Fidel ha muerto. ¡Viva Fidel!

Fidel ha muerto. ¡Viva Fidel!

En Fidel se entrelazan con gran fuerza la Liberación Nacional con la gran Idea Roja, principios de gran relevancia para toda la humanidad. Es en esta síntesis está la gran oportunidad de resurgimiento de la esperanza y de la Victoria. Una pequeña isla, Cuba, y Fidel nos muestran que esta Victoria es posible.

¿Cuál es el camino que nos muestra la existencia y hoy la muerte de Fidel Castro? Hoy no solo entierran a una gran persona. Se va el ultimo héroe rojo. Tenemos que comprenderlo si tenemos voluntad de vivir en la Historia.

¿Se puede considerar la vida de Fidel solo como un grandioso pasado? Esto seria una gran capitulación. Y seguramente Fidel, dejando este mundo, pero guardando con él algún contacto, no lo aprobaría.

Su herencia no es solo memoria y que los que quedamos vivos gritemos: “¡Que pena que se va el último de los grandes héroes rojos!” . El Principio Rojo, el principio de la lucha y de la resistencia a la opresión no abandona a la humanidad. Más que una despedida de Fidel, afirmamos la lucha porque si no esto se convertiría en la despedida de la Historia. Y con esto, la despedida del humanismo. Es decir, del sueño sobre el Hombre Nuevo y de las nuevas vías del desarrollo y ascenso del genero humano.

Nuestro trabajo es resistir a que el héroe, el heroísmo, la historia y el humanismo abandonen nuestra existencia. Y resistimos tomando su relevo. Fidel ha muerto. ¡Viva Fidel! El héroe ha muerto. ¡Viva el heroísmo! Solo así podemos honrarlo.

Fidel es el héroe de una Gran resistencia. Es el héroe que representa a esta Gran Resistencia y sus posibilidades. Claro que se trata de la resistencia al imperialismo global y al norteamericano en especial. Por un lado Fidel y la pequeña isla de Cuba, del otro lado un enorme país, Estados Unidos con sus aspiraciones y sus grupos de apoyo globales.

Durante mucho tiempo dijeron que la Cuba roja solo se mantenía por el apoyo de la URSS y que se derrumbaría junto a la URSS.

La URSS se derrumbó en 1991. La pequeña Cuba, dirigida por Fidel Castro ha resistido sin la URSS un cuarto de siglo. Y durante este tiempo no hizo ninguna concesión estratégica a su poderoso global antagonista. Esto se logró gracias a que Fidel, siendo un gran héroe, llevaba dentro un enorme potencial nacional y de importancia global, de Resistencia. Por definición esta Resistencia solo puede ser roja. Porque solo lo rojo puede ofrecer una alternativa a aquel modelo del mundo y aquel tipo de humanidad, para ser mas precisos de la inhumanidad, que marcan los EEUU como la fortaleza global del capitalismo mutante.

La resistencia clásica burguesa fue posible y es importante. Desde la caída de la URSS tiene incluso mayor importancia. Pero es históricamente inconsistente. El capitalismo clásico burgués no puede existir plenamente en el contexto que marca el capitalismo mutante global con los EEUU como la nueva Roma global. El capitalismo clásico no podrá vencer este reducto del capitalismo mutante. Ni tampoco volver a su estado clásico. Su lucha es sólo defensiva. Es importante que se libren estas luchas, que en el transcurso de estas batallas se debiliten las fuerzas morales, intelectuales, el poder y la fuerza de esta nueva Roma global. Pero sin una alternativa estratégica que proponga el camino del ascenso del ser humano, el nuevo desarrollo, el nuevo humanismo, la Roma global puede vencer a sus enemigos dentro del capitalismo clásico. Tarde o temprano los vencerá. Y aquí es muy importante porque si esto sucediera, sería con grandes perdidas para esta Roma global.

Pero frente a este factor es mucho mas importante saber si podrá desenvolverse un nuevo heroísmo rojo, que tomará el legado de las manos de Fidel como el ultimo gran representante del heroísmo rojo.

¿En que nuevos territorios geográficos y en que sentidos se desenvolverá este nuevo heroísmo? ¿En que nuevas formas se desarrollará? ¿Como estarán relacionadas estas formas con el heroísmo rojo de Fidel y su ejercito cubano?

Para responder a esta pregunta una vez mas hay que mirar atentamente el contenido de aquello que se puede llamar precisamente la variante de la resistencia roja de Fidel.

Se puede empezar por el gran ejemplo que dan Fidel Castro como persona y Cuba como ejemplo para todo el continente; su significado para el futuro de toda la humanidad aun no está comprendido. Me refiero a América Latina. Porque nadie pondrá en duda que Fidel y Cuba para toda América Latina tienen un significado sagrado. Y aquí no es importante que orientación tiene este u otro país de América Latina. Incluso si algún país se orienta en su desarrollo a algo bien distinto del modelo rojo cubano, este país de cualquier manera venera a Cuba y a Fidel. Por supuesto que no hablo de la quinta columna estadounidense dentro de estos países, sino de los amplios sectores populares. Porque a diferencia de los amplios sectores populares en la sociedad rusa o los mismos grupos en Europa las amplias capas de la sociedad latinoamericana comprenden muy bien que los EEUU están enfocados solo a la exterminación de aquellos estados en los que estos grupos sociales viven, y especialmente de estas amplias capas sociales. La vecindad tan cercana con EEUU demostró a todos los latinoamericanos quién es este terrible Gran hermano norteamericano y qué quiere de sus hermanos pequeños.

El rostro de este Gran hermano se presentó con toda su sincera e implacable repugnancia. El frío e implacable amo estadounidense privó de todos los derechos humanos al esclavo latinoamericano. Este esclavo no tiene derecho a una vida plena, no tiene derecho al desarrollo, no tiene derecho a la humanidad. Solo hay vacías divagaciones sobre los “derechos humanos”, pero el sentido real de esos “derechos” es la opresión de los esclavos y de cualquier intento de defender al menos pequeñas migajas del derecho realmente importante: su derecho al ascenso como ser humano. Los amos estadounidenses sin pudor alguno, quitaron este derecho a los esclavos latinoamericanos.

Fidel se reveló en contra de esto. Fue uno de aquellos que con increíble fuerza venció el desafío de la opresión estadounidense y fue capaz encontrar en el fondo del sufrimiento la respuesta adecuada.

Carlos Puebla – Y en eso llegó Fidel

¿Después de la caída de la URSS dónde y cómo se mantuvieron vivos los sentidos rojos? ¿Por qué no sobrevivieron en Polonia, Alemania, Francia, Grecia, Bulgaria y si se han mantenido en Vietnam, Corea del Norte, en Cuba y en la propia China? Estos componentes rojos se mantuvieron solo en aquellos lugares donde se unieron los sentidos rojos con los de liberación nacional. Allí donde lo nacional fue pisoteado, como en Asia o en América Latina, los sentidos rojos no podían sino unirse con los de liberación nacional. Mao Zedong no solo fue un líder comunista. Era el único líder real de la lucha por la liberación nacional de China. No solo líder de la lucha con los invasores japoneses, sino también con todos aquellos amos occidentales que enviaron sus ejércitos a China. Y aquí fueron iguales Mao Zedong y Hồ Chí Minh, y Fidel Castro, que nos acaba de dejar, pero que quedará para toda la humanidad como un símbolo de aquella fundamental resistencia a la esclavitud absoluta que pretende el Gran hermano.

¿Creía Fidel en el comunismo de corte marxista? Para nosotros la enseñanza de Fidel, su gran herencia consiste en que la fe de Fidel en el comunismo fue libre del fundamentalismo ortodoxo pseudo-marxista. No del marxismo como tal, sino del dogmatismo. Precisamente Fidel fue aquel líder que apoyó todo lo nuevo en el marxismo y el comunismo. Y una de estas cosas nuevas fue la Teología de Liberación.

Probablemente después de la muerte de Fidel en Cuba empezarán ciertas transformaciones. Pero estas nunca provocarán la renuncia del pueblo cubano a sus logros reales. Son logros enormes. El pueblo cubano sabe quien es el Gran hermano. Y a diferencia de la población de la tardía Unión Soviética los cubanos nunca creerán ninguna promesa estadounidenses.

Fidel formó a la nación. Y ahora todo depende de la solidez de lo formado. Y lo que se pudo formar está entrelazado con las fundamentales tradiciones del pueblo cubano. Un pueblo muy complejo a pesar de su aparente sencillez. Un pueblo incluso en algo misterioso.

Fidel fue hijo de su pueblo y a la vez el padre de la nación en aquel mejor sentido de la palabra que no tienen nada que ver con vulgares etiquetas. El padre de la nación llamaban a muchos. Pero Fidel lo fue de hecho.

El ultimo gran héroe rojo ha muerto. ¡Viva el nuevo heroísmo rojo, para la creación del cual este héroe aportó tanto!

 

 

Sergey Kurginyan

30 de noviembre de 2016

Columna del redactor jefe

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on VKEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Website

Nueve − tres =

Loading Facebook Comments ...