La catástrofe que nos amenaza y cómo combatirla

Resolución del III Congreso de la organización social en defensa de la familia «Roditelskoye Vserossiyskoye Soprotivlenie» (Resistencia de padres y madres de toda Rusia) y del movimiento político- social «Sut Vremeni» (Esencia del Tiempo).

El Tercer Congreso de la organización social en defensa de la familia de toda Rusia «Roditelskoye Vserossiyskoye Soprotivlenie» (RVS) se celebró en colaboración con el movimiento «Sut Vremeni», que tuvo un papel decisivo en la formación de RVS. Ambas organizaciones luchan contra aquellas peligrosas tendencias, que si se desarrollan serán una amenaza capaz de transformar el actual malestar en una catástrofe.

La participación de “Sut Vremeni” en el trabajo del III Congreso RVS hizo posible relacionar el estudio de la problemática familiar con temas de carácter político general. Otro tipo de acercamiento al tema es imposible, ya que los padres y madres están preocupados tanto por las tendencias negativas en cuestiones familiares como por las tendencias negativas de carácter político general.

Padres y madres intentan resistir a las fuerzas que pretenden invadir a las familias con objetivos evidentemente negativos. Pero también Padres y madres resiste a aquellas fuerzas que perjudican la educación, la cultura, la vida social, la independencia nacional, la soberanía del estado, el derecho internacional y el equilibrio del orden mundial.

Padres y madres están convencidos de que el bienestar de sus hijos, la supervivencia de las familias, de las naciones y de los estados por igual están amenazados por fuerzas que actúan en ambos frentes: familiar y político y social, pero saben que es una misma fuerza y con un mismo objetivo que actúa bajo distintas mascaras.

Precisamente este hecho motivó a los delegados de RVS, a los miembros del movimiento “Sut Vremeni”, a los representantes de la sociedad patriótica, a los intelectuales y a los círculos religiosos de la Federación Rusa que participaron en el trabajo del congreso como invitados, a promover el estudio de esta problemática dual: familiar y política.

El tema de la problemática familiar se ha debatido en el Congreso y es parte del trabajo preparatorio de un informe alternativo para el presidente de Federación Rusa, cuyo núcleo es la brutal violación de la ley y los derechos humanos en el ámbito de política familiar en Rusia.

Se debatió la problemática de la política general en relación con las nuevas tendencias actuales. Se analizó la cuestión sobre el cambio de estrategia de Rusia, de la integración a la comunidad occidental a la estrategia del desarrollo en base de su alteridad, es decir en base a la estrategia de diferenciación del Occidente, que implica una oposición cultural y de valores al Occidente, y que llamamos guerra fría 2.0.

Como era natural, en sus ponencias RVS dedicó mayor atención a la problemática familiar y “Sut Vremeni” a la problemática política, pero la fuerte unidad de ambos movimientos y ambas problemáticas dio lugar a la elaboración de esta resolución conjunta, en la que los dos aspectos debatidos se consideran partes de un mismo proceso que desde nuestra perspectiva es pre-catastrófico.

La guerra fría 2.0, en nuestra opinión, es la única alternativa positiva a las otras dos alternativas negativas de desarrollo de los acontecimientos: la guerra caliente entre dos superpotencias nucleares, -que amenaza con la destrucción y la muerte a toda la humanidad- o a la destrucción de nuestro Estado.

Esto es así tanto por razones generales de carácter histórico e histório- filosófico, como por razones de importantes circunstancias de carácter mundial.

En este sentido hay que señalar la considerable degradación y mutación del Occidente burgués clásico, que renunció a sus propios principios fundamentales de vida.

Con rapidez el Occidente ha renunciado no sólo al legado de las religiones mundiales que conformaron su identidad. También ha renunciado a la gran cultura, que se conformó con fundamentos de este legado. Es evidente el desmontaje rápido e intencionado por parte del Occidente de las propias bases de esta gran cultura nutrida de su esencia cristiana.

Un día el gran filósofo y poeta ruso Vladimir Solovyov preguntó a Rusia:

Oh, Rus! En tu alta clarividencia

Estás sumida en un pensamiento orgulloso:

Qué Este quieres ser tu:

Este de Jerjes o de Cristo?

Y ahora nosotros podemos preguntar a nuestros “occidentalistas” ¿a qué Occidente ellos juran lealtad: al Occidente de Dante, Shakespeare, Victor Hugo, Charles Dickens, Thomas Mann, o al Occidente que proclama como sus nuevos objetivos la profunda deshumanización y perversión de todos los fundamentos de la propia existencia humana?

¿Juran Uds. lealtad al Occidente que fue impregnado de admiración por los valores familiares? ¿O juran lealtad al Occidente que ahora destruye sin piedad estos valores ?

¿Juran Uds. lealtad al Occidente que estaba lleno de desprecio hacia el libertinaje, las perversiones sexuales, la corrupción moral? ¿O juran lealtad al Occidente que coloca en el pedestal la perversión, el libertinaje, el genero y la inmoralidad?

¿Juran Uds. lealtad al Occidente que durante miles de años se consideró la locomotora del progreso histórico? O juran lealtad al Occidente, que ahora declara el fin de la historia como el fin del desarrollo creativo del hombre y de la humanidad?

¿Juran Uds. lealtad al Occidente, que era fiel a las ideas del humanismo y del progreso? ¿O juran lealtad al Occidente que ahora de forma evidente tira todas estas ideas a la basura?

Semejantes preguntas, por desgracia, ya son retóricas. El Occidente está mutando rápidamente. E incluso si dentro de esta mutación quedaran fuerzas sanas, ellas no definen la calidad del mundo occidental actual, de este hogar común, al que nuestros occidentalistas con tanto empeño intentan arrastrar a Rusia.

Claro que queda la cuestión de la prosperidad occidental, que según ellos automáticamente adquirirán todos aquellos que entren al “gran hogar occidental”.

Es ingenuo sostener ahora algo así, cuando toda la periferia occidental – Europa del Este, los Balcanes, España, Italia, Portugal- cumplen el papel de colonias internas de los países desarrollados del Occidente.

Y por supuesto, es ingenuo hablar ahora de la entrada de Rusia al Occidente, después de que se agotaron todas las esperanzas para esta entrada, y cuyo último chapoteo fue la ingenua esperanza de la elección de Trump.

Entonces, ¿No es hora de reconocer que la propia idea de que Rusia solo es un país más del mundo occidental y que la mentalidad rusa y la cultura rusa solo son una modalidad de la mentalidad y la cultura occidental, es errónea en su fundamento? ¿ Y reconocer que Rusia es otro Occidente muy específico y que no se reduce al Occidente con fundamento romano-católico y protestante?

¿No es hora de reconocer que tanto el concepto de la Tercera Roma, como el concepto del comunismo ruso son manifestaciones particulares de un único gran concepto de desarrollo del ser humano y de la humanidad sobre bases fundamentalmente distintas a las que tiene el mundo Occidental romano-católico y protestante?

Nosotros insistimos en que el reconocimiento de esta circunstancia fundamental (y en algún sentido el arrepentimiento por su temporal abandono soviético tardío y postsovietico) debe ser la base del nuevo curso de Rusia.

Este curso se puede llamar el curso a la obtención de nuestra identidad alternativa, o curso hacia el distanciamiento estratégico con el Occidente, o curso hacia la nueva guerra fría o guerra fría 2.0.

Con decisión declaramos que en este planteamiento no hay nada de compulsión militarista. Al contrario, nosotros queremos garantizar la paz con el Occidente por vía del reconocimiento de nuestra alteridad y la conformación de un nuevo tipo de relaciones, construido en base a las diferencias entre dos sujetos con liderazgo mundial que mantienen un diálogo: Occidente y Rusia.

Nosotros no queremos con esto empujar a Rusia a la guerra. Nosotros queremos salvarla del deslizamiento convulsivo y sin sentido hacia un estado de preguerra, y después al estado de guerra. Nosotros no llamamos al pasado, llamamos a mirar hacia el futuro, liberando nuestro pasado de los condicionamientos históricos para apoyarnos en su sentido más profundo.

Estamos convencidos, que con este inevitable e irreversible empeoramiento de la situación internacional, condicionada por las nuevas acciones de EEUU y por la servil aceptación de las élites europeas gobernantes, el occidentalismo ruso y el patriotismo ruso ya no pueden ser combinados.

Y que aquellos que aman a Rusia, eligiendo entre la fidelidad a Rusia occidentalista y la fidelidad a su deber patriótico, elegirán el deber patriótico.

Aquellos que elegirán la otra opción ya no tendrán que coexistir maliciosamente con las fuerzas verdaderamente patrióticas, ni declarar su patriotismo pro-occidental. El patriotismo pro-occidental ya está en el pasado. Por delante tenemos una nueva época con sus propias prioridades. O esto o la destrucción de Rusia y del mundo.

Estamos convencidos, asimismo, que un lugar especial en esta respuesta a los nuevos retos y amenazas está asignado al presidente de Rusia y a su líder nacional Vladimir Putin.

Por un lado, el Occidente de facto desató la caza de Putin, es decir desató una campaña sin precedentes de demonización del líder ruso.

Por otro lado el propio Vladimir Putin, defendiendo a Rusia pone en marcha actos concretos en diversos ámbitos, y realiza un camino que es muy difícil definir como pro-occidental. Es necesario pasar de acciones concretas aisladas que por si mismas no pueden conformar un proceso estratégico alternativo, a la formación de este camino estratégico alternativo, a la conformación de un camino que se base en los nuevos principios filosóficos generales.

Es un paso difícil para un patriota-occidentalista ruso. Pero en este momento ya no hay ninguna posibilidad de evitar dar semejante paso. Y la cuestión no solo está en su destino político concreto. En la mesa están los destinos de Rusia y del mundo.

Rechazando la justicia juvenil, Vladimir Putin da uno de los pasos más importantes en el sentido del rechazo de Rusia al nuevo Occidente antifamiliar e inmoral, al que incluso los lideres cristianos occidentales, siempre abiertos a compromisos, ya llamaron “civilización de la muerte”.

Pero esta postura de principio del presidente en el tema mencionado, es saboteada por un amplio sector de la burocracia pro-justicia juvenil y pro-occidental. En cuanto Putin aparta a Rusia de la catástrofe de la justicia-juvenil, el sistema burocrático con su potente segmento pro-occidental profundamente enraizado dentro, empuja al país en dirección contraria.

¿Y no es esta la tragedia de la Rusia actual?

¿Puede esto quedarse solo dentro del importantísimo ámbito familiar y juvenil?

Porque al fin y al cabo esta cuestión solo es una manifestación particular de algo mayor. En la actualidad, el Occidente arrastra al mundo a la deshumanización.

Y nosotros estamos convencidos de que las raíces de las tecnologías juveniles, -que se imponen y al que se le hace propaganda en los países occidentales- se encuentran en el pasado fascista de la humanidad.

Pero, ¿es probable que estemos exagerando el conflicto entre las acciones anti-“juveniles” del presidente y las acciones pro-“juveniles” del sistema burocrático, infectado por el occidentalismo “juvenil” como por toda la política occidentalista?

No estamos exagerando nada.

Ya en el año 2013, en el I Congreso de RVS el presidente de Rusia declaró su rechazo a la justicia juvenil y dio ordenes directas para evitarla. Pero a finales del 2016 la justicia juvenil – que de forma maliciosa se introduce desde el sistema burocrático y que miente sobre su nuevo compromiso con valores tradicionales- casi ha vencido.

A finales de 2016 e inicios del 17, nuevas acciones del presidente de Rusia impidieron la victoria de las fuerzas pro-juveniles que juraron lealtad al nuevo Occidente antihumano.

Pero después del estupor temporal de fuerzas pro-justicia juvenil producido por las medidas del presidente que respondió a la alarma del amplísimo sector de la sociedad antijuvenil rusa, sus ordenes de nuevo están siendo saboteadas por las mismas fuerzas. Además son insuficientes los pasos antijuveniles ya realizados por el presidente. Hace falta una nueva estrategia familiar y un nuevo sistema de acciones para el desmontaje de los marcadores (leyes o reglamentos-trampa ocultos) pro-juveniles ya introducidos, construidos tanto en base de leyes, como en base a reglamentos y recomendaciones metodológicas. Hace falta un nuevo sistema de penalizaciones legales, sin el cual los funcionarios pro-juveniles seguirán considerando a los niños como mercancía que se vende tanto en el mercado gris, como en el mercado negro.

Por suerte para Rusia y por la iniciativa personal del presidente de la Federación Rusa se detuvo la introducción de la ley juvenil mas venenosa, que popularmente fue denominada “la ley de los cachetes”.

Pero de una manera mas oculta y no menos peligrosa que introduce las tecnologías juveniles en Rusia, es la Ley Federal Nº442 -“Sobre las bases del funcionamiento de los servicios sociales para los ciudadanos en la FR”-, que permite obligar a los padres y madres a aceptar acuerdos forzosos de estos servicios sociales, que en realidad y como en la practica se demuestra, es otra forma de la misma violencia antifamiliar, solo que algo mas velada.

Ninguna actuación puntual de resistencia a las tendencias “juveniles” podrán pararlas si los cambios en la política familiar se realizan sin participación del poder representativo y sin consultas con la sociedad. No se podrán parar si estos cambios son introducidos por la burocracia pro-juvenil con ayuda de reglamentos ilegales e instrucciones, e incluso con ayuda de manuales de los que copian ideas “juveniles” occidentales, y que la burocracia por occidental considera incluso por encima de la ley.

Con la excusa de la obligatoria “colocación familiar” de los niños que se quedan sin el amparo de sus padres y madres, se ha creado un “mercado de niños” en el que están muy interesados sus promotores. Se observan actuaciones ilegales masivas generadas por los trabajadores del patronato y la custodia, cuya raíz se encuentra en el interés por el dinero público que se reparte para la “defensa de derechos” y la “defensa contra la violencia”. El interés material de los integrantes y promotores de este mercado lleva a la destrucción de las familias y al sufrimiento de la gente. La práctica de las “familias de pago” lleva a la discriminación de la familia natal y a su destrucción. Para conseguir niños para este mercado se utilizan medidas capaces de transformar las normas éticas y morales de la sociedad, instalando los “baby-boxes” que sirven de forma “civilizada” desechar a sus propios hijos.

Valorando las perspectivas de los procesos que suceden en el mundo y en Rusia, nosotros entendemos que en la destrucción de la familia se esconde una amenaza directa al Estado ruso. La renuncia a la ideología estatal, fijada en la Constitución, prácticamente abandona la formación de las nuevas generaciones a su suerte. En esta situación sólo la familia, la tradición y un fuerte vínculo entre las distintas generaciones puede salvar a los niños de la influencia de las ideas destructivas del extremismo y darles el sentido de vida compatible con la existencia del país.

Reconociendo algunos avances positivos en la interacción del poder y la sociedad en el ámbito de la política familiar, también constatamos que estos avances son insuficientes para cambiar el rumbo de la política familiar hacia un rumbo capaz de salvar a las familias rusas (y en consecuencia al Estado ruso).

Los informes presentados demuestran de forma contundente la relación entre la política familiar que promueve el estado y la orientación de gran parte de la élite rusa hacia la “entrada al Occidente”. La resistencia de la sociedad a la introducción de las normas occidentales, tan destructivas para la familia, llevó al cambio de la retórica de los partidarios del sistema juvenil, pero no al cambio de la esencia de sus actos. Hacen proclamas de palabra sobre el valor de la familia como institución básica, pero no realizan ningún acto en defensa de la familia y no impiden la introducción en Rusia de las tecnologías juveniles.

Estamos convencidos de que solo es posible garantizar la defensa de los niños en Rusia por la vía de la corrección de las causas del malestar familiar, y no combatiendo sus consecuencias. Y con la obligatoria prevención de cualquier intromisión de los funcionarios en la vida de las familias. Estamos convencidos de que si se continúa con la política actual en el ámbito familiar y de la infancia será inevitable la ruptura de la continuidad cultural y moral entre generaciones, lo que conllevará al debilitamiento del Estado. Los mítines recientes de la oposición contra el sistema mostraron que los enemigos de Rusia utilizan por todo lo alto a los adolescentes para desestabilizar la situación político-social en el país.

Haciendo hincapié en que es inadmisible la utilización de los niños como arma para alcanzar los objetivos de alguien, hemos mostrado la razón principal de la participación de los niños en los eventos que desestabilizan el país. Estos hechos son el resultado de los cambios en el sistema de educación y enseñanza que llevan a la formación de miembros de la sociedad que no pueden pensar por si mismos y a los que es fácil manipular. A diferencia del sistema de educación y enseñanza soviético, -orientado tanto a la asimilación de conocimientos acumulados por la humanidad, como a lograr pautas morales elevadas y a desarrollar las capacidades de los niños en relaciones de amistad y de actividad colectiva eficiente-, el sistema actual tiende a crear al hombre “atomizado”, preocupado solo por su propio beneficio y sus propios intereses.

El traspaso del sistema educativo al así llamado sistema de “educación orientada al individuo” conduce a una inferioridad de conocimientos y a una fuerte reducción de perspectivas filosóficas e ideológicas, lo que limita la posibilidad de los adolescentes para reaccionar adecuadamente ante los acontecimientos que les rodean.

El proceso de educación de los niños en los colegios se dificulta por la sustitución del colectivo pedagógico por los psicólogos y mediadores escolares. La educación de los niños fuera del colegio se entorpece más aún por el reformateo de las bibliotecas, que reducen el ámbito del ocio intelectual de los niños y que llevan a la alienación de la cultura.

Gran parte de la industria televisiva hace propaganda (de facto presenta y propagandiza las nuevas normas) de las conductas profundamente amorales y anticulturales como condición imprescindible del consumo y del logro “de prestigio”. Esto forma en muchos niños y adolescentes opciones “amorales” en la elección de sus objetivos de vida.

Declarando nuestra posición patriótica, estamos obligados a reconocer que la situación actual en el país, junto a la situación internacional, crea un peligro mortal para la existencia de la Federación Rusa como sujeto unitario.

La evidente orientación de considerable parte de la élite nacional hacia el Occidente como modelo a imitar, impide la reacción adecuada a los retos que afronta Rusia. Estamos convencidos de que si se continúa el curso actual, Rusia como estado independiente dejará de existir, sea por medio de capitulación directa o por destrucción en la guerra, ya que la renuncia a capitular sin el cambio de rumbo del movimiento del país hace inevitable una guerra “caliente”.

Y al fin y al cabo no podemos dejar de preguntarnos si las nuevas condiciones de la oposición de la burocracia pro-occidental y del presidente se van a desarrollar solo en el estrecho -aunque muy importante -ámbito familiar. O con la inminente escalada de las relaciones entre Rusia y el Occidente tendrán un carácter más amplio , convirtiéndose poco a poco de sabotaje encubierto en una abierta rebelión.

En este caso -altamente probable- solo es posible la formación de una inteligente e ilustrada autodefinición de Rusia, que se sostenga en una clara formulación de la diferencia entre la identidad rusa y la identidad occidental. Y sobre todo una clara diferenciación entre la Rusia de hoy y el nuevo Occidente antihumanista que se está formando ante nuestros ojos, que pueda dotar al sistema de nuevos contornos y evitar en Rusia rebeliones y smutas1, creadas por las acciones de fuerzas sistémicas pro-occidentales, que hicieron su elección y renunciaron a servir a Rusia en favor del servicio al Occidente.

Nosotros, los participantes en el Congreso “La catástrofe que nos amenaza y cómo combatirla”i, preocupados por el destino de nuestra Patria común y comprendiendo el peligro mortal de cualquier demora en el cambio del curso, consideramos necesario declarar lo siguiente.

1. Dirigiéndonos al Presidente, al gobierno de la Federación Rusa, a la Duma estatal y al Consejo de la Federación, nosotros insistimos en la necesidad de aprobar las siguientes medidas:

1.1. En el ámbito de la definición de metas estratégicas globales:

Primero – expresar en nombre de Rusia una profunda preocupación por aquellas transformaciones que realiza el Occidente. Mostrar de forma convincente, que el nuevo Occidente, en su esencia, se ha transformado profundamente, atentando contra sus propios ideales del pasado. Que está creando un nuevo culto antihumanista:

  • consumismo desenfrenado;

  • formas extremas de egoísmo e individualismo;

  • inmoralidad beligerante.

Que rompiendo la cadena de generaciones está formando:

  • culto a la violencia y crueldad;

  • culto de renuncia a todos los mandamientos de todas las religiones mundiales, que conformaron la gran cultura humanista clásica.

  • culto al hedonismo, que amenaza con una profunda y irreversible descomposición moral de individuos separados y de las comunidades humanas;

  • culto del relativismo ético extremo, que borra las diferencias entre el bien y el mal.

Segundo – declarar en nombre de Rusia la inadmisibilidad de la destrucción de los estados nacionales y de los atentados contra la soberanía nacional de los países. Hacer un llamamiento para volver al cauce de relaciones internacionales, sufridas y forjadas en el fuego de guerras mundiales y que elevan como principio supremo el derecho de cada pueblo a la definición independiente de su destino histórico y de las formas de organización política de su sociedad.

Tercero – expresar nuestra extrema preocupación por la conversión de la democracia de un instrumento muy valioso que los pueblos usan para definir sus objetivos en algo definitivo y valioso por si mismo. Los pueblos tienen derecho a la organización democrática u de otro tipo. El principio superior para la humanidad no es la democracia, sino el humanismo y el desarrollo. Cualquier cambio de estos principios por otra cosa es un atentado al derecho principal del ser humano y de las comunidades humanas al derecho al ascenso/desarrollo humano e histórico.

Cuarto – expresar la extrema preocupación por la quiebra de facto del derecho internacional, por la sustitución del derecho por el principio arcaico, según el cual tiene razón el mas fuerte.

Quinto – insistir en el principio de presunción de inocencia en todo lo referente a las relaciones internacionales.

Declarar la inadmisibilidad de la sustitución de las investigaciones internacionales serias por las campañas mediáticas difamatorias sin pruebas, que llevan a cabo los medios de comunicación globales de nuevo tipo. Declarar la inadmisibilidad de estas ideas antihumanas, como la idea de posthumanos, postverdad, posthumanismo y del fin de la historia. Declarar que el apoyo de estas ideas con su inserción en las practicas internacionales y con su transformación en el nuevo ideologismo “post-ideologico” es el prólogo del nuevo fascismo.

Sexto – declarar que es totalmente inaceptable cualquier tipo de excusas del nazismo histórico y del fascismo. Que es totalmente inaceptable igualar el comunismo y el estalinismo con el nazismo. Declarar como totalmente inaceptable la reescritura de la historia. Declarar de forma indiscutible que los pueblos de Rusia decidían y seguirán decidiendo su camino en base al respeto a su historia, renuncia a la demonización de cualquiera de sus periodos históricos, la comprensión de la unidad de su destino histórico, de su particularidad histórica, de su lugar histórico único en la sinfonía de pueblos y Estados.

Septimo – dirigirse a todos los pueblos y Estados, hacia toda la gente de buena voluntad con el llamamiento de resistencia a todas las tendencias de la deshumanización del ser humano, a todas las tendencias de construir una humanidad de varios niveles, fundamentada en la negación de la unidad de la especie humana y que por esto y sin alternativas lleva al resurgimiento del fascismo.

Octavo – llamar a la unidad de todas las fuerzas sanas en base de la renuncia a la arcaizasión y deshumanización y apoyar la ideología conservadora humanista sana, ajena a la rigidez y que considera como máximo valor el humanismo y el desarrollo del ser humano y de la humanidad. Declarar la necesidad de creación de una unión de las fuerzas de izquierda y fuerzas conservadoras por la defensa del humanismo contra los atentados de aquellas fuerzas que hablan sobre el fin de la historia, sobre los post-humanos, y oponernos a las fuerzas que promueven la nueva arcaizasión y el regreso en la periferia mundial, que son las fuerzas que intentan introducir en el mundo el nuevo fascismo.

1.2. En el ámbito de la política familiar:

Primero – cortar las tendencias de la imposición de los políticos y funcionarios rusos de las tecnologías occidentales en el ámbito de la familia e infancia. Retirar de los órganos del poder a los partidarios y los transmisores de estas tecnologías occidentales.

Segundo – considerar a todas las organizaciones que trabajan en el ámbito del apoyo social y de defensa de los ciudadanos, defensa de la maternidad y de la infancia y que reciben fondos del extranjero, así como las que llevan a cabo programas en colaboración con organizaciones extranjeras e internacionales, como agentes extranjeros, ya que su trabajo en este ámbito tiene objetivos políticos.

Tercero – introducir cambios a la Ley Federal Nº442 “Sobre las bases de prestación de los servicios sociales a los ciudadanos de la Federación Rusa” que pretenden imponerse forzosamente a la población por parte de las Organizaciones sin ánimo de lucro “de orientación social”.

Cuarto – fijar a nivel legislativo la presunción de inocencia de padres y madres, determinando que todas las acciones y decisiones de los parientes en relación a sus hijos se consideran de buena fe y realizados por el bien del niño, hasta que no se demuestra lo contrario y confirmado por un juzgado.

Quinto – fijar responsabilidad penal por una intromisión ilegal a la familia.

Sexto – reconocer como el principal contenido de la política familiar estatal no el control de las familias, sino el apoyo a la familia biológica con estímulos materiales e inmateriales, con la creación de un medio social e informativo sano.

Séptimo – orientar la política familiar a la reducción y rápida liquidación de las “familias adoptivas remuneradas” como forma de colocación de huérfanos.

Octavo – hacer revisión de los reglamentos, que amplían las potestades de los funcionarios para su intromisión en las familias y anular estos reglamentos. En particular anular el reglamento de Moscú sobre la “Interacción entre departamentos para el “revelado” de familias problemáticas, organización de trabajo con familias problemáticas que se encuentran en el estado social peligroso (en difícil situación familiar)”, que funciona desde el 1 de enero de 2011, así como reglamentos semejantes en otras regiones.

Noveno – fijar a nivel legislativo derecho de las familias a la elección de métodos de carácter educativo, que no infringen daños para la salud del niño.

Décimo – para evitar el conflicto de intereses apartar a los órganos de custodia y patronato de cualquier trabajo con familias que no están bajo patronato, incluyendo la retirada de los niños de las familias.

Onceavo – acabar con la interacción entre departamentos para la detección de familias problemáticas” y pensar un sistema de control de cada uno de los departamentos, que trabajan en el ámbito de relaciones familiares, que estimula su control mutuo y garantiza ausencia de intereses de terceros.

Doceavo – prohibir a nivel legislativo la introducción de los así llamados “baby-boxes” para evitar el tráfico “civilizado” de los niños;

Treceavo – acabar con el funcionamiento en la Federación Rusa de los juzgados juveniles, que funcionan en regiones -piloto, como órganos inconstitucionales del poder judicial.

Catorceavo – restablecer las prácticas de curación obligatoria del alcoholismo y drogadicción por la orden de un juzgado para los padres, madres y otros miembros de familia que se encuentran en situación social peligrosa.

1.3. En el ámbito de educación:

Primero- restablecer el sistema de educación nacional único y de educación especial (correctivo), entre ellos el sistema de centros educativos especializados, que garantizan a los alumnos con deficiencias en el desarrollo la educación, enseñanza, tratamiento médico que ayuda a su adaptación social e integración a la sociedad.

Segundo- tomar medidas para el desarrollo de libros de texto en base de los métodos soviéticos, que a su vez son metódos clásicos de enseñanzas perfeccionadas, tradicionales en Rusia, y garantizar a los colegios la posibilidad de elegir estos libros de texto en el transcurso de la elaboración del programa de estudios.

Tercero – parar la optimización de las bibliotecas y su reconversión en centros de entretenimiento.

Cuarto – parar la sustitución de educadores y profesores por los psicólogos escolares y mediadores, transferir el acento en la educación para la ciudadanía de estudios de sus derechos a estudios de sus deberes.

Quinto – a nivel legislativo prohibir la participación de menores de edad sin acompañamiento de sus padres en eventos callejeros de masas.

1.4. En todos los cambios enumerados para la política rusa en cuestión de legislación familiar y educación RVS está preparado introducir propuestas de leyes concretas.

2. Con el fin de hacer una aportación al cambio de la política familiar y al sistema educativo de Rusia por parte de la sociedad civil apuntamos los siguientes objetivos en las actividades de RVS:

2.1. Presentar al Presidente un informe alternativo con el análisis de las practicas de retiradas de niños de las familias y de intervención abusiva e ilegal a la familia por parte de los órganos del patronato de protección de infancia y custodia.

2.2. Seguir trabajando en los proyectos en curso de RVS (proyecto “Pasos de la historia”, proyecto de actualización de libros de texto soviéticos para su adaptación a las realidades actuales, etc.);

2.3. Seguir con la participación de los expertos de RVS en las mesas redondas y conferencias de diferente nivel para el desarrollo y debate de iniciativas legislativas y análisis de procesos en el ámbito de la política familiar y educación en Rusia;

 2.4. Reformar trabajo informativo para la sociedad sobre el peligro de copiar de forma poco critica las tecnologías occidentales en el ámbito de la familia, educación y cultura para la estabilidad social y política e integridad nacional de Federación Rusa.

Aprobado por unanimidad en el III Congreso de RVS, celebrado en Moscú el 15 de abril de 2017.

Fuente: Rossa Primavera News Agency


iCon estas palabras comienza Lenin el artículo escrito entre el 10 y el 14 de septiembre de 1917 y constituye de hecho un programa para la toma de acción. “La catástrofe…” fue redactada a continuación de la primera carta de Lenin dirigida al Comité Central bolchevique, reclamando imperiosamente pasar a la acción y organizarse.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on VKEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Website

uno × 5 =

Loading Facebook Comments ...