¿Recuerdan los panes polacos?…

Parlamentos de Ucrania y Polonia y Lituania aprueban resolución culpando a la URSS por el inicio de la la IIGM y llaman a sus socios europeos mostrar la unidad y solidaridad y proteger a Europa de la agresión de Rusia.

El 20 de octubre la Rada suprema de Ucrania y el Sejm de Polonia aprobaron la Declaración de memoria y solidaridad de los parlamentos de Ucrania, Polonia y Lituania en la que entre otras cosas se habla sobre la responsabilidad de la URSS por el inicio de la II Guerra Mundial. A favor de esta resolución en Ucrania votaron 243 diputados. En Polonia 367 diputados. En Lituania esta declaración será puesta para la votación en el nuevo parlamento, debido a las elecciones.

222

333

 «Llamamos la atención al hecho que el pacto de Molotov–Ribbentrop del 23 de agosto de 1939 firmado entre dos regímenes totalitarios -el comunista soviético y de Alemania nazi llevó a que el 1 de septiembre estalle la Segunda Guerra Mundial, producida por la agresión de Alemania a la que el 17 de septiembre se ha unido la Unión Soviética»,dice la declaración.

 Todo esto al fin y al cabo lleva a una clara meta: “Subrayamos la necesidad de las acciones coordinadas en el marco de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)3», – reza la declaración .

Animamos a todos los socios europeos mostrar su unidad y solidaridad internacional para defender a la Europa unificada de la agresión exterior. Llamamos a los pueblos de toda Europa recordar las causas y las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, así como tomar esfuerzos unidos para defender la seguridad y la libertad”.

¡Bonitas palabras! Pero ya nos podemos acostumbrado que tras las bonitas palabras se esconden feas intenciones y oscuros actos. En este caso pretenden una vez mas cambiar nuestra historia. Y por supuesto Polonia, ya no la primera vez en la historia, mira con apetito a Ucrania como posible territorio de ampliación de sus fronteras en su proyecto de la Gran Polonia de mar a mar (del mar Báltico al mar Negro). Y Ucrania, con tantas ganas de entrar a la UE parece que también juega con esta idea.

Pero…

¿Recuerdan los panes4 polacos?..

A lo largo de ya varios años los polacos desatan la histeria en masa al respecto del «golpe por la espalda de la URSS a la Polonia combatiente». Bajo este “golpe por la espalda” se refieren a la entrada del Ejercito Rojo al territorio de Bielorrusia Occidental y Ucrania Occidental el 17 de septiembre de 1939. Muchos polacos hoy en día consideran que este hecho era incluso mas trágico que la agresión de Alemania nazi del 1 de septiembre. ¡Como no! Una cosa cuando te invade el vecino occidental “civilizado” y otra cosa que los “sangrientos asiáticos” se atrevieron atentar contra la integridad de Polonia.

Los «defensores de derechos humanos» rusos acompañan a los polacos aullando a toda voz, todos estos “memoriales” echan cenizas a la cabeza y nos animan arrepentirse y culparse por el “crimen sangriento” contra la libre y tan generosa en becas y subvenciones Polonia. Semejante “arrepentimiento” es la suerte de los vencidos. Y nosotros somos los descendientes del país Soviético y tenemos que comprender, que día fue este, el 17 de septiembre de 1939. ¿Qué acontecimientos le precedían? ¿Qué provocó la entrada del RKKA5 a Polonia?

Hasta el año 1915 el Reino de Polonia entraba al Imperio Ruso. En la Primera Guerra Mundial fue completamente ocupado por Alemania, y al finalizar la guerra recibió su independencia. Tales vueltas de la historia a muchos les dieron vértigo. Ellos empezaron a imaginarse una Polonia «de mar a mar, desde Finlandia hasta las montañas de Caucaso». La expansión se planeaba llevar a cabo por vía de ocupación armada de Bielorrusia y Ucrania, que para aquel entonces junto a Rusia estaban en las llamas de una guerra civil y la intervención extranjera.

444

 1920. Territorios de Ucrania y Bielorrusia ocupados por Polonia.

En 1919 los polacos comenzaron la guerra polaco-soviética. Los ejércitos polacos ocuparon parte de Bielorrusia soviética. Al principio la suerte estaba de su lado y tomaron Minsk, Vilno, Kiev. Para el verano del 1920 la iniciativa pasó al Ejercito Rojo, el 10 de junio polacos tuvieron que huir de Kiev. Y corrían tanto, que ya a principios de agosto el Ejercito Soviético estaba cerca de Varsovia. Pero la suerte militar es muy cambiante, con un fuerte contraataque los polacos desplazaron a las unidades del Ejercito Rojo lejos de su capital. Rusia soviética en 1921 firma un acuerdo de paz en el que bajo control de Polonia quedan los territorios de Bielorrusia Occidental y Ucrania Occidental.

555

1921. Según el acuerdo de Paz de Riga entre Polonia y la URSS parte de los territorios fronterizos de Bielorrusia y Ucrania quedan integrados a Polonia.

En transcurso de aquella guerra como prisioneros al cautiverio polaco fueron tomados 157.000 soldados de ejercito rojo. Después de la firma de paz volvieron solo 76.000 prisioneros. El resto murieron en el cautiverio de hambre, frío, enfermedades y un trato inhumano de los guardias. Con la aprobación del poder polaco los campos de prisioneros de guerra se convirtieron a los campos de la muerte. Estos son los testimonios de los supervivientes: «Con la comida que se da en los campos ninguna persona sana podrá existir», «En el campo reina el hambre, trabajos agotadores, crueldad inhumana que a menudo llega a asesinato directo de nuestros prisioneros para diversión de los guardias borrachos», «A los que se niegan ir a trabajar empezaron a matar, haciéndolo delante de todos los demás prisioneros», «El comandante se dirigió a nosotros con un discurso: No tengo derecho a mataros, pero os voy a alimentar de tal forma que moriréis por si mismos», «Yo he perdido externamente toda la dignidad humana, las humillaciones son indescriptibles, solo gracias a la casualidad fue salvado». Mas de 80.000 prisioneros del Ejercito Rojo fueron exterminados en los campos polacos. Exterminados solo por ser del ejercito rojo, comunistas, rusos, bielorrusos, ucranianos. ¡Memoria eterna para ellos!

Bielorrusia occidental y Ucrania occidental, al convertirse en parte de Polonia empezaron a sufrir políticas de “polonización”, mejor dicho de colonización. Los polacos consideraban sus territorios orientales como colonias. Allí se enviaban los veteranos de la guerra polaco-soviética, los así llamados «osadniki» (de osada – bloqueo, cerco militar). En los 20 años de entreguerras se mudaron allí alrededor de 300 mil. Osadniki se dotaban de poderes de policiales, estaban en la mayoría absoluta de los cargos públicos en el sector estatal y recibían las mejores tierras.

La población autóctona se consideraba como un obstáculo. El gobierno polaco declaró que dentro de 50 años allí no habrá ni huella de algo bielorruso. Hacia el año 1923 de 3514 colegios bielorrusos fue cerrado el 99%, quedaron solo 32, y para el año 1939 no quedaba ninguna. La misma suerte corrieron las instituciones culturales y organizaciones sociales. En tierras ucranianas la situación no era mejor. En Volonia, donde el 80% de la población eran campesinos ucranianos de 2000 colegios ucranianos quedaron solo 8.

La polonización de Bielorrusia occidental y de Ucrania occidental se reducía a la discriminación de la educación nacional, pago de contribuciones, revisión de propiedades en los pueblos, represión de la independencia cultural y al fin y al cabo a una calmante desigualdad social.

En los años 1930 el gobierno de Polonia empezó activamente acercarse a la Alemania nazi. En 1934 ha sido firmado el pacto polaco-alemán de de no agresión mutua. Los polacos (y muchos “historiadores” rusos) por alguna razón hacen aparentar que nada de esto existió, y si existió “quien se acuerda de lo viejo…”6.

De acuerdo a este pacto Polonia asumía responsabilidades de realizar políticas activas de cooperación con Alemania nazi (pag.1). A parte de esto el gobierno polaco garantizaba al Tercer Reich no tomar ninguna decisión sin acordar previamente con el gobierno alemán, así como proteger en todas las circunstancias los intereses del régimen fascista (pag.2). Pero lo mas sensacional incluso hoy parece el compromiso del gobierno polaco de garantizar un libre transito de los ejércitos alemanes por todo el territorio de Polonia en el caso de que este ejercito tendría que rechazar las “provocaciones” desde el este o noreste (pag.3). Como pago por este colaboracionismo era la fijación de la así llamada nueva frontera oriental de Polonia a cuenta de una parte de tierras bielorrusas y lituanas, que Berlin prometía garantizar «por todos los medios».

Es decir, que en el caso del comienzo de guerra entre Alemania y la URSS Polonia daba su acuerdo de dejar pasar los ejércitos alemanes por su territorio y a cambio recibir parte de su botín militar.

Polonia no solo pretendía a las tierras de Bielorrusia y Ucrania, pero también desde hace tiempo miraba a Checoslovaquia – la región de Teschen7. Aprovechando la desintegración de Checoslovaquia después de los Acuerdos de Múnich8 de 1938 los ejércitos polacos entraron a la región de Teschen. General checo Vekhirek escribió:

«Polacos sin piedad perseguían a los checos, aterrorizaban con despidos, sacaban de sus casas, confiscaban sus propiedades. Todo lo que era checo se destruía. La lengua checa y incluso los saludos en checo estaban prohibidos. Los nombres checos se quitaban incluso de las tumbas. Una fosa común de soldados fue abierta y los restos se tiraron a la basura. Los checos pegaban en las calles. Como resultado de la provincia de Teschen huyeron 30 mil checos».

La opinión común de los políticos europeos al respecto de la ocupación de Polonia de la provincia de Teschen expresó Winston Churchill:

«Polonia con ansiedad de una hiena participó en el robo y la destrucción del Estado de Checoslovaquia».

El apetito llega a la hora de comer y los polacos no tenían intención de limitarse solo a los territorios orientales tomados y con parte de Checoslovaquia. Ellos de nuevo empezaron a soñar sobre una “Gran Polonia de mar a mar”. Como su víctima principal ellos veían a la Unión Soviética. Así en diciembre de 1938 la 2ª unidad (de reconocimiento) del Estado Mayor del Ejercito Polaco se presentó un informe en el que se decía:

«El desmembramiento de Rusia forma base de la política polaca en el EstePor esto nuestra posición posible se reducirá a la siguiente formula: quien tomará parte en el reparto. Polonia no tiene que quedar pasiva en este excelente momento histórico. El objetivo consiste en preparase bien con tiempo físicamente y espiritualmente… La meta principal es el debilitamiento y la derrota de Rusia».

Informes como estos forman la base para la realización de correspondientes planes estratégicos.

A principios de 1939 ministro de Asuntos Exteriores de Polonia Y.Beck fue recibido por Hitler. En el transcurso del encuentro Hitler dijo que «cada división polaca usada contra la URSS significa ahorro de una división alemana» y afirmó que ve «la unidad de intereses de Alemania y Polonia al respecto de la URSS».

Solo una cuestión estropeaba las amistosas relaciones de Polonia y Alemania. Esta cuestión era la antigua ciudad alemana Dánzig, que se encuentra en la orilla del mar Báltico. Después de la Primera Guerra Mundial Dánzig9 fue proclamado “ciudad libre” bajo la tutela de la Sociedad de Naciones. Pero la ciudad donde el 95% de la población eran alemanes se encontraba en el territorio de Polonia y no tenia frontera común con Alemania. Alemania en muchas ocasiones proponía a Polonia cambiar el estatus de Dánzig y proporcionar un corredor directo hasta la ciudad desde Alemania. En respuesta el gobierno polaco contestaba que no puede hacer nada. Para el año 1939 Alemania se convirtió en uno de los países mas fuertes de Europa dejó de preguntar tímidamente y exigió la total anexión de Dánzig a Alemania. En abril de 1939 el representante de Polonia dijo al representante de la Sociedad de Naciones que cualquier intento de Alemania de cambiar el estatus de Dánzig conllevarán la resistencia armada por parte de Polonia. Alemania decidió no esperar la “resistencia armada” y el 11 de abril Hitler firmó el plan “Fall Weiss10.

El 1 de septiembre de 1939 Alemania invadió Polonia, empezó la Segunda Guerra Mundial. En los primeros días se cortó la comunicación entre el Estado Mayor y el ejercito. El 3 de septiembre las fuerzas aéreas polacas dejaron de existir. El 6 de septiembre de Varsovia junto con todo el gobierno huye el presidente Ignacy Mościcki. La movilización fracasó, la población civil está desmoralizada. El 8 de septiembre empieza la batalla por Varsovia. El 17 de septiembre el mariscal del ejército polaco Edward Rydz-Śmigły vergonzosamente huye a Rumania.

Para el 17 de septiembre Polonia como Estado no existía.

La URSS no tenia ilusiones al respecto de Polonia, que declaraba su intención por medios militares tomar las repúblicas socialistas soviéticas de Bielorrusia y Ucrania, que abiertamente usaba el apoyo del Tercer Reich, que explotaba a los bielorrusos y ucranianos que vivían en su territorios ocupados en 1920, que asesinó de decenas de miles de soldados soviéticos. En la segunda mitad de los 1930 el Estado Mayor de la RKKA continuamente informaba al gobierno del país que Polonia es un potencial estado-agressor en relación a la URSS.

Con el inicio de la guerra las unidades fronterizas recibieron ordenes de reforzar la vigilancia de las fronteras polaco-soviéticas. El 9 de septiembre se movilizaron unidades en reserva, ya que la guerra alemano-polaca tomaba carácter amenazante y exigía medidas adicionales para la defensa del país. El 11 de septiembre a los Distritos Militares Especiales de Bielorrusia y Ucrania llegó la orden del despliegue de distritos de mando de campo.

A las 3:00 del 17 de septiembre el comisario popular adjunto de Relaciones Exteriores de la URSS V.P. Potemkin entregó al embajador polaco en Moscú V.Grzybowski en la que se decía:

«La guerra alemano-polaca destapó la inconsistencia interna del Estado polaco. El gobierno de Polonia se ha disuelto y no muestra señales de vida. Esto significa que el estado polaco y su gobierno de hecho dejaron de existir. Con esto dejaron de tener vigencia los acuerdos firmados entre la URSS y Polonia. Abandonada a su suerte y sin dirección Polonia se ha convertido en cómodo terreno para cualquier tipo de accidentes y sorpresas, que pueden suponer amenaza para la URSS. Por esta razón, siendo hasta ahora neutrales el gobierno soviético no puede seguir viendo estos hechos con neutralidad. El gobierno soviético no puede asimismo ver con indiferencia que sus hermanos de sangre, ucranianos y bielorrusos que viven en los territorios de Polonia, abandonados a su suerte queden sin protección. Teniendo en cuenta esta situación el gobierno soviético dio la orden al Estado Mayor General del Ejército Rojoordenar a sus tropas cruzar la frontera y tomar bajo su protección la vida y las propiedades de la población de Ucrania Occidental y Bielorrusia Occidental».

El 17 de septiembre por la mañana empezó el avance de tropas del RKKA al territorio polaco. Fue recibido con resistencia insignificante de unidades separadas del cuerpo fronterizo polaco. Durante el posterior avance del Ejercito Rojo las unidades del ejercito regular polaco en su mayoría no prestaron resistencia. Con esto se explican tan pequeñas perdidas entre los polacos – alrededor de 3500 soldados.

Al ejercito soviético fue prohibido disparar y bombardear núcleos urbanos, así como entrar en batalla contra el ejercito polaco. Se les recomendaba en los encuentros con el ejercito alemán no dar píe a provocaciones y no dejarles tomar territorios con la población ucraniana y bielorrusa.

En unos días RKKA tomó control sobre todos los territorios ocupados por Polonia en 1920.

Los bielorrusos y ucranianos occidentales no podían todos estos años comparar su situación humillante con la situación de ciudadanos soviéticos de las repúblicas socialistas soviéticas de Bielorrusia y Ucrania, que para el 1939 se convirtieron en territorios industrialmente desarrollados, que vencieron las hambrunas y analfabetismo. Que eran iguales a la RSFSR y no eran de ninguna manera perjudicados en sus derechos. Por esta razón no es de extrañar que la población recibía al ejercito soviético con entusiasmo (a excepción de los «los nobles paneles», que huyeron de sus mansiones justamente temiendo a la ira popular). En los núcleos urbanos donde entraban las unidades del RKKA espontáneamente se organizaban mítines en los que la población agradecía el Ejercito Rojo por la liberación del yugo polaco.

666

 En noviembre de 1939 la población de los ex “territorios orientales” en base de la voluntad popular fueron integrados a las repúblicas soviéticas de Bielorrusia y Ucrania. El pueblo bielorruso y ucraniano, después de 20 años de división forzosa se reunificaron. La ciudad polaca de Vilno pasó a Lituania y se ha convertido en su capital (así era el “ocupante” soviético en relación a los países Bálticos).

Entonces que es lo que hace salir a los polacos a las calles de Varsovia el 17 de septiembre? Les saca la rabia impotente, en gran medida provocada por la desovetización fanática llevada a cabo a nivel estatal.

Muchos polacos contemporáneos ya olvidaron que cometiendo crímenes contra los soldados del Ejercito Rojo, llevando sus políticas de polonización-colonización, tanteando con Hitler, Polonia se convirtió en la “hiena europea” -un pequeño predador-carroñero. Nadie tendió la mano de ayuda a Polonia el 1 de septiembre, incluso los aliados de Polonia Francia y Inglaterra no tuvieron prisa para luchar contra Alemania. Bielorrusos y ucranianos explotados no quisieron defender a sus amos. El gobierno polaco huyendo traicionó su país. Los soldados no querían morir por su patria. Los polacos se creían fuertes e independientes. Pero resultaron ser débiles y despreciables.

Hoy están dispuestos a repetir sus errores. Pero nosotros no tenemos derecho a pisar el mismo rastrillo polaco y estamos obligados a oponerse a los mitos polacos, que difunden sus “historiadores” occidentalistas.

 

¿Recuerdan los panes polacos?”… es traducción del articulo (publicado en el periódico“Esencia del Tiempo- Perm” numero № 39 del 14 de septiembre de 2016) de Vasili Tutlyanov del apartado Dignidad historica.

Le animamos a compartir nuestras traducciones y artículos, pero SOLO con una mención a la pagina del en eu.eot.su (ver el enlace arriba).

 

1 Rada Suprema es el nombre oficial del parlamento de Ucrania

2 Sejm es el nombre que designa la cámara baja del parlamento polaco, aunque en otras épocas designaba al parlamento en su conjunto.

3 Ucrania no es miembro de la OTAN. En el referéndum de 1991 los ciudadanos de Ucrania votaron en gran mayoría por mantener la neutralidad del país. Pero después de la llegada al poder del gobierno golpista existen continuos intentos de afiliar Ucrania a la OTAN.

Consejo Supremo de la República Socialista Soviética de Ucrania aprobó el 24 de agosto de 1991 el Acto de independencia de Ucrania, confirmado en el referéndum del 1 de diciembre de 1991 que se basaba en la Declaración de soberanía de Ucrania del 16 de julio de 1990 sobre la intención de Ucrania ser un país siempre neutral, que no se adhiere a los bloques militares y respeta los tres principios no nucleares (no fabricar, no tener y no permitir entrada a su territorio del armamento nuclear). Estos principios fueron confirmados en el referéndum del 1 de diciembre de 1991 por la mayoría aplastante del pueblo, en los resultados del cual se fundamente la Constitución de Ucrania del 28 de junio de 1996.

4. Panseñor, caballero en polaco.

5. RKKAEjército Rojo de Obreros y Campesinos de la URSS

6. Un dicho ruso reza: “Quien se acuerda de lo viejo se quedará sin un ojo”

7. Teschen, en alemán, capital del Ducado homónimo, es el nombre con que internacionalmente se ha seguido denominado a esta parte de la Silesia histórica desde que dejara de ser parte de Austria en 1918. Sin embargo, en la zona es comúnmente conocida con su nombre checo (Tesin, Tesínsko) o polaco (Cieszyn).

8. Los acuerdos de Múnich fueron aprobados y firmados durante la noche del 30 de septiembre de 1938 por los jefes de gobierno de Reino Unido, Francia, Italia y Alemania, con el objeto de solucionar la Crisis de los Sudetes.

Por mediación del dictador italiano Benito Mussolini (y a iniciativa de Hermann Göring), el primer ministro británico (Arthur Neville Chamberlain) y su homólogo francés (Édouard Daladier) aprobaron la incorporación de los Sudetes (pertenecientes a Checoslovaquia) a Alemania, debido a que la mayor parte de sus habitantes eran de habla alemana. Los alemanes de Sudetes eran descendientes de la colonización oriental medieval y eran el 90% de la población de la región. Entre ellos ha recibido mucha difusión la creencia de que ellos están bajo la dominación de los eslavos de Checoslovaquia y exigían la unificación con a Alemania.

Ningún representante de Checoslovaquia estuvo presente. El Reino Unido y Francia se mostraron complacientes con los deseos de la población alemana de los Sudetes y consideraban este acuerdo como una revisión parcial del Tratado de Versalles. Especialmente se pretendía evitar una nueva guerra, a pesar de poner en gran peligro la existencia de Checoslovaquia.

En 1938 en Checoslovaquia vivía 14 millones de personas, de vellos 3,5 millones étnicamente alemanes que vivían de forma compacta en la región de Sudetes (2,8 millones), así como en Eslovaquia y Zakarpatie ucraniano (los alemanes de karpathos 700 mil). La industria de Checoslovaquia, entre otras la militar era una de las mas desarrolladas en Europa. Las fabricas «Shkoda» desde el momento de su ocupación por Alemania hasta el inicio de la guerra con Polonia fabricaban casi tanto armamento como en este momento producía la industria militar de Gran Bretaña.

9. Dánzigen la actual ciudad polaca de Gdansk (de 1772 a 1920 parte de Prusia) después de la IGM de acuerdo a la Parte III, sección IX, del Tratado de Versalles (1919) Dánzig dejaba de formar parte de Alemania y fue proclamado “ la ciudad libre” bajo la tutela de la Sociedad de Naciones, concediendo a Polonia privilegios diplomáticos y económicos (Polonia ejercía un protectorado sobre la ciudad).

10. El plan “Fall Weiss” – En marzo de 1939, el ejército alemán ocupa toda Checoslovaquia, Bohemia y Moravia. Polonia se encuentra rodeada de territorios hostiles. Sin embargo, en abril el Gobierno nazi sigue oficialmente buscando una paz negociada con Polonia. Las actas del proceso de Núremberg muestran que, en secreto, los planes para la invasión del país vecino, bautizados como Fall Weiss (‘Caso Blanco’) están ultimándose. Así, el 3 de abril, el Alto Mando de las Fuerzas Armadas alemanas emite la Directiva para las Fuerzas Armadas 1939/40. En este documento se lee la orden de Hitler «Se han de hacer los preparativos de tal forma que se pueda llevar a cabo la operación (Fall Weiss)». El 11 de abril, Hitler firma una nueva orden dirigida a los Estados Mayores en la que se mencionan «los preparativos que se han de hacer […] para llevar a cabo la guerra». Objetivos: defender las fronteras alemanas, Fall Weiss y la anexión de la Ciudad Libre de Dánzig. El 28 de abril, Hitler conmina la restitución de Danzig en un discurso en el Reichstag, así como en un memorándum dirigido al gobierno polaco. Además exige la construcción de una carretera y una línea de ferrocarril extraterritoriales que la uniesen con el territorio alemán. El gobierno polaco acepta la construcción de la carretera, pero no el ferrocarril ni la cesión de Danzig (Wikipedia).

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on VKEmail this to someonePrint this page
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Website

tres + 20 =