguda. Y también en el bajo nivel de desarrollo del sistema de atención médica y la atención a las personas mayores, incluso debido al pánico.

La sobrecarga de los sistemas de salud en los Estados Unidos, el Reino Unido, España e Italia, actualmente observada, no es algo inusual, dicen los científicos. En 2018, los hospitales de todo Estados Unidos se llenaron de pacientes con gripe viral común; En Alabama fue declarado una emergencia en relación con la saturación de hospitales con pacientes con gripe viral común. En el mismo 2018, las unidades de cuidados intensivos en Milán estaban completamente llenas de pacientes con gripe. En España, la gripe desborda hospitales casi todos los años.

Entonces, ¿qué sucede realmente no solo con la mortalidad por COVID-19 (que también tiene lugar y es terrible y no inventada), sino con las cifras de esta mortalidad?

El presidente del Instituto alemán Robert Koch (una organización muy importante), Lothar Wheeler, en una conferencia de prensa el 20 de marzo de 2020, dijo que las autoridades consideran oficialmente que el coronavirus es la causa de la muerte de todos que han dado un resultado positivo en Alemania, a pesar de la presencia de otras enfermedades.

El hecho de que este sea el caso en Alemania fue confirmado por el virólogo alemán Hendrik Streck, citando el ejemplo de un hombre de 78 años que murió de insuficiencia cardíaca sin el menor daño pulmonar, pero fue incluido en las estadísticas de muertes por coronavirus.

¿Y qué sucede con lo que se dice: “Tenemos un exponente de las infecciones por coronavirus”?

El hecho es que el número de pruebas en muchos países está aumentando exponencialmente. El médico suizo Felix Stolkman tuiteó datos correspondientes para Estados Unidos, Alemania y Suiza.

La posición de los principales virólogos fue apoyada por la OMS, la Organización Mundial de la Salud. Contrariamente a sus declaraciones iniciales, a fines de marzo, la OMS publicó en su sitio web información de que no había evidencia de propagación del virus por gotitas en el aire. Y el destacado virólogo alemán Hendrick Streck no encontró ni trasmisión por vía aérea ni por contacto.

Esto es lo que dice el propio Hendrick Streck.

Corresponsal de Zeit Online: “Dijiste que tomaste muestras en todas partes, incluso de gatos. ¿Dónde estaban los virus en su mayoría?

Hendrick Streck: “Aunque detectamos virus en las manijas de las puertas o en el inodoro, en el lavabo, tomamos estas muestras e intentamos propagarlas para descubrir si este virus puede multiplicarse y si será infeccioso. Y esto no funcionó en ningún caso. Pero creo, sobre la base de los resultados que ya tenemos, que la manija de la puerta puede ser contagiosa, solo si alguien estornudó en la mano y luego agarró la manija, y luego el otro la tocó. Pero estábamos en casas donde había muchas personas gravemente infectadas. Y a pesar de esto, no encontramos un solo virus vivo (en ninguna superficie)”.

No quiero decir que no hay problema, que todo esto es solo ficción. No soy un COVID-disidente, ni una persona que dice que todo está inventado. En general, creo que la tarea del experto en esta etapa es examinar sin cesar las opiniones de los expertos y llevarlos a algún tipo de sistema.

Sobre las razones de las estadísticas alarmantes contó el médico estadounidense Scott Jensen, quien también es senador en el estado de Minnesota. El 8 de abril en FoxNews (se ve que es conservador) el habló sobre cómo los médicos indican COVID-19 como la causa de la muerte en los certificados de defunción, lo que, en su opinión, es (cita) “delirio total”. ¡Lo dice un doctor y senador de los Estados Unidos!

Lo que pasa es que el sistema de seguro estadounidense Medicare paga $13 mil por un paciente con coronavirus y $39 mil si este paciente está conectado a un ventilador.

¿Se imaginas lo que significa el dinero?

Jensen afirma (¡no son bromas, ni charlas y teorías de conspiración!) Que recibió un documento de 7 páginas con instrucciones que indican cómo completar certificados de defunción con un diagnóstico de COVID-19 sin una prueba de laboratorio que confirme que el paciente realmente tenía un virus. El médico debe escribir que la muerte del paciente ocurrió, posiblemente o presumiblemente, por el coronavirus. Jensen demuestra estas instrucciones en directo.

Alguien investigó esto? ¿Los autores de las instrucciones Fueron castigados? ¿Esto sucede en los EE. UU., y aquí no, teniendo en cuenta lo especifico de este territorio? …

En un chiste, la madre le dice al padre del niño, que el chico ya es adulto y necesita que le expliquen cómo nacen los niños. Pero debe hacerlo con mucho tacto, usando a las aves como ejemplo. Papá está ocupado con algo, ella lo apresura diciendo: “¡Ve, explícaselo!”

Él llama a su hijo y dice:

– ¡Ven acá! Cuando estuvimos en el mar, ¿recuerdas que fuimos con las mujeres?

– Recuerdo.

Papá hace una pausa y dice:

– Pues los pájaros hacen lo mismo.

En Estados Unidos, esto sucede con algunos “pájaros”. Pero lo mismo está sucediendo en nuestra tierra, ajustado a las cifras y el apetito depredador, que, te aseguro, no es menor.

Ya he hablado sobre información suiza, alemana, italiana y de otra índole de que los juicios iniciales sobre COVID-19 no son del todo exactos. Entonces… Dicen que no hay opiniones de los nuestros. Como no? Como que no cambian? Claro que cambian. Aprendemos más, cambiamos los juicios, si? ¡Pero entonces se debe cambiar la política también!

El 2 de abril de 2020 algunas opiniones cambiaron, porque la sede operativa del coronavirus de Moscú anunció oficialmente (hablando de la cuestión de nuestra opinión sobre la información oficial, que vemos con mucha atención) anunció oficialmente que más de la mitad de los casos de los que enfermaron en Moscú eran personas menores de 45 años. Mama mía! ¿Y nadie notó este mensaje oficial?

En la capital en este momento se han confirmado 595 nuevos casos de infección por coronavirus, dice el informe de la sede operativa. En total en Moscú se registraron 2.475 casos de coronavirus   (esto es 2 de abril). Casi el 46% de los casos nuevos son personas entre las edades de 18 y 45 años, el 33% tiene entre 46 y 65 años, y aproximadamente el 15% tiene más de 65 años, y el 6% tiene más de 80. Otro 6% de los afectados son niños.

Pero, ¿y cómo esta información se relaciona con prohibiciones especialmente para que las personas mayores a pasear, etc.? Después del todo, es la misma sede operativa que nos presenta esta información y  la que establece estas prohibiciones!

Entonces, o es una cosa u es otra. No nos demuestren que tienen problemas para adecuarse a la realidad. Sigan una solo línea para tener credibilidad.

Algunas palabras sobre algo que está relacionado con el COVID solo indirectamente, pero tienen un importancia significativa. Incluso más importante que la situación con Bosov y Bykov, porque todo está conectado allí a través de la tensión política. Y aquí a través de algo que nos permite llegar al sentido del juego.

El 25 de marzo de 2020, la Universidad de Fairbanks en Alaska presentó un estudio completo de las causas de la catastrófica caída del Edificio 7 del World Trade Center (WTC). El edificio, cuyo colapso el 11 de septiembre de 2001 fue declarado oficialmente el primer colapso de un rascacielos  completamente destruido por el fuego.

La tercera torre entraba al complejo del World Trade Center con el No. 7. Un avión no se estrelló contra élla, no fue sometida a un ataque terrorista. El rascacielos de 47 pisos, cuyos bases estaban hechas por las estructuras metálicas capaces de resistir un huracán, un tsunami y los terremotos más poderosos, se plegó como un castillo de naipes en 7 segundos. Esto sucedió unas siete horas después del colapso de las torres gemelas. Según la versión oficial, los escombros al rojo vivo provocaron un incendio en el edificio, que fue imposible de extinguir.

Esta es la versión del Instituto Nacional de Estadísticas y del grupo de Rumsfeld. Si bien la investigación oficial ya ha sido criticada por la Asociación de Veteranos de la CIA, la Asociación de Bomberos y la Asociación de Controladores de Tráfico Aéreo.

El arquitecto Richard Gage afirma: “Los incendios nunca causaron el colapso de los rascacielos, incluso en el caso de una quema más fuerte y prolongada que en el séptimo edificio. Y allí, la fuente del incendio, que, según se afirma, condujo a la caída del edificio, desapareció una hora antes del desastre”.

En la película “Repensar el 11-S”, publicada en el sitio web con el mismo nombre, aparecen esas tomas: en el lado izquierdo de la pantalla vemos cómo se derrumba el edificio número 7 del WTC y, a la derecha, cómo se produce una explosión controlada de un edificio destinado a la demolición. Encuentre las 10 diferencias.

¿Qué es la Universidad de Fairbanks? La Universidad de Alaska Fairbanks es la universidad más grande del estado de Alaska, EE. UU. incluido en el sistema de la Universidad de Alaska. La Universidad de Fairbanks fue fundada en 1917 y comenzó a recibir a los estudiantes en 1922. Según US News & World Report para 2017, es la única universidad en Alaska que pertenece a la categoría de Universidades Nacionales (en esta categoría en 2017 ocupó el puesto 202 en el mundo).

Entonces, esta es una universidad muy seria, ubicada en las afueras, a la que dijeron: “¡Escucha, investiga todo hasta el final en este incendio! Sinceramente y hasta el final. Y para que las evidencias fueran aplastantes”.

¿Quién le dijo eso? Por supuesto, algunos funcionarios le dijeron eso. Pero yo creo que se lo dijo el presidente Trump personalmente.

Entonces, hay una versión del Instituto Nacional de Estándares, que luego fue adoptada como oficial y la única posible. Y el resto son declaradas falsificaciones. Y ahora Fairbanks refuta esta versión sin dejar piedra sobre piedra. Además, lo hace con método objetivo, para que no pudieran objetar nada. Todo esto es tan evidente que será difícil no prestar atención a esta refutación. Y conllevará una revisión de toda la investigación sobre los hechos del 11 de septiembre de 2001.

Hasta las elecciones presidenciales quedan 7 meses. Una investigación de la Universidad de Fairbanks puede ser un elemento de una nueva campaña para exponer el así llamado “estado profundo”.

¡Trump está ocupado con esta exposición de evidencias, y no los conspirologos! Los científicos que a base de los datos objetivos con ayuda de ciencias naturales y disciplinas de ingeniería están haciendo esto.

 

Trump y Anthony Fauci

 

Y el otro elemento de esta campaña, según los partidarios de Trump, (amantes de los veredictos, no se desmayen) puede ser (cito) cooperación de la administración de Trump con figuras públicas y expertos que afirman que COVID-19 es un arma biológica de los servicios especiales estadounidenses (esto es lo que piensan los estadounidenses), lanzada para atacar las posiciones electorales de Trump.

Entonces, por un lado, la versión de Rumsfeld y su grupo será refutada. Por otro lado, la administración Trump cooperará con aquellos que afirman que el coronavirus es lanzado por los servicios de inteligencia estadounidenses … ¿Crees que aquellos que hacen esto (lanzar el coronavirus), si alguno, pueden permanecer indiferentes a esto? ¿No deberían golpear el puño sobre la mesa y prohibir las discusiones sobre la naturaleza del coronavirus?

El 8 de abril de 2020, la televisión ABC informó que la inteligencia estadounidense había advertido a la Casa Blanca de los efectos perjudiciales del coronavirus tanto para la gente sana como para los negocios aun en noviembre de 2019. Según fuentes que leyeron el informe del Centro Nacional de Inteligencia Médica de la Agencia de Inteligencia del Departamento de Defensa de EE. UU., las preocupaciones sobre la propagación del virus en Wuhan chino ya en noviembre fueron descritos en detalle por los servicios especiales, quienes (cito) “estaban preocupados de que él (el virus) puede representar una seria amenaza para las tropas estadounidenses en Asia”. Los redactores del informe concluyeron que las consecuencias del virus (cita) “pueden ser catastróficas” .

Según ABC, esta información ha sido reportada repetidamente al Comité de Jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de los EE. UU. y la Casa Blanca. Se realizaron reuniones informativas con representantes de alto nivel del gobierno federal y miembros del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca sobre el tema del nuevo virus. Se celebraron regularmente en diciembre, en enero Trump recibió información diaria sobre el desarrollo de la situación.

Aquí está la respuesta! “Vosotros os vais a encargar las investigaciones a Fairbanks de la mal fabricada versión del derrumbe por incendio, vosotros os vais a meter en nuestras maquinaciones con respecto a las armas biológicas, pues iremos a por vosotros. Os hemos advertido, pero no nos hicisteis caso. Entonces veremos quién es quién “.

El 1 de abril de 2020, The Nation informa que el Pentágono advirtió a Trump sobre los peligros de una pandemia en 2017. Cito a The Nation: “la amenaza más probable y significativa es una enfermedad respiratoria, especialmente un nuevo tipo de gripe”, escribieron analistas del Pentágono ya en 2017.

Es como en un chiste: Un georgiano le pregunta a otro:

– Oye, Givi, escucha, adivina ¿cuánto será dos mas dos?

– cuatro.

– Ehhhh, lo sabías, Givi, lo sabías!

Se prestó especial atención a la información del Pentágono sobre la posibilidad de una nueva infección por coronavirus, dada la experiencia de los brotes de síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) en China en 2003 y el síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS) en 2012.

¿Entonces Givi sabía cuánto serían dos y dos? ¿O es sabio y aprendió la tabla de multiplicar? Dos versiones son igualmente válidas. Pero uno de ellos obtiene alguna ventaja en el caso cuando comienzan a aparecer ciertos cambios políticos específicos.

El 6 de marzo de 2020, Time comienza a hablar sobre el vicepresidente de Estados Unidos, Pence. “Todo se reduce a Pence” con COVID-19, dice un funcionario de la Casa Blanca, y “está ganando velocidad desde cero” . Pence recibe comentarios neutrales o positivos de los líderes regionales y de otro tipo, incluidos los demócratas. Cabe señalar que Pence se presentó para encubrir los desacuerdos entre Trump y Fauci. También se dice que Pence está arriesgando mucho: si no se las arregla ahora, rápidamente se desgastará políticamente en los ojos de los estadounidenses enojados …

Y si lo hace, será mucho mejor que Trump. Y mucho más aceptable que Trump, para los demócratas y los republicanos al mismo tiempo. Recuerden a esta figura: Pence.

El 21 de marzo de 2020, The Guardian retoma este debate e informa a los lectores que la vicepresidencia generalmente es vista en los Estados Unidos como un papel desagradecido, pero al igual que Dick Cheney después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, hoy a Pence le elevaron los eventos impredecibles – COVID-19. Se observa que sin importar lo que suceda en noviembre, Pence es visto como un posible candidato de los republicanos en las elecciones de 2024. Y a él los demócratas aceptarán.

Gallup informa que en el ranking de aprobación de las acciones de los líderes y las instituciones estadounidenses para responder al coronavirus durante el período del 13 al 22 de marzo de 2020, el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, ganó un 61% , adelantando a Trump que tiene un 60%.

Hasta hace poco, esto era impensable. Pence no es nadie, Trump lo es todo. Y ahora Pence supera a Trump.

Y el 28 de marzo de 2020, The National Interest comenzó a elogiar a Pence (esta es una revista que reúne a demócratas y republicanos, con un cierto compromiso). Pence es irónicamente comparado con Eisenhower, que, por cierto, lo convierte en un posible candidato a la presidencia. Se dice que Mike Pence y Dwight Eisenhower tienen un talento común e insustituible: saben cómo hablar con la prensa. (Trump dice algo así: “¿Para qué perderé tiempo si me envenenáis y luego escriben noticias falsas? Dejo hacer las conferencias de prensa”).

Cabe señalar que Pence convence hábilmente a los ciudadanos de que es el político más capaz e informado de Washington. Incluso si no lo es, sabe presentarse así y convencerlo de esto, dice The National Interest. Al igual que Eisenhower, dice The National Interest, que se reunió con la prensa semanalmente, el talento de Pence se está perfeccionando constantemente a través de sus discursos en las sesiones informativas de prensa casi diarias sobre el coronavirus. Se dice que Trump nombró a Pence, este “católico evangélico” (preste atención a esta definición. Los evangélicos son protestantes. Téngalo en cuenta, hablaremos de ello más adelante) no porque no crea en la ciencia (¿Y Pence cree en ella? ¿Por qué hablar de eso?), sino porque estaba subestimado, no tentado y muy aburrido. Pero resulta, escribe The National Interest, que en comparación con Trump, Pence es exactamente lo que Estados Unidos necesita.

Y ahora sobre lo que puede revelar en cierta medida el sentido del juego, es decir, el trasfondo de todas las microhistorias extrañas que he citado.

El 30 de enero de 2020, la Organización Mundial de la Salud reconoció (simplemente estoy analizando la cronología) que un brote de coronavirus es, cita, “una emergencia de salud pública a nivel internacional” .

Y ya al día siguiente, el Secretario de Defensa de los EE. UU., Mark Esper, emite un decreto según el cual el Comando del Norte de las Fuerzas Armadas de los EE. UU. debe estar preparado al respecto a la posibilidad de algo llamado «La continuidad del gobierno» (The Continuity of Government (COG)». De eso es de lo que vale la pena hablar.

La continuidad del gobierno implica la continuidad del poder en caso de guerra nuclear, así como la muerte del presidente, vicepresidente y presidente de la cámara de representantes.

Además de la muerte de estas personas, la base para la introducción de la continuidad del gobierno es solo la incapacidad de estas personas para realizar las funciones asignadas.

De acuerdo con la antigua directiva del presidente de EE. UU. Eisenhower, en caso de tal incapacidad colectiva (que Eisenhower, por supuesto, asociada con una guerra nuclear contra la Unión Soviética), el poder debería pasar a los militares y ser llevado a cabo mediante el así llamado «gobierno de reserva multinivel».

¿Ha sido activado alguna vez? Por extraño que parezca, sí.

Después de los sucesos del 11 de septiembre de 2001 para 12 horas esta continuidad del gobierno fue activada. Y la autoridad que deben desempeñar el presidente, el vicepresidente y presidente de la cámara de representantes, fue ejercida por otra persona. Aunque el presidente (y en 2001 era George W. Bush Jr.) y otras personas eran bastante capacitadas. Y el poder durante 12 horas pasó a un tal Richard Clark, el jefe de operaciones antiterroristas.

Aquí entramos a la esfera de una cuestión bastante cerrada, donde es muy importante que no haya ciencia ficción y teorías de conspiración. Por lo tanto, voy a dar algunas aclaraciones.

Uno de los periodistas estadounidenses competentes que trabajan en el campo de la analítica militar, William Morris Arkin , (es un periodista e investigador, gente como él siempre están en contacto con la CIA e incluso algo mas significante que la CIA), ha tratado durante mucho tiempo el problema de la continuidad del gobierno. Insisto en que Arkin no es un conspirologo, es un importante periodista militar, analista que ha trabajado con éxito en este tema en tres publicaciones estadounidenses muy prestigiosas: «Los Angeles Times», «The Washington Post» y «The New York Times». Dichas publicaciones no aceptan analistas e investigadores que no están integrados en los servicios especiales, no saben cómo obtener información especial, etc. Bob Woodworth, quien dirigió la investigación para el impeachment de Nixon, valía como cualquier director de la CIA.

Arkin ha estado haciendo esto durante veinte años. Y hay personas que a veces comienzan a hacer algo y se dedican a ello durante casi toda su vida, y ya ni siquiera son expertos: ya están sobre calificados, especialistas altamente calificados, súper especialistas. De ninguna manera son aficionados. Estas personas son bastante arraigadas en su tema.

Así es como Arkin describe los siete niveles de esta continuidad del gobierno:

El primero, RESEM, se refiere a la protección del presidente, vicepresidente y sus familias.

El segundo es la defensa del Ministro de Defensa y los principales jefes militares.

El tercero es la defensa de los miembros del Congreso y la Corte Suprema.

Sobre el cuarto, nadie dice nada excepto el nombre: Octagon.

Tampoco se informa nada sobre el quinto, a excepción de que se llama Freejack.

Lo mismo con el sexto tipo de control: Zodiac.

Hay un séptimo tipo de control: Granite Shadow.

Este séptimo tipo de control, Granite Shadow, sobre el que algo se sabe, regula el despliegue de fuerzas especiales en Washington y el uso de las fuerzas armadas en situaciones correspondientes. Así como el paso por los territorios ocupados por los militares.

Al mismo tiempo, un plan de continuidad del gobierno llamado RESEM solo puede aplicarse en caso de fallecimiento del presidente y vicepresidente o la incapacidad de cumplir con sus funciones.

Pero alguien debe accionar todos estos múltiples planes de continuidad del gobierno. Y este alguien es el Comando Norte de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Ahora, este Comando Norte de los Estados Unidos está dirigido por el General de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, Terrence O’Shaughnessy. Además, O’Shaughnessy maneja no solo el Comando del Norte, sino también el comando de la defensa aeroespacial de América del Norte.

O’Shaughnessy hizo una buena carrera en la Fuerzas Aéreas. Tiene autoridad en el ejército, porque a sus espaldas está la experiencia de operaciones militares directas como comandante de escuadrón, y todo tipo de comando estratégico de las fuerzas armadas de los Estados Unidos.

Según las leyes estadounidenses, él gobierna en caso de muerte de tres figuras políticas importantes.

El 13 de febrero de 2020, O’Shaughnessy le dijo a la Comisión de las Fuerzas Armadas del Senado que el Comando del Norte se estaba preparando para lo peor, y que para este fin estaba en contacto con otros diez comandos. Eso es lo que es la continuidad del gobierno.

Además, el Comando Norte es responsable no solo de los Estados Unidos, sino también de Canadá, México y las Bahamas. Y este Comando del Norte tiene el derecho, por iniciativa propia, de desplegar tropas en el territorio de estos países.

Los derechos del Comando del Norte y el grado del detallado en que estos derechos se ejercen se han fortalecido en los últimos años. En 2016 (y esto ya no son tiempos de Eisenhower), el presidente Barack Obama firmó la orden secreta N ° 40 sobre la política de la Continuidad del gobierno: National Continuity Policy (Política Nacional de Continuidad).

Y dos días antes de que el presidente Donald Trump asumiera el cargo, es decir, el 18 de enero de 2017, Craig Fugate, director de FEMA (Agencia Federal de EE. UU. para gestión de situaciones de emergencia), firmó la Directiva No. 1 sobre Continuidad de la Gestión (Federal Continuity Directive (FCD). Esta directiva aclara el funcionamiento de este poder paralelo en los niveles inferiores.

Es decir, no solo se planificó bajo Eisenhower, no solo una vez con Bush la activaron, sino que la desarrollaron  y perfeccionan continuamente. Y esto no es poca cosa. Es una cosa global.

No hay nada delirante en el supuesto de que este sistema paralelo de gobierno continuo se puede activar utilizando una emergencia creada artificialmente, el mismo COVID-19 o algo similar. Fue activada el 11 de septiembre de 2001. ¿Y fue esta situación el 11 de septiembre creada artificialmente o no? Siguen las discusiones y ahora aparecen nuevos datos. Entonces, no hay nada loco en esta hipótesis. El hecho de que este sistema exista no es una ficción, sino un hecho. El hecho de que se haya probado es nuevamente un hecho.

Nadie, enfatizo, afirma que los estadounidenses lanzaron COVID-19 para usar este sistema de control. Esta es una hipótesis según la cual COVID-19 pudo ser incluso construido y aún más ser lanzado para activar este sistema, y aún más puede ser un pretexto natural para activar este sistema. Esta hipótesis: a) es una hipótesis y b) es absolutamente competente como tal. Y dado que la situación es sorprendentemente opaca, no vale la pena descuidar tales hipótesis, y aún más llamarlas conspirológicas.

¿Quién es conspirologo? O’Shaughnessy? ¿Es este un sistema de continuidad de gobierno? ¿Y las 12 horas durante el ataque a las torres gemelas, durante las cuales funcionó el sistema de gobierno continuo?

Pero entonces dígame, por favor, ¿qué es el asesinato de Kennedy? ¿Es una tesis de conspiración o una operación especial específica que afectó significativamente el destino del mundo? La respuesta es obvia. Bueno, y ¿cómo se pueden descartar estas hipótesis atrevidas llamándolas teorías de conspiración, si ya vimos situaciones similares, indudables, que siguen siendo poco claras a lo largo de muchas décadas?

¿Cuál es la relación de estos detalles de gestión y este gobierno continuo con la épica del coronavirus?

Hay un servicio de noticias bastante serio, no conspirador, sin animo de lucro: Kaiser Health News, que, todavía durante la administración Bush anunció qué planes estaba desarrollando esta administración para el caso de que (¡atención!) el uso por los terroristas de las armas biológicas contra los militares estadounidenses desplegados en otros países.

Se propuso un método de cuarentena específica que convirtió estas bases militares estadounidenses en objetos inaccesibles para la liquidación con armas biológicas. Este método fue desarrollado por el Departamento de Defensa de EE. UU. junto con el Servicio de Salud de EE. UU. No hay nada de conspiración al respecto.

Más tarde un método similar de cuarentena total, en el momento del colapso de las torres gemelas, el entonces Secretario de Defensa Donald Rumsfeld, con la experiencia de poner en cuarentena las bases militares en el extranjero, ordenó que se extendiera esta experiencia de cuarentena a toda la población estadounidense. Este encargo se ha confiado a Carter Meher de los Servicios de Salud de los ex combatientes y al Dr. Richard Hatchett del Consejo de Seguridad Nacional.

La idea de Rumsfeld, (¿Uds. no lo recuerdan? yo si recuerdo, es una persona con voluntad y descabellada, y no esta solo), era extender en caso de un ataque con armas biológica aquella cuarentena total, que inicialmente se suponía utilizar solo en las bases militares,  a toda la población civil del país expuesta al ataque biológico. Esta cuarentena no solo se parece a lo que está sucediendo en EE.UU. hoy. Esto coincide así, tal cual. Para empezar a hacer esto así se necesita tener desarrolladas instrucciones apropiadas. Allí todo coincide tal cual! Y, enfatizo una vez más que, al estar involucrado contra COVID-19 y coincidiendo así con lo que hizo Rumsfeld, esta cuarentena nunca se ha utilizado antes por nadie para ninguna enfermedad epidémica.

¿Quién fue mas activo para promover tales planes y su despliegue etc. en 2006? Centro de Control y Prevención de Enfermedades. Y desde este punto de vista, ¿el tubo de Collin Powell no te recuerda nada? ¿No despierta ningún pensamiento? ¿O tal vez incluso entonces ya se planeó alguna cuestión biológica?

Los desarrollos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades del que hablaremos mas adelante, no fueron aprobados como planes que deben implementarse. Pero por poco no fueron aprobados y se guardaron en el cajón. Entonces les plantearon una verdadera resistencia la Escuela de Medicina Johns Hopkins y personalmente profesor Donald Henderson que dirigía tanto la escuela como sistemas de reacción a las epidemias en EE.UU. muy importantes. Henderson y sus colegas plantearon una verdadera rebelión contra el proyecto Rumsfeld, Meher y Hatchett y calificaron este proyecto como la caída final de la administración estadounidense hacia el totalitarismo absoluto. No les recuerda nada? Como los miedos de ciertos grupos de población de los que les hablé al inicio?

Todos los documentos oficiales que existían sobre este tema fueron extrañamente destruidos por la administración Trump en 2017. El único rastro que queda y que nos permite no considerar todo lo dado como teorías de conspiración son los escándalos de 2006 que dieron lugar a un conflicto entre Henderson y el grupo Rumsfeld (Meher, Hatchett y otros). Salió todo esto a la luz, ¿entiende? tenemos la información. Y luego se borraron todos los rastros, pero esto ya no se puede volver a ocultar. Porque fue publico u muy escandaloso, gracias a Diós.

Al mismo tiempo, uno de los miembros del grupo Rumsfeld, Richard Hatchett, se convirtió en el director de CEPI (Coalición para la Innovación para la Prevención de Epidemias). Fue precisamente CEPI quien coordinó el desarrollo de nuevas vacunas en los Estados Unidos.

En las primeras etapas de la respuesta a COVID-19 se enfrentaron dos posiciones: la posición del propio presidente Trump y la posición del Dr. Anthony Fauci, considerado uno de los mayores expertos en la lucha contra las epidemias.

Fauci exigió activar contra COVID-19 un plan sorprendentemente similar al plan que el equipo de Rumsfeld estaba desarrollando. Pero Trump se resistía tanto como pudo, protestando contra la implementación de este plan por Fauci, que es esencialmente el plan de Rumsfeld.

Entonces Fauchi entregó a la prensa abierta información confidencial sobre el así llamado grupo “El amanecer rojo” (Red Dawn). Ya teníamos algo carmesí, no? Y había grupo “El amanecer rojo”.

La idea de “Red Dawn” fue promovida por Hollywood. La esencia de la idea (¡atención!) es que China no es una potencia amiga de Estados Unidos, con la que primero combate la amenaza soviética bajo Mao, y luego juntos desarrollan el mundo y comparten funciones de producción. Esto es “horror rojo”. Lo mismo que antes, antes del colapso de la URSS, fueron los soviéticos.

Este “horror rojo”, lo mismo la China demonizada, comenzaría según estos planes una guerra biológica contra la humanidad. Lo tenia que empezar el partido comunista de China. Y todo esto ahora se está traducido al escándalo actual sobre el COVID-19.

Los miembros del grupo que promovieron todo alrededor del tema del “Amanecer rojo” fueron el propio Anthony Fauci, quien dirigió el Instituto de Alergias y Enfermedades Infecciosas, después (¡atención! una persona de la que aun tendremos que hablar) Robert Redfield, director del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, así como el ya conocido Dr. Carter Meher y Dr. Richard Hatchett. Estos son los mismos médicos que anunciaron por primera vez sobre la posibilidad de extender la regla militar de aislamiento del personal militar ubicado en ciertas instalaciones a toda la población de estados sometidos a un terrible ataque biológico (¡atención!) de la China comunista, lo mismo – “El amanecer rojo”.

Entonces, la idea del aislamiento obligatorio universal no pertenece al ámbito de ideas que la humanidad utilizó para combatir las epidemias de naturaleza mas terrible, que no fueron tantas.

Esta idea fue propuesta por primera vez hace 15 años por la administración del presidente Bush. Y se propuso no para proteger la salud pública, sino para militarizar la sociedad en caso de un ataque biológico y para introducir gobierno continuo que barriera todo el poder oficial existente en los Estados Unidos. Se van al trasto todos estos Congresos, Senados y todo lo demás. Y comienza una vida completamente diferente.

El primer plan, repito, de un posible aislamiento obligatorio universal se desarrolló bajo la dirección de Donald Rumsfeld. Rumsfeld no pensó este plan como local. Inmediatamente le dio un carácter global. Argumentó que sobre la base de tal aislamiento obligatorio sería posible reestructurar todo el sistema financiero e industrial del mundo de tal modo que la posición de los Estados Unidos mejora de golpe. ¿Me oyen?  Rumsfeld decía: necesitamos reestructurar el mundo para que EE.UU. pueda conservar su liderazgo y reestructurarlo así se podría mediante un aislamiento obligatorio por la epidemia de una enfermedad terrible y después de este aislamiento comenzará una vida nueva. Y nosotros de nuevo seremos lideres. Y sin esto perderemos este liderazgo. Y lo perderemos por culpa de China.

¿Qué se pretendía exactamente? Se suponía que el aislamiento obligatorio global lanzaría una especialización de la economía global aún mayor. Que los estadounidenses se quedarán con la parte más rentable. A los países satélites darán otros trozos y todos los demás se quedarán fuera de este reparto.

El desarrollo de sus ideas Rumsfeld no las confió a cualquiera (no se desmallen, los amantes de los veredictos), sino al laboratorio farmacéutico Gilead Sciences muy cercano a él. Y en el American Enterprise Institute una idea similar se estaba desarrollando por el equipo del “Proyecto para el Nuevo Siglo Americano” (PNAC).

En la misma línea ideológica está la doctrina de la división global del trabajo, llamada “Doctrina Cebrowski”.

El vicealmirante Cebrowski es un destacado intelectual militar estadounidense, autor de un proyecto muy interesante de guerras en red. Es uno de los partidarios conocidos de la reestructuración global, este “nuevo siglo” estadounidense, que implica la redistribución de las fuerzas productivas a favor de los Estados Unidos, así como (¡atención!) la destrucción de una serie de industrias con la reorientación de la industria hacia la producción de armas y la introducción del control electrónico total sobre la población a través de teléfonos móviles. ¿Es poco para Uds.?

Una vez más subrayamos que una de las tareas principales del grupo, que comenzó su actividad hace más de una década, es depositar toda la responsabilidad precisamente en China. Además, se trata de la responsabilidad de un gran desastre biológico, supuestamente llevado a cabo especialmente por China en el marco de la guerra biológica. Esto implica castigar a China y reestructurar el mundo.

Este plan implica la expansión de la OTAN al sudeste asiático. Y hay otro punto picante, que en su cinismo no es comparable con lo que realizan nuestros cínicos. El punto picante es este: cambiar el financiamiento implícito de los medios de comunicación a las compañías farmacéuticas, aunque antes prevalecía su financiamiento implícito por parte de las compañías petroleras.

Revelar un trasfondo similar de lo que está sucediendo no se puede considerar como la construcción de otro mito conspiratorio. Hay todo lo que no debería estar en un mito. Hay mucha gente, muchos documentos, muchos investigadores, el prestigio de estos investigadores, etc. ¿Qué, todos los libros de Woodward los vamos a llamar mitos? ¿Son todos estos tipos de control continuo – Granite Shadow, etc. –  son mitos? No queridos. Hay un tipo de literatura especifico que de ninguna manera es conspirología y que descubre este tipo de cosas a base de documentos. Gracias a Dios que existe y se tiene que desarrollar.

El número de filtraciones de información sobre este trasfondo es bastante grande. No puedo enumerar todo aquí. Proporcionaron esta información fuentes bastante serias. No se presentó ahora, había sido anunciada antes.

En virtud de mi primera especialidad, trato con mucho cuidado cualquier alarmismo con respecto a la esclavización electrónica de la humanidad, realizada bajo un pretexto u otro. Y repito lo que ya dije al principio, no porque tal esclavitud me parezca impropia para el carácter moral de nuestra élite y la de nuestro mundo. Repito una vez más: creo que esta élite es capaz de cualquier cosa sucia. Pero de momento no tiene suficiente fuerza intelectual para esto. Así pensé antes de familiarizarme con las desgracias de cierto señor Liber.

Charles Lieber es Jefe del Departamento de Química de la Universidad de Harvard. Es uno de los especialistas más influyentes en el campo de la química y la nanoquímica. Liber recibió 11 prestigiosos premios. Es miembro de 18 academias de alto estatus y organizaciones científicas.

El profesor Charles Lieber fue arrestado por el FBI con cargos por contactos criminales con las autoridades chinas. Liber tiene 61 años. Es el creador de nanocables que pueden transformar completamente la electrónica, y sensores nanoelectrónicos que pueden detectar partículas individuales del virus, así como materiales celulares que pueden integrarse en ciertas partes del cerebro para comprender mejor el trabajo del cerebro y tratar enfermedades y lesiones cerebrales.

Claro está, que no es un discurso populista de como van a arrestar a todos y torturar. Pero esto es muy serio.

El Laboratorio de Liber recibió subvenciones del Departamento de Salud de los EE. UU., así como subvenciones de las Fuerzas Aéreas y la Marina de los EE. UU.

Al mismo tiempo, Liber recibió grandes sumas de dinero de la Universidad Tecnológica de Wuhan en el marco del programa estatal chino “Plan de los Mil Talentos”. Liber está acusado de ocultar el recibo de estos fondos, teniendo entre sus clientes a las organizaciones militares estadounidenses.

Es decir, se sospecha que Liber ha transferido armas biológicas a China. Incluyendo el virus que causa COVID-19.

Liber ha trabajado en China durante 5 años. Su salario allí era de 200 mil dólares al año, que no es poco, más un millón en subvenciones. Como también trabajó para el Pentágono, el FBI acusó a Lieber de tener vínculos con la inteligencia china.

Los colegas de Lieber en Harvard dicen que hizo cosas más interesantes que el COVID. Específicamente trabajaba en nanorobots del tamaño de un virus capaces de controlar las células, evitando las defensivas del cuerpo.

El se dedicaba a esto. No importa si lo consiguió, pero es una persona muy seria. Claro que no es el ingeniero Garin de la novela “Hiperboloide del ingeniero Garin”, pero es una persona muy potente. Se cree que el arresto de Liber es un paso importante para exacerbar no solo la guerra comercial, pero también la guerra de espionaje entre China y Estados Unidos. Pero la cuestión no está en estas guerras, que son tan viejas como el mundo mismo. Sino en las posibilidades de los señores como Liber. Y en la disposición de los poderosos de este mundo de usar tales oportunidades, como se dice, sin pestañar.

La existencia y las capacidades de tales Liberes muy avanzados, y la voluntad de aprovechar estas oportunidades es la amenaza para la humanidad en la etapa actual. Y si es así, entonces, con razón, no se puede descartar ninguna interpretación de la historia con el COVID. Incluso aquellas que parecen sobreexcitadas, ligeramente populistas, exóticas o redundantes.

Juzga por ti mismo.

(Continuará.)

 

Fuente (para la copia): http://eu.eot.su/2020/08/31/coronavirus-su-objetivo-autores-y-duenos-parte-ii/

 

Esta es la traducción de un artículo de Sergey Kurginyan, publicado por primera vez en el número 380 del periódico Essence of Time el 5 de junio de 2020.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Website

thirteen + eleven =