La falsa lucha por los derechos de los niños. El ataque a las raíces de la sociedad. Los neocons y la posmodernidad.

Opinión del experto:  Tatyana Shishova, Irina Medvedeva1


Atención! En este articulo no animamos a nadie practicar ningún castigo físico, pero queremos llamar atención al fenómeno que nos presenta una falsa elección e introduce bajo la totalitaria presión de lo “políticamente correcto” una transformación social y humana tan profunda, que sus consecuencias deberían ser urgentemente debatidas por toda la sociedad. La ley de violencia familiar o protección del menor se convierte en prohibición de educar a los hijos y al introducir definiciones de violencia tan amplios que a menudo llegan a lo absurdo, se convierten en herramienta de actuación voluntaria o ideológica de jueces o trabajadores sociales para condenar a un padre o madre a privación de libertad o dictar una retirada del menor de su familia.


Este tema es de seguridad nacional y se inscribe dentro de la lucha por re-formatear nuestro país con ayuda de un instrumento de “fuerza blanda” que nunca falla. Es la lucha “por los derechos de Infancia”, que ahora entró en una nueva fase. Aparentemente es un tema espontáneo que simultáneamente surge en multitudes de conferencias y mesas redondas; los medios de comunicación hablan constantemente de la prohibición de los castigos a los niños. Dicen que hace falta aprobar una ley sobre su prohibición.

Como llevamos varios años trabajando sobre el tema de las guerras informativas, enseguida empezamos a sospechar que este ruido informativo tan bien orquestado no tenía una procedencia nacional.

Y todo rápidamente se aclaró al comprobar que el Consejo de Europa aprobó la «Estrategia en defensa de derechos de los niños (2016−2021)», un documento básico que imprime una dirección común a la política familiar en países europeos2. Según esta “estrategia” se plantea la total prohibición de castigos corporales por parte de los padres, bajo amenaza de castigo penal de los “infractores”. Por castigo corporal se entiende cualquier impacto físico hacia el niño, incluyendo un cachete leve, un empuje, retención física etc.

Rusia entra al Consejo de Europa y desde su “incorporación” -que se parece más a la incorporación de un conejo al estomago del lobo- hemos obtenido muchos datos de este proceso. En los últimos años consiguieron demonizar tanto el tema de castigos físicos, que la mayoría de la gente tiene miedo abrir la boca en su defensa, porque enseguida te tachan de marginado, monstruo y reaccionario.

Pero antes de cumplir las exigencias de nuestros “socios europeos”, tan intransigentes y tan raros (el castigo físico ha existido en todas las épocas y entre todos los grupos y clases sociales), no estaría mal comprender, de donde salen estas exigencias tan radicales. A quien y por qué razón promueven esta prohibición extravagante.

Una excursión a la historia reciente saca a la luz datos interesantes. Resulta que el inicio del movimiento de la prohibición de castigos físicos está estrechamente relacionado con el inicio del movimiento organizado por los derechos de los niños en Gran Bretaña. Entre los fundadores de este movimiento está la organización “Paedophile Information Exchange (PIE)” -Intercambio de información sobre pedofilia- que reunía a los activistas de la lucha por los derechos de los pedófilos como una minoría sexual.

PIE fue fundada en 1974 y existió hasta el 1982, cuando por fin el gobierno la cerró por los “daños infligidos a la moral social” . En aquel entonces los círculos «progresistas» de la sociedad inglesa veían a los pedófilos como a una minoría perseguida que sufre y a la que hay que defender. Mas tarde PIE se ha unido a la organización Paedophilic Action for Liberation (PAL) — Movimiento por la liberación de los pedófilos-, que se había separado del Gay Liberation Front (GLF), “Frente de liberación de los gays”.

Todo era totalmente abierto. Los pedófilos, que entonces tenían el apoyo abierto de ciertas fuerzas, sobre todo de izquierda -(PIE era miembro afiliado de una respetable organización de izquierda National Council of Civil Liberties -«Consejo Nacional de Libertades Civiles» )- tuvieron la desfachatez de declarar abiertamente que «por regla general… los seductores [de sus hijos] es buena gente, que tratan a los niños con cariño y afecto… Si el niño no tiene suficiente calor y amor en su casa, el pedófilo le hará sentir en su compañía mas protegido y confortable». El libro, del que tomamos esta cita es Calder & Boyars «Boy, Girl, Man, Woman» London, 1971, que fue ampliamente difundido en los años 70 por la omnipresente «Asociación de planificación de la familia». Esto es por un lado.

Y por otro lado los pedófilos salieron en defensa contra los castigos corporales, lo que es bastante natural, ya que el miedo al castigo retenía a la mayoría de los niños de malas actitudes, y entre ellas de las drogas y tempranas relaciones sexuales. Dicho de otra forma, los pedófilos trataron de hacer de una causa noble- el amor y el acercamiento al niño- un truco para que el “buen hombre que ama a los niños” sea lo menos traumático posible.

Precisamente desde el periódico «La verdad de la infancia» publicado por PIE a mediados de los setenta, empezó un movimiento para la prohibición de los castigos corporales en Gran Bretaña. El primer numero de este periódico pedófilo fue dedicado completamente a la necesidad de prohibir los castigos físicos en los colegios. La lucha por los derechos de los niños fue para los pedófilos un tema estratégico. El «Consejo de las libertades civiles» publicaba sus anuncios en el periódico «Derechos de la infancia» y en 1976 publicó en sus paginas un informe, que llamaba a reducir la edad de consentimiento para las relaciones sexuales tanto para niños como para niñas.

Pero después, cuando la sociedad despertó (por lo visto al tropezar con las consecuencias del ardiente amor de los “buenos hombres” hacia los niños, que no tienen suficiente amor en sus familias), los pedófilos tuvieron que mimetizase. En 1982 PIE cerró, pero un año antes de esto en 1981 empezó a funcionar el «Centro de derecho infantil». Su coordinador fue Peter Newell, que anteriormente era responsable de los derechos en el ámbito de educación del Consejo Nacional de Libertades Civiles. Y la lucha por la prohibición de castigos empezó precisamente en este ámbito. Recordemos que el Consejo Nacional de Libertades Civiles apoyó las exigencias de los pedófilos de liberalización de la moral sexual entre los niños, y Peter Newell lo apoyó. Estaba al cargo en el «Centro de derecho infantil» y esta organización exigía privar a los padres del derecho de saber que los médicos recetan a sus hijas menores píldoras anticonceptivas.

En lo referente a la campaña de prohibición de castigos físicos, Newell la tomó muy en serio. En 1985 fundó una organización especial «Sociedad de profesores contra los castigos físicos en los colegios» (STOPP). Después empezó a multiplicar las entidades, creando nuevas organizaciones y atrayendo a los partidarios. Al principio tuvo que imitar el apoyo social. Cuando en 1997 la organización británica, que defiende los derechos de los padres a educar a sus hijos “Families for Discipline” pidió a las 44 organizaciones que habían firmado el manifiesto de prohibición de todos los castigos físicos de los niños en las familias (ya no solo en los colegios, sino en las familias), el numero de organizaciones que incondicionalmente apoyaban esta prohibición legislativa se redujo a diez.

Recibían un generoso apoyo financiero. En 1998 han publicado un folleto que llamaba a la persecución penal de los padres por los cachetes a los niños. Mas de la mitad de organizaciones del grupo de apoyo recibieron diferentes becas monetarias de Calouste Gulbenkian Foundation, la organización que financieramente apoya el movimiento por los derechos de los niños, y el consejero de la cual era también Peter Newell. El director de la filial inglesa de este fondo -Benjamin Whitaker- antes dirigía el grupo de derechos de las minoras en el Consejo Nacional de Libertades Civiles.

Y otra organización amiga de Newell – la Joseph Rowntree Charitable Trust- también financiaba campañas por los derechos de los mismos pervertidos. Una digna comunidad de defensores de culitos de niños, ¿cierto?. A finales de los 90 los lideres del movimiento decidieron salir a la arena internacional. Aquí damos una breve cronología de los acontecimientos.

2001 – Se crea la organización internacional «Iniciativa global por la prohibición de cualquier castigo físico a los niños» (Global Initiative to End All Corporal Punishment of Children). Coordinador Peter Newell.

2003 – Una influyente organización internacional “Salven a los niños” (Save the Children) apoya la prohibición de castigos corporales de los niños. Preside el grupo de trabajo sobre los castigos físicos Peter Newell.

2004 – Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprueba la recomendación 1666 sobre la prohibición en toda Europa de castigos físicos a los niños.

2006 – El comité de la ONU de derechos de niños publica el documento “Notas de carácter general 8. Derecho del niño a la defensa de los castigos físicos y otros castigos crueles o que van contra la dignidad del niño». En la redacción del documento, así como el material didáctico correspondiente participó Peter Newell.

2008 – Da inicio la “Iniciativa del Consejo de Europa contra los castigos físicos de niños”. Peter Newell en su intervención defiende el proyecto legislativo de prohibición de castigos fiscos en todos los países miembros del Consejo de Europa.

Muchos de estos países ya implantaron esta ley y las consecuencias de esta política se ven enseguida. Los días de orgullo gay cada vez son mas dirigidos por los políticos. A los niños les involucran a las relaciones sexuales a través de los programas educativos empezando desde la guardería y a los padres se les puede juzgar no solo por un cachete, sino también por una mirada (violencia psicológica!) dirigida a un niño.

Es curioso que en la propia Gran Bretaña los castigos corporales hasta ahora son legales y la opinión publica está contra su prohibición. En la encuesta del 2006 el 80% de los ciudadanos respondieron que consideran algunos azotes aceptable. Y un 73% indicó que la prohibición de castigos físicos traerá consigo un drástico empeoramiento de conducta de los niños. En la encuesta de opinión publica realizada en 2012 por Angus Reid Public Opinion, 63% de los británicos se han mostrado en contra de la prohibición de los castigos físicos. El parlamento británico rechazó el proyecto-ley que prohibía los castigos físicos en la familia. «En contra» votaron 250 diputados. «A favor» solo 75. Según la prensa británica en vez de esto aprobaron una ley de compromiso, que permite castigos “moderados”, si no conllevan traumatismo físico o moral. Así por ejemplo la ley prohíbe a los padres pegar fuerte a los niños, cuando en el cuerpo quedan huellas, morados, rasguños. Aparte de esto se prohíbe usar armas en contra de los niños.

En el centro de la “democracia” mundial –EEUU- también son legales los castigos corporales.

Parece que la idea anglosajona sobre los castigos se diferencia mucho de la idea asentada en la cultura rusa3. En 2008 el Juzgado Central de Minnesota consideró que los 36 (!) golpes propinados con un bastón de madera a un hijo de doce años es una paliza y no un castigo, pero la decisión ha sido apelada, ya que la comunidad se asustó de que esto puede servir de precedente y la prohibición total de castigos físicos.

Pero socios de los amantes de niños occidentales recientemente aparecieron también en Rusia. <… >

En diciembre de 2015 en la región de Moscú y con total secretismo (con firma de documentos de no divulgar la información) se celebró un seminario-training para los pedagogos «Acercamiento al trabajo social orientado a la familia. Tecnologías de detección temprana de trato cruel a los niños», desarrollado por la ONG “Fondo de protección de la familia del trato cruel” (dirigidos por Marina Yegorova y Alexandr Spivak) .

En un voluminoso material metodológico entregado a cada pedagogo están descritos los ejemplos de los peligros que presentan los padres para los niños, se da el algoritmo de inspección de la familia para descubrir la presencia del así llamado “trato cruel” o encubierta propensión a tal; se enumeran los criterios de ciertos indicios del “trato cruel” en la conducta y vida de los padres. Entre estos “indicios de trato cruel” hay que subrayar especialmente uno, como el “bajo nivel intelectual de los padres”. Cómo no recordar la expresión de Margaret Sanger, -la fundadora fascista de la Federación Internacional de Planificación Familiar-, de que un 70% de gente en la Tierra -por su raza o por su mente- es defectuosa, deshechos de la sociedad que no deben ser padres.

A primera vista el tema del control se ampara en la ciencia. Pero la educación innovadora “humanista” resulta ser una de las tecnologías clave, de allí que los pedófilos intenten (y no sin el éxito!) formatear la política familiar a escala mundial. Allí donde lo consiguen siguen hacia delante, imponiendo los “Estándares de educación sexual de los niños desde cero años”, acostumbrando a la sociedad a la tolerancia del sexo infantil, rompiendo los “estereotipos de genero” y afirmando de hecho la pedofilia en calidad de nueva norma. En el 2006 en Holanda fue registrado un partido político «Misericordia, libertad y diversidad», que defiende los derechos de los pedófilos. Y en Canadá la pedofilia ya está reconocida como una orientación sexual.

Por eso el trasfondo político de la ley de prohibición de castigos físicos es muy serio. No es sólo el dictado de los pedófilos en educación de los niños, no todo se limita a esto. La defensa de los derechos de niños que suspende los derechos de los padres a educar a sus hijos en el marco de tradiciones culturales nacionales y religiosas está orgánicamente insertada en la ideología y la política de los neoconservadores norteamericanos, que representan la principal corriente ideológica en EEUU, surgida después de la II Guerra Mundial.

En los años 70 los neocons tenían una influencia encubierta a la política interior y exterior de EEUU, pero ya desde los 80 del siglo XX los neoconservadores se convierten en el fundamento de la ideología política de la élite en el poder, aun que su estatus siga siendo no oficial. Como es bien conocido en el Congreso estadounidense hay dos partidos rivales: Republicanos y Demócratas. Pero en las ultimas décadas en el partido Republicano las posiciones ideológicas dominantes son precisamente los neocons, muchos de los cuales en su tiempo eran activistas del partido Demócrata. Es decir, ha surgido una especie de híbrido posmodernista, que defiende hoy día la superioridad norteamericana y la hegemonía a escala mundial. El principio fundamental de los neocons en la política exterior es que los “intereses nacionales de EEUU”, que perjudican los intereses de todos los demás países del mundo, son lo principal. Cualquier estado que haga una política soberana se considera una amenaza que tiene que ser eliminada de cualquier modo. Estas posiciones fueron proclamados en la Estrategia de seguridad nacional de EEUU aprobada en 2002 y desde entonces continuamente observamos la realización de esta estrategia en forma de “intervenciones humanitarias” y “revoluciones de terciopelo”, que llevan al poder a los gobiernos marionetas, que promueven los intereses de EEUU.

Puede surgir la pregunta: porque hablando sobre los neocons hemos empleado no solo la palabra “híbrido”, sino le hemos llamado posmodernista? Lo que pasa es que entre los principios del posmodernismo está la combinación de lo incompatible, así como el juego con los sentidos, la perversión de los sentidos. Parece que el liberalismo y la dictadura, el liberalismo y el fascismo son cosas incompatibles. Pero en la realidad posmodernista del “nuevo conservadurismo” todo esto se combina perfectamente. El teórico del neoconservadurismo Leo Strauss llamó al fascismo «nihilismo brutal», cuando las metas propuestas se consiguen usando fuerza bruta. Se refiere a las revueltas, revoluciones, guerras. Pero al fascismo, según los neoconservadores, hay que combinarlo con el nihilismo “suave” (“blando”), propio de las democracias liberales occidentales contemporáneas. La esencia de este nihilismo “blando” está en la negación de todas las tradiciones históricas, y entre ellas la tradición del estado y de la moral. Es un ejemplo muy ilustrativo de la perversión del sentido. Los conservadores se llaman así porque conservan y defienden las tradiciones. Y los neoconservadores, a pesar de su nombre destruyen las tradiciones.

La destrucción creativa es nuestro rasgo distintivo, a la que estamos comprometidos tanto dentro de nuestra sociedad como en el extranjero”, dice sinceramente en neoconservador Michael Ledeen, un analista político ex consejero del Ministerio de Defensa de EEUU y del Consejo de Seguridad de EEUU. “Cada día sucesivamente y por partes estamos destruyendo el viejo orden mundial, empezando por la economía, la ciencia, la literatura, el arte, la arquitectura y el cine hasta la política y la ley. Nuestros oponentes siempre odiaron esta tormenta de energía y creatividad que amenaza a sus tradiciones (sean las que sean)… Tenemos que destruirlas para asegurar el éxito de nuestra misión histórica”. («Guerra contra los Maestros del Terror» — «War against the Terror Masters», 2002).

La moral tradicional sufre un sofisticado ataque por parte de los neoconservadores ya que la moral, en su opinión, introduce limitaciones innecesarias, relacionadas con el castigo. En consecuencia, para eliminar la moral tradicional hay que actuar mas astutamente: primero revocar todos los castigos, quitando de esta manera el miedo a violar la prohibición. Y después, cuando muchos al coger valentía (sobre todo bajo la influencia de fuerte propaganda) empiecen a hacer aquello que todavía hace muy poco era reprochable, lo proclamarán la nueva norma. Como tenemos una democracia y la mayoría ahora se comporta así, esto se tomará como norma.

Una vez mas quiero subrayar que precisamente desde la revocación de los castigos empieza la destrucción de la moral y en consecuencia de la vida social y del estado. El mismo algoritmo se puede aplicar a la distribución de drogas: primero se revoca la responsabilidad penal por el consumo, después viene el régimen para su mas favorable proliferación.

Ahora la cúpula norteamericana está concentrada en promover los derechos de las “minorías sexuales” por todo el mundo, ya que precisamente esto destruye muy eficazmente las tradiciones familiares, introduce caos a la familia y en todos los ámbitos de la vida.

Recordemos: la implantación del “orden a través del caos” (es decir de su orden de dominio mundial) es el credo de la actual política exterior de EEUU. El vice presidente de EEUU Joe Biden declaraba en verano de 2014 que los países que no refuerzan los derechos de LGTB tendrán que pagar un precio por la “inhumanidad”. También declaró que la defensa de los derechos de las minorías sexuales tiene que estar “por encima de las culturas nacionales y las tradiciones sociales”.

Volviendo al tema de castigos físicos hay que mirar a Ucrania, donde la política de los neocons se muestra en toda su “belleza”. Por un lado la simbología fascista, la retórica de la crueldad del “Sector derecho” y del batallón “Aidar” (“el nihilismo brutal”, según Strauss). Y por el otro lado la promoción de las “libertades democráticas” en su interpretación de hoy (“el nihilismo blando”).

Justo después del golpe de Maidan en Ucrania fue aprobada la tan deseada por el occidente ley de Justicia Juvenil4 y ahora se anuncia la legalización de familias homosexuales con posterior posibilidad de adopción. Y el líder del movimiento nazi ucraniano “Sector Derecho” de forma orgánica combina elementos de lo “blando” (pederastia) y de lo “brutal” (fascismo- nihilismo).

Esta ley, -la ley de Justicia Juvenil sobre la prohibición de castigo físico-, tan discutida en Rusia fue aprobada en Ucrania en 2004, justo después de la victoria del Maidan pro-americano. En diez años los niñitos no castigados han crecido y con mucho entusiasmo mutilaban, quemaban y mataban a los “berkut” (fuerzas de protección de la ley que estaban en Maidan del 2014), quemaban a la gente viva en Odessa, violaban y torturaban sofisticadamente a los “separatistas” del Donbass. Y otros niñitos “no castigados” preparaban los “cócteles molotov”, se reían de la “hembra de los colorados (colorado por el gusano de la patata que tiene rayas negras y naranjas como la cinta de san Jorge que usan los patriotas), a la que arrancaron las patitas” (se refiere a una foto de una joven madre con un bebe en brazos muerta por un proyectil en Donetsk a la que la explosión le arrancó las piernas) y demostraban otros frutos milagrosos de la educación “positiva” y “humanista” contemporánea. Es muy significativo que no todos los padres de estos “niñitos” se maravillaban de esto. Muchos decían que están horrorizados, pero que no pueden influir en sus hijos, ya que no tienen ninguna palanca de acción.

En los últimos años nuestros hombres de estado, sin escuchar las voces que les prevenían votaron con inconsciencia leyes “humanistas” que en realidad fueron muy dañinas y por las que después hubo que pagar con millones de vidas humanas.

En estos años ya se puede apreciar una regla muy clara: si el Occidente insistentemente recomienda a Rusia algo -por ejemplo el proyecto ley sobre la violencia en la familia que los defensores de derechos liberales intentaron introducir a la Duma cuarenta veces- sólo es beneficioso para Occidente, porque a nosotros nos amenaza con la desgracia. Y para terminar, decir que en Rusia hay tradición propia de respetar y educar a los niños y los pedófilos no tienen nada que enseñarnos.

Irina Medvedeva y Tatyana Shishova

Articulo original en AI REGNUM


(1) Irina Medvedeva es directora del Instituto de la seguridad demográfica de Rusia, escritora, publicista y dramaturgo, psicóloga infantil y cofundadora de la Fundación interregional de ayuda social y psicológica a las familias y niños, co-presidente de la Sociedad internacional de artpedagogos y artterapeutas. Miembro de la Unión de escritores de Rusia. El tema principal de sus libros y publicaciones es educación de niños y adolescentes.

(2) La Estrategia Europea 2016−2021, que citó al comienzo, insiste en que los países miembros del Consejo de Europa cumplan los “derechos de los niños LGTB y niños intersexuales”.

(3) Federación Rusa aprobó la ley №272 con el nombre de “Ley de Dima Yakovlev” que entró en vigor desde 1 de enero de 2013, que prohíbe a los ciudadanos de EEUU adoptar a niños huérfanos rusos. Dima Yakovlev de dos años de edad fue adoptado en Rusia en febrero de 2008 por la familia Harrison de EEUU. El 8 de julio de 2008 su padre adoptivo lo olvidó en el coche en el asiento de atrás. El niño pasó 9 horas a temperatura de 32º y murió. Según la legislación norteamericana su padre adoptivo se enfrentaba a 10 años de cárcel, pero fue absuelto. Recientemente se ha destapado un escandalo de trafico de niños para las redes pedófilas en la que fue involucrada la agencia que gestionó la adopción de Dima Yakovlev.

(4) No confundir con lo que significa este termino en España, que se refiere a la justicia de menores que han violado la ley. En el caso al que nos referimos es el enjuiciamiento de los padres por supuesto maltrato y hasta la retirada de los niños de las familias).

Materiales relacionados:

Venezuela denuncia ante Unicef uso de niños en protestas violentas

Navalny atrapado en la red de alevines: por qué miles de niños salieron a protestar (Es legal reclutar jóvenes a través de Internet?)

El líder de la célula yihadista de Melilla estaba afiliado al PP y trabajaba como educador en un centro de menores

«Pizzagate»: FBI realizó una redada en agencia de adopciones relacionada con pedofilia

Lo que sucede realmente con la ley de violencia domestica en Rusia

Mamikonyan: retiran a los niños por motivos inverosimiles

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on VKEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Website

diecinueve + uno =

Loading Facebook Comments ...