Programas europeos para la educación sexual de niños y los pedófilos

Imagen: Andrey Kolerov. La creación. 1990 IA REGNUM

Guerra social

7 de mayo de 2014 21:27 / Zhanna Tachmamedova

En abril de 2013 Rusia ratificó la Convención del Consejo de Europa sobre la protección de los niños contra la explotación sexual y el abuso sexual.

Esta Convención en su artículo 6, titulado “Educando a los niños”, dice lo siguiente: “Cada Parte adoptará las medidas legislativas o de otra índole necesarias para que la información sobre los riesgos asociados con la explotación sexual y la explotación sexual se incluyan en los programas de educación primaria y secundaria. Violencia, así como información sobre formas de protección, deben estar adaptadas a sus capacidades de desarrollo. Dicha información proporcionada, si fuera necesario en interacción con los padres, se da en el contexto más amplio de la educación sexual…”

De hecho, esta Convención nos obliga a introducir programas de “educación sexual” en el sistema educativo. En Europa Occidental y en Estados Unidos, estos programas ya existen (y como escribió el “Periódico del Maestro” en 1997: “los coitos en horario escolar han dejado de ser noticias escandalosas para los medios de comunicación estadounidenses” ). En Francia y Alemania la “ educación sexual” se introdujo en la escuela primaria.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elaborado un documento marco para los responsables de la formulación de políticas, administradores y especialistas en educación y salud. Estos son los llamados Estándares de Educación / Educación Sexual (Sexual) de la Oficina Regional de la OMS para Europa y BCHR (2010).

La OMS es una agencia especial de la ONU que tiene como objetivo (según la Carta de la ONU) “lograr para todos los pueblos el más alto nivel posible de salud” . ¿Por qué la OMS está desarrollando tales estándares y no otra organización especial de la ONU? Para poder presentarlo como cuidados para “el desarrollo del niño y del fortalecimiento de su salud”. Y sin duda esto es sagrado, ¿quién podría estar en contra?

Así se explica en el prefacio de los “Estándares de educación sexual en Europa”: “La educación sexual es parte de una educación más general y en consecuencia afecta el desarrollo de la personalidad del niño. Su carácter preventivo no sólo ayuda a prevenir las consecuencias negativas asociadas con la sexualidad (abortos no deseados, SIDA), sino que también puede mejorar la calidad de vida, la salud y el bienestar. Por lo tanto, la educación sexual contribuye a la promoción general de la salud “ .

Como si la OMS no supiera que la introducción de programas de educación sexual puede provocar el desequilibrio, los trastornos mentales infantiles y en última instancia, la involución del desarrollo del niño. O, por el contrario, ¿lo sabe?

Las normas de la OMS adoptadas para su aplicación no son las únicas de este tipo. En 2009 esto ha sido alegremente compartido por sus autores con la UNESCO -y con otras agencias de la ONU-, que publicó el “Manual Técnico sobre Educación Sexual”. Ambos documentos y directrices se superponen. El documento de la UNESCO ofrece recomendaciones globales y las normas de la OMS son específicamente para Europa.

En el mismo año 2009, apareció un manual sobre educación sexual con un título largo: “Todo en un único plan de aprendizaje. Directrices y actividades para desarrollar un enfoque unificado de la educación sexual y de género, la educación sobre el VIH y la educación en derechos humanos “ . Fue publicado, no se sorprenda, … ¡El Consejo sobre Asuntos de Población!

Aquí hay que subrayar que los programas de “educación sexual” son parte integral y muy importante de la política de control de la natalidad. Y sobre esto hay que hablar mas detenidamente.

En 1967, se creó la Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)i para llevar a cabo políticas de planificación familiar y control de la natalidad en todo el mundo. Antes de la creación de este Fondo, había comisiones de asesoría científica sobre este tema en el sistema de las Naciones Unidas. Con su aparición, comenzó la práctica de crear e implementar programas anticonceptivos. El Banco Mundial se convirtió en el mayor patrocinador de estas actividades, poniendo la política anticonceptiva como condición para las ayudas internacionales (“préstamos relacionados”).

Las estructuras internacionales de la ONU: UNICEF, UNESCO, IPPF (Federación Internacional de Planificación Familiar) y la autora de los estándares sexuales – la OMS, están precisamente bajo la “coordinación” del UNFPA.

La verdad es que sólo hay un participante no internacional, y es precisamente estadounidense: la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Mientras la OMS se ocupa de la salud, la Agencia USAID presta asistencia humanitaria en todo el mundo, financiando las actividades de las organizaciones no gubernamentales en los territorios de países extranjeros para la ejecución de sus programas (no es casualidad que la USAID fuera expulsada del territorio de la Federación de Rusia en septiembre de 2012).

Pero veamos qué tipo de normas sexuales ha desarrollado la OMS:

Las normas establecen que la “educación sexual” debe comenzar en una edad temprana – desde cero años. En las diversas tablas presentadas se explica qué es exactamente lo que el niño debe saber según su edad. Por ejemplo, en la edad preescolar los niños ya deben saber bien lo que es la relación sexual y cómo hablar sobre el placer sexual. Siguiendo estas normas se han escrito libros de texto sobre “educación sexual” que los niños europeos ya están estudiando. Estos libros de texto van acompañados de ilustraciones detalladas y ayudas visuales. Como práctica en las escuelas francesas, a los niños de seis años se les ofrece ponerse preservativos unos a otros. Los padres tienen un papel activo en la enseñanza de estas habilidades relevantes. De allí que no haya nada sorprendente en que los padres empiecen a salir a las calles y a protestar.

En cuanto a los pedófilos, según los autores, la principal manera de proteger a los niños de ellos debe ser a través de la “educación sexual”.

Horrorizados y sorprendidos por la amplitud de tal “educación sexual” nos preguntamos : ¿quién crea estos programas? ¿En qué estudios se apoyan los desarrolladores de estos programas? ¿Quién conduce estos estudios?

El grupo de trabajo, que asumió el “arduo trabajo” de diseñar programas para la “educación sexual” de los niños se compone de representantes de 16 organizaciones internacionales y nacionales europeas. Sólo consideraremos a dos de ellas.

En los estándares de la OMS figura una de estas organizaciones, la Rutgers Nisso Group, un centro holandés experto en la sexualidad con sede en los Países Bajos, en la ciudad de Utrecht. Esta institución desempeñó un papel importante en la formación de la imagen de la investigación actual en el campo de la sexualidad.

La historia de la aparición de esta organización es interesante. Anteriormente eran dos organizaciones diferentes: la Fundación Rutgers y el NISSO (Instituto Neerlandés de Investigación de Sexología Social).

La Fundación Rutgers apareció en los años setenta del siglo pasado. Se llama así en honor a Jan Rutgers , seguidor del conocido ideólogo del control de natalidad Thomas Malthus. En los años veinte del siglo XX Jan Rutgers dirigió la llamada “Nueva Unión Malthusiana” (NMB), que promovía, por ejemplo, la distribución gratuita de anticonceptivos para los pobres. La Fundación Rutgers es una filial de la Sociedad Neerlandesa para la Reforma Sexual, NVSH, formada en los años de la posguerra y sucesora de la Nueva Unión Malthusiana (NMB). Las actividades de NVSH no se limitaron a la lucha por las reformas sexuales, sino que la organización tenía una gran red de clínicas de control de la natalidad. Ahora NVSH es una estructura que aboga abiertamente por la legalización de la pedofilia. Esta organización estaba trabajando activamente con el sexólogo Bernard Fritz, pionero del movimiento pedófilo, que escribió un gran número de trabajos sobre pedofilia. El propósito principal de la Fundación Rutgers fue la educación sexual de los ciudadanos, la distribución de anticonceptivos y la promoción de programas de control de la natalidad.

NISSO – Instituto de Investigación de Sexología Social de los Países Bajos – apareció poco antes de la Fundación Rutgers. El Instituto realizó investigaciones sobre los aspectos psicológicos y sociales de la sexualidad y también trató cuestiones relacionadas con el control de la natalidad.

En 1999, las dos organizaciones se unieron para trabajar conjuntamente en salud sexual y educación. Y recientemente se han unido con el Fondo Mundial de Población (WPF).

En el “Rutgers Nisso Group”, todavía cuando eran dos organizaciones separadas y también más tarde trabajaron personas muy especiales.

Por ejemplo, había un tal Theodore Sandfort, profesor asistente del Departamento de Psicología Clínica de la Universidad de Utrecht, director de programas de investigación de NISSO. Ahora este buen hombre trabaja en la Universidad de Columbia. En el sitio web de la universidad, se enumeran muchas insignias y obras del “científico” en el campo de los estudios de género, la homosexualidad y el VIH. Pero por alguna razón sus primeros trabajos no se publican. Y son sobre la pedofilia. Más bien, como él mismo escribe, sobre el “el amor entre un niño y un hombre” como sostiene en su libro “Acercamiento íntimo entre generaciones de hombres. Perspectivas Históricas, Socio-Psicológicas y Jurídicas “, publicado en el” Journal of Homosexuality “en 1990. En el libro se afirma que “los autores no creen que la relación entre un niño y un hombre sea necesariamente una patología” . El libro pretende “contribuir a la descripción de la diversidad de los fenómenos, recogidos en el fenómeno de la relación entre un niño y un hombre o el amor por un niño; En segundo lugar, pretendemos ampliar la discusión sobre el lugar de la relación entre el niño y el hombre en la sociedad occidental moderna “. En otras palabras, el objetivo de Sandford es demostrar a la sociedad occidental que la pedofilia “no siempre es una patología”. Entonces, ¿significa esto que puede convertirse en una norma? Y, si Sendorf en su libro lo expresa con máximo cuidado y con ambigüedad, sus co-autores lo expresan con toda claridad.

He aquí lo que escribe en el prólogo del libro Günter Schmidt, colega alemán de Sandforth, que trabaja en el Centro Federal para la Educación en Salud en Alemania, la organización que desarrolla directamente los “Estándares” de la OMS: “… por supuesto que los tabúes todavía están presentes aquí (en este libro), el tono principal de los artículos es defensivo y cauteloso. El eufemismo “cercanía íntima intergeneracional” se transgrede de vez en cuando. La pedofilia suele representar una forma particularmente ardiente de amor paternal, y los pedófilos son personas desinteresadas ​​que ayudan a los niños a explorar y disfrutar de su sexualidad”.

No, ni el profesor Theodore Sandfort ni el profesor Schmidt son pedófilos en absoluto, ¡no lo pienses! Simplemente les gusta mucho (bueno, ya saben!) escribir sobre el tierno amor entre niños y hombres. Este libro se puede comprar en la tienda online Amazon. El libro también menciona que Sandford fue uno de los autores de la revista para pedófilos Paidika.

Tanto Sandforth, como Schmidt, y el tercer autor del libro Alex Naersen, publicaron mucho en revistas para pedófilos. El artículo Sandforth “Chicos en contacto con hombres” se dedica a las investigaciones sobre el desarrollo de la sexualidad y la pedofilia. Estudió a niños que tenían relaciones sexuales con hombres. En la revista para los pedófilos-homosexuales PAN, en el artículo “El mundo de la experiencia de los niños que están en relaciones con los pedófilos” habla de cómo los niños se sienten seguros y cómodos con su “pareja adulta” y lo malo y difícil que es para ellos comunicarse con sus padres . En el sitio web de la Universidad de Columbia (donde trabaja Sandforth) no encontrará esta información, pero los pedófilos guardan cuidadosamente todas las ediciones de esta revista.

Estas publicaciones provocaron una tormenta de indignación en la comunidad científica, por lo que Theo Sandforth y sus compañeros en la propaganda de pedofilia pasaron a investigar en al campo de la homosexualidad, del género y se convirtieron en ardientes defensores de los derechos homosexuales. Y ahora Theo es un científico respetable, es uno de los líderes de la Academia Internacional de Investigación en el campo de la sexología.

También en Utrecht holandés, junto con Sandforth trabajó otro conocido pedófilo Edward Brogesma. Esta persona, que cumplió condena en la cárcel por pedofilia, murió como “ciudadano respetable”. Fue senador, luchó activamente por los derechos de los homosexuales, pedófilos y, según el sitio web de la Universidad de Princeton, no sólo era senador, sino presidente del Comité Judicial del Senado. El reto más importante en su actividad fue la lucha para reducir la “edad de consentimiento” (para el contacto sexual con niños). Organizó numerosas “investigaciones” sobre este tema y creó un fondo que financió estos estudios, el “Fondo para el Estudio de la Sexualidad”.

Como escribe Brogesma en el artículo “Los amantes de los niños y su influencia sobre los niños”: “La prevalencia de la violencia en los contactos entre pedófilos y niños es muy baja. (su) influencia puede ser fuerte si la relación es duradera. Esta puede ser saludable (!) o insalubre. Dentro de esta relación el sexo es generalmente solamente un elemento secundario, aunque puede ser muy importante para la instrucción y la educación sexual … “. El artículo se publicó en el Journal of Homosexuality. Su libro “Loving Boys” también se puede comprar en librerías en Internet.

Este es el más reciente y glorioso pasado pedófilo del Rutgers Nisso Group, el centro holandés para el desarrollo de programas de educación sexual para niños. Debo decir que esta organización no se aparta ahora tampoco de sus tradiciones.

Dr. Theo Sandforth – en la lista de literatura de aquellos mismos “Estándares” de la OMS.

Acerca de otras personas y organizaciones no menos originales con esas “buenas tradiciones” – en el próximo artículo.


i UNFPA, United Nations Fund for Population Activities, redenominado United Nations Population Fund en 1987(Fondo de Poblaciónde las Naciones Unidas) – Organización establecida por la Asamblea General de naciones unidas en 1969, con sede en Nueva York, responsable de proporcionar asistencia en materia de población a los países en desarrollo, bajo la supervisión formal del PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) y según las directrices del Comité Económico y Social de Naciones Unidas (ECOSOC).

Fuente: Gazeta Sut Vremeni

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on VKEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Website

seis + 9 =

Loading Facebook Comments ...