Isav y Iakov. Destino del desarrollo en Rusia y en el mundo

Isav y Iakov

Destino del desarrollo en Rusia y en el mundo

Un libro de Sergey Kurginyan (2009) – selección

Tomo I

Introducción metodologica

[pag.19]

El nuevo siglo, que en su anti-humanismo amenaza superar el siglo pasado, ya no solo está privado de la capacidad de dialogar, sino también de la comprensión de la medida en la que le han empobrecido, robándole esta capacidad.

El siglo XXI comienza bajo las banderas de todo tipo de “post” – la post historia, la post modernidad… el post humanismo… el post hombre. Ante nuestros ojos este niñato, que ya nació débil y anciano, está tomando un carácter claramente exterminador… Las imposibilidades, de las que con rabia balbucea este niñato enfermo de nacimiento (la imposibilidad de la novedad, de los ideales, del futuro, de autenticidad, de teleología y entonces de axiologia), plagado de convulsiones nunca vistas por su crueldad, que con mofa son llamadas “acciones humanitarias”.

Solo nos queda esperar cuando estas “acciones humanitarias” usen por fin las armas (nucleares, químicas o bacteriológicas etc.) de destrucción masiva. Pero antes de que estas armas empezarán a liquidar el “superávit antropológico” físicamente, este “superávit” será alienado de aquello único que hasta ahora no permite fríamente liquidarlo, del desarrollo.

Por supuesto que sin la alienación del desarrollo a este “superávit” físicamente le liquidaban ya en los siglos pasados. ¡Y tanto!

Pero lo primero, es que esto no se hacia desapasionadamente. Alguien gritaba a los liquidadores del Auschwitz: “¡Canallas! ¡Que estáis haciendo!”. Los liquidadores le contestaban: “¡No somos canallas! ¡Hacemos una buena labor – acabamos de raíz con los servidores del diablo!”.

Pero si el “superávit antropológico” estará por un lado y el desarrollo por el otro, entonces ¿que pasiones pueden haber? Si os demuestran que la optimización de la industria lácteo-cárnica necesita la reducción del ganado en un 50%, usted no empezará a gritar a los zootécnicos “¡Canallas!”?.

Si no hay desarrollo, como algo inalienable del antropos, no existirá el antropos como la cumbre de la Creación.

¿Que no hay antropos como la cumbre de la Creación?

¿Entonces en que se diferencia este antropos del ganado? O de los pollos en sus gallineros confortables. Los gallineros en Holanda son mucho mas confortables incluso que algunas viviendas. ¿Y qué?

Así que, primero, antes de alienar al antropos del desarrollo sus reducciones cuantitativas (los mismos genocidios, por ejemplo), no se hacían desapasionadamente. Pero después de la alienación del antropos del desarrollo y como consecuencia de esta alienación, la conversión de la humanidad como un conjunto de homo sapiens en antropomasa, en una variedad especifica de ganado altamente organizado, lo mismo se hará sin pasión. Y lo segundo…

Un lector exigente y ansioso, reaccionando de entrada a lo de “lo primero”, seguramente preguntará: “¿Y no da igual? ¿Que diferencia hay para el “superávit antropológico” si le van a liquidar con pasión o no?”

Pues contesto, mi ansioso buscador de las diferencias, que no me ha dejado acabar… Que lo segundo es que la liquidación desapasionada del alienado de su desarrollo “superávit de antropos” asalvajado por esta alienación tomará otra dimensión cuantitativa diferente. ¿A qué hasta ahora se atrevían los canallas no desapasionados? ¿A liquidar millones.. vale, decenas de millones de homo no alienados del desarrollo, pero demonizados de un u otro modo.

Pero los canallas desapasionados del futuro… que no son canallas en realidad, sino los “antropotécnicos” (análogo a los zootécnicos)… estos antropotécnicos, que están optimizando el atropoganado altamente organizado, alienado del desarrollo, son capaces de optimizar un par de miles de millones de “antropounidades innecesarias”.

Y esta capacidad de determinar la cantidad innecesaria ellos no estarán guardando dentro un largo tiempo, susurrando entre si y imaginándoselo. Ellos simplemente lo realizarán.

¡Realizarán, realizarán! ¿No me cree? Sopéselo usted mismo, y… compruebe por si mismo la solvencia de mis anteriores pronósticos. Porque, sabe, no se porque yo, con estos pronósticos sobre la desintegración de la URSS, sobre Yugoslavia, sobre las guerras en el Oriente Próximo, la nueva calidad de retos terroristas y la crisis global no me equivoqué. Primero todos bufan a una manera: “¡Que es esto tan horrible nos está diciendo este, a pesar de los pronósticos optimistas tan evidentes!”. Después, cuando todo lo que digo sucede no de forma optimista, bufan de otra manera: “Y que de especial en esto, para todos ya era evidente que…”. A todos.. ya ya..

¿Para QUIEN era evidente el creciente malestar económico? Para dos decenas de expertos de entre millones de aquellos que se presentan como tales? Estos millones gritaban exaltados como poseídos, que nunca habrá ningún malestar más. Que el mundo ha aprendido a desarrollarse sin las crisis. Los mas expertos de estos cretinos económicos, que prometían una eterna calma económica ( lo mismo es la globalización), recibieron por su mentira desvergonzada los mas altos premios mundiales, incluso los premios Nobel.

Entonces que, señores falsos optimistas? Los antropotécnicos realizarán su trabajo. ¡Solo esperen! No queda mucho por esperar. Si la tendencia actual se mantiene, será en unos diez años. Máximo en quince. Las tendencias actuales rápidamente convierten al hombre en “ganado altamente organizado”, la cantidad del cual está sujeta a una radical optimización. Una optimización, nunca imaginada antes por su escala… ¡Que Hitler! El Führer del Cuarto Reich no será un tipo malvado e hiper emocional, será un profi que optimiza por necesidad el numero de cabezas, que se han convertido en ineficientemente sobrantes, como resultado de la sobreproducción de antropos. En el siglo XIX para superar las crisis de sobreproducción liquidaban los excesos de alimentos. En el XXI…

El exigente y ansioso lector otra vez me preguntará en su genio vivo: “¿Pero puede que a la restante población de ganado le darán una nueva calidad de vida? ¿Puede que sin esta optimización a todos nos llega el fin, tanto a la naturaleza como a la humanidad?”

Compañero, usted no me deja terminar de argumentar hasta el final. Yo no le prometí, que después de exponer las dos posiciones iniciales (lo “primero” y lo “segundo”) se acabarán mis argumentos. Yo todavía tengo lo “tercero” y el “cuarto”…. Aun que, en una cosa Ud., camarada, tiene razón.

Cualquier introducción (incluso la metodológica) no se puede convertir en cosa en sí. Y por esto todo aquello, que todavía no he expuesto sobre las perspectivas del hombre alienado del desarrollo voy a exponerlo de forma muy breve.

Tercero, mi desesperado amigo exigente, no se mienta Ud. a si mismo y a los demás en lo referente a que la vida del ganado… perdone, de estos homo, que cada vez se están haciendo menos sapiens, al resultar ser cuantitativamente reducidos y todo lo demás, no cambiará en absoluto o cambiará a mejor. El ganado restante será clasificado (ganado normal, ganado mejorado, casi no ganado etc.) vivirá en un mundo absolutamente distinto, que no tiene nada que ver con el mundo de hoy. ¿Que la transformación paulatina del mundo de hoy hacia un mundo absolutamente diferente no es posible? Pues no será paulatino…

Por cierto, este nuevo mundo, que los antropotécnicos quieren establecer ya tiene nombre: “la humanidad multinivel”. ¿Os gustaría ser el individuo, que vive en uno de los niveles de este “edificio de varias alturas”? Entonces no lea este sedicioso trabajo mio. Y no gaste la pólvora en sus criticas. En el mundo, donde el “multinivel” estará realizado, los libros parecidos a este no solo estarán prohibidos o quemados (vaya vaya con este “buen viejo humanismo” de Bradbury y sus grados Fahrenheit). Estos libros serán borrados de la memoria del ganado post humano de distinta calidad de tal manera, como Ud. ahora borra de su ordenador los archivos que le sobran.

Los amantes del futuro multinivel, los admiradores de las perspectivas transhumanistas y post-humanas, piensen… ¿hace falta en realidad gastar fuerzas en la critica de aquello, de lo que en diez -quince años (si este multinivel se implanta) se ocuparán los nuevos, muy eficientes inquisidores?

Y en lo referente a aquellos, quien no quiere sin rechistar esperar a que este feliz futuro multinivel llegue para ellos y para sus hijos y nietos…

Lo que se refiere a estos pocos, a esta, quiero creer que aun activa, minoría está dirigido mi libro, entonces… A lo mejor, habiendo leído hasta aquí, los representantes de esta minoría ya comprenderán por si mismos, porque no me vale ni el modo de discusión sobre el destino del desarrollo en Rusia y en el mundo, ni un enfoque al destino de este desarrollo como un tema para charla (que derriba de este método), ni el movimiento en los carriles preestablecidos por este método, ni, al fin, la conversión de un tema tan serio para mi en las “charlas sobre el desarrollo”.

Pues yo no quiero, esperando a que llegue este “multinivel” convertirse en un llorica, que sin fuerza de voluntad añora este “buen viejo humanismo”. Porque yo quiero con este “multinivel” (lo mismo una total deshumanización de todo y todos) imagínense, luchar. El “multinivel” ante nuestros ojos se convierte en la corriente principal del siglo XXI. Para mi las feas muecas del siglo XXI son como los estiramientos del joven Chikatilo [Andrei Romanovich Chikatilo fue el único asesino en serie conocido de la Unión Soviética. Su actividad criminal lo llevó a realizar al menos 53 asesinatos]. Adaptarse al genio de este joven Chikatilo y a la corriente que este genio marca, yo me niego rotundamente. ¿Y tu, lector? Tu no ves que es lo que exactamente trae consigo este Chikatilo de 9 años al cansado ya sin esto y descompuesto mundo humano? Si lo ves, que es lo que te queda, aparte de la fundamental (antropológica, existencial, metafísica) Resistencia?

Aun que, como quieras… Lo que a mi se refiere, yo considero mi deber fundamentar y de esta manera en alguna medida iniciar esta Resistencia a la monstruosa corriente que se está formando.

La necesidad de solventar este problema, ella y solo ella, me manda a emplear otro carácter y el ritmo que el de la narrativa de la “buena vieja” charla humanista sin obligaciones algunas.

Yo no quiero y no tengo derecho de usar el primer método de discusión sobre cuestiones del destino del desarrollo en Rusia y en el mundo, que convierte la conversación sobre este destino en una charla.

Yo no puedo y no tengo derecho de convertir el infinitamente amado por mi principio humanista al retro. Porque hay que reconocer, que esta conversión por mi parte seria la rendición ante la “post realidad” que nos sobreviene. Yo creo, que nuestra relación con esta “post realidad” solo puede ser como la de Kutúzov, que dijo a los enviados de Napoleón: “Me proponen acabar la guerra, y nosotros solo la estamos empezando”. No se puede luchar con la “post realidad” convirtiendo el texto al retro. Aquel humanismo para el que la charla es la filosofía pura, como el alfa y omega de cualquier autenticidad humana, ya ha perdido. No se puede oponer a esta abominación mundial, que se arrastra sobre nosotros, aquello que ya ha perdido. A la abominación le apetece mucho que su antagonista sea un perdedor histórico evidente. ¿Nos estamos dando cuenta que consecuencias traerá nuestro consentimiento a realizar aquello lo que la abominación tanto desea?

Oponer al mainstream que se forma el retro humanista significa reconocer, que el humanismo no tiene futuro ni siquiera en el plano estético (estilo, entonación, genero) y aun menos en el plano gnoseológico. “Oh, reconózcanlo!”, – alentando se ríen con burla los adeptos de la corriente antihumanista, “reconózcalo y dese ya por vencido, ya en esta etapa!”.

¡OS CANCAREIS DE ESPERAR!

Es por esto, mi lector, yo de entrada descarto el primer método, el “viejo humanista” para debatir todo esto, y entre ello el destino del desarrollo en Rusia y en el mundo.

La segunda posibilidad de afrontarlo (y subrayo otra vez, que estas posibilidades solo son dos) se basa en que aquello sobre lo que discutimos (el destino del desarrollo o cualquier otra cosa) sin piedad se convierta de un tema al objeto de investigación. Esta conversión se realiza solo presentando un método. En la misma medida en la que las charlas sobre el desarrollo no hace falta proveer de una introducción metodológica, la investigación de los destinos del desarrollo sin esta introducción, además muy amplia, es absolutamente imposible. La metodología… Ella y solo ella convierte el no obligatorio y por esto esponjoso e inocuo tema en el objeto de estudio. Y por esto las introducciones metodológicas son tan odiadas por toda esta subcultura “post”, por todos los adeptos del “multinivel” y de la “post realidad”. [pag.24]

Parte 2 Del Texto al Contexto.

[pag.212]

Investigando la cuestión del destino del desarrollo en Rusia y en el mundo puedo decir, que en el siglo XXI el desarrollo se ha convertido en el principal objeto de lucha de los principales centros de fuerza globales. Pero puedo también decir, que el desarrollo se convierte en el principal conflicto global del siglo XXI (el “conflicto de los conflictos”). Para mi es mas cómodo hablar del principal conflicto global. Pero también podría hablar sobre el objeto principal de la lucha de las fuerzas globales.

Lo que aun mucho mas importante es determinar la intensidad del conflicto o la intensidad de la lucha. Y determinar que la intensidad, sin duda, permite hablar de guerra. La guerra “a favor” y “en contra” del desarrollo sera la guerra de las guerras en el siglo XXI. Las guerras pueden llevarse por lo que sea – por cualquier tipo de recursos, ideas, territorios, posiciones, influencias. Pero en el ultimo termino todo se determinará por este mismo desarrollo. Siendo en el primer acercamiento las guerras por alguna otra cosa, estas guerras en su esencia serán guerras “a favor” y “en contra” del desarrollo.

La guerra… Cada vez que pienso en el derecho y en la necesidad del uso de esta palabra me entristezco hasta el limite. “Bien, – pienso, – otra vez estoy provocando a estos “gansos” [de la frase hecha en ruso “no provoques a los gansos” – se usa referente a los liberales occidentalistas en Rusia, que generalmente se asocian a los periodistas, políticos e intelectuales que adoran la época de Yeltsin- trad.]… Los “gansos” dirán que soy un “incendiario”, como mínimo, un “halcón”. Empezará la polémica sin sentido alrededor de la cuestión si hay lugar para las guerras en el siglo XXI… si debemos de llamar “guerras” los conflictos. Pero enseguida recuerdo el nombre de un libro, que ha determinado demasiadas cosas en los destinos intelectuales y políticos del siglo XXI y entiendo, que la renuncia de apelación a las guerras no es solo el signo de la cobardía y del conformismo, pero en algún sentido un error gnoseológico (y lo que aun peor gnoseopolítico). Además un error intolerable.

Y aun así, antes de empezar el estudio de la conflictividad extrema, que llaman “guerras”, estudiaré el conflicto como tal.

Los conflictos sobre el desarrollo, su necesidad en general y su dirección, ha existido siempre. Y siempre han sido condicionados históricamente. ¿Condicionados por el que? Por la mentalidad (alguien hablará sobre los paradigmas), el nivel del desarrollo de las fuerzas productivas, por la cultura. ¿Que descubrimos si sacamos fuera de las paréntesis esta condicionalidad? ¿Quedará en el problema del desarrollo algo, invariable en relación al grado del desarrollo de las fuerzas productivas, de los valores condicionados culturalmente y todo lo demás?

Si, este residuo neto invariable existe. La esencia de este residuo neto está en la problematización de todas las predeterminaciones. Predeterminaciones tanto interiores (relacionados con las posibilidades físicas y otras posibilidades del hombre, condicionado históricamente) como los exteriores (relacionados con las condiciones del mundo que le rodea, también llamado medio). En el hombre como tal hay una seguridad inextirpable (de momento inextirpable, añado) de que todo en el mundo es transformable. Es decir, tanto él mismo, como el medio en el que habita. Y entonces cualquier sueño es realizable.

Si, el hombre de momento no es inmortal, pero puede ser inmortal, si transforma a si mismo de esta u otra manera, averiguará a raíz de esta transformación de si mismo (es decir el desarrollo) esto y aquello. Si, el Sol se puede apagar o destruirse la Tierra. Pero si el, el Hombre se transforma de esta y otra forma, encontrara unas u otras soluciones a este problema. Si, el Universo se enfría a fuerza de la Segunda ley de termodinámica. Pero si el Hombre llegará a tiempo a desarrollarse suficiente antes de que esto ocurra (y tiene que hacerlo a tiempo) este problema será solventado de una u otra forma.

En una novela de los hermanos Strugatski (a los que admiro incomparablemente menos que a muchos de los tecnócratas mas avanzados de mi generación) se habla de que el colapso del abanico de los mundos amenaza con la desaparición de cualquier conciencia en el Universo. Y él, el hombre, además en lucha con algunas fuerzas que se le oponen, llega a tiempo para prevenir este colapso, entendiendo como está funcionando y encontrando dentro de este “dispositivo” una debilidad, que puede usar para evitar el colapso.

Precisamente el convencimiento de esta posibilidad de “superación de todo” en el camino del desarrollo es la diferencia sustancial del hombre al resto, tanto vivo como lo no vivo. Si no hay esta diferencia sustancial, no existe el hombre, ni, por supuesto, humanismo. No solo el humanismo al que estamos acostumbrados, el ilustrado, el renacentista, el cristiano y el clásico, pero tampoco del invariante históricamente. Porque el humanismo (como también el antihumanismo) acompaña al genero humano desde sus primeros pasos. En todas las religiones mundiales hay dioses que son amigos y enemigos del hombre, hay héroes culturales y sus antagonistas, hay predeterminación (interior y exterior) y su superación por medio de un acto trágico, que desafía a esta predeterminación.

Hacia donde está dirigida esta vertical significativa, en la base de la cual hay todo tipo de libertades: culturales, políticas, sociales etc. Se dirige al punto de esta misma SUPERACION DE TODO [en adelante lo llamaremos todosuperacion- trad.]. Si no existe este punto de proyección, no existe la vertical significativa. Si no hay vertical, que es lo que queda entonces del concepto “libertad”? La libertad no solo es la necesidad comprendida, pero también la necesidad superada en el mismo acto de su comprensión. Si en el acto de la comprensión es superable cualquier necesidad (naturaleza y no solo), entonces el hombre es libre. Y en el plano existencial solo entonces el es hombre, cuando es libre de verdad. Es decir hasta la todosuperacion. Pero la libertad no verdadera enseguida se convierte en la erosión de toda la libertad, incluso la libertad elemental.

El siglo XXI o será un siglo de la afirmación de la “todosuperacion” como el principio superior, o será el siglo de la cancelación de la “todosuperacion”. Pero, si será el siglo de la cancelación de la superación no puede no convertirse al siglo de la cancelación de la libertad. El escalado de la cantidad de las “libertades” será una compensación temporal a la bajada de la calidad de la libertad como tal. Después la cantidad de las libertades también empezará a reducirse. En su limite – hasta la esclavitud total, absoluta, nunca vista antes en la historia.

No hay libertad sin la “todosuperacion”. No hay “todosuperacion” sin el desarrollo como el imperativo superior, como teleología y axiologia. Este, en su esencia, es el precio de la cuestión del destino del desarrollo. Poniendo de este modo el precio (es decir la medida) también determinamos la métrica, es decir el espacio en el que se posicionan las partes, involucradas en el conflicto del desarrollo, que se ha convertido en decisivo y fundamental precisamente en el siglo XXI. “¿Ser o no ser? esta es la cuestión”.

Para nosotros es la cuestión Nº1.

La cuestión Nº2 es la cuestión de la calidad de este “ser”. ¿Como tendrá que ser el desarrollo?

Cuestión Nº1 – ¿será o no será el desarrollo?

Cuestión Nº2 – ¿será este desarrollo para algunos o para todos? ¿Será un sustituto del desarrollo o un desarrollo verdadero (es decir compatible con la “todosuperacion”) etc.?

Los participantes del principal conflicto del siglo XXI (ellos mismos los actores, los sujetos, los jugadores globales) pueden luchar por el “será o no será” el desarrollo en general. ¿Tendrá la humanidad que seguir con el desarrollo o habría que cancelarlo?

Ellos también pueden luchar por el tipo del desarrollo, por lo de ¿como será este desarrollo? (si se decide que será). Porque reconociendo la necesidad del desarrollo los jugadores pueden tener distinta manera entender su significado, su sentido, direccionalidad y la dinámica. Entonces el sentido, la dirección y la dinámica también pueden ser involucrados en esta lucha. Incluso, repito, en el caso del consenso sobre la necesidad del desarrollo como tal.

Y también los jugadores pueden luchar por lo de ¿quien y en que medida se va a desarrollar? Así como por aquello de ¿que pasará con los que no se van a desarrollar o se van a desarrollar mas lento que los otros?

El conflicto alrededor del problema del desarrollo y el propio problema del desarrollo… ¿Como una cosa se relaciona con la otra? Puede parecer que el conflicto no cambia el contenido del problema.

Por ejemplo, hay un diamante, de tal tamaño y tal calidad. El diamante no cambia su tamaño y su calidad dependiendo de que gansters luchan por poseerlo? Solo a primera vista no los cambia.

Aquel conflicto, que no cambia las cualidades de aquello por lo que se lucha se llama lineal. El conflicto por el diamante aparentemente pertenece a los conflictos lineales… Stop… Y si los gánsteres por ejemplo están poniendo bombas para volar unos a otros, ellos podrían fraccionar el diamante…

Pero, ¿es el desarrollo igualmente tan poco sensible en relación a los conflictos que se llevan a su alrededor como un diamante, un objeto del mundo material no vivo?

Tomemos otro ejemplo. Una señorita con propiedades psicológicas determinadas, alrededor de la cual se desarrolla un conflicto. Si este conflicto se desarrolla por las reglas lineales, es decir, si las partes del conflicto toman a la señorita como un sujeto, que tiene criterios propios permanentes, y proponen a si mismos para la valoración de la señorita y de su propia correspondencia a estos criterios, es una cosa. Pero si una de las partes o todas las partes empiezan para poseerla cambiar sus características psicológicas (y sus criterios, que derriban de estas características) – por ejemplo la empezarán a pervertir o corromper, esto ya es distinto.

El conflicto que cambia las propiedades de aquello por lo que se lucha (en nuestro caso hablamos del desarrollo), se llama no lineal. El conflicto es la posesión. Las partes del conflicto son los jugadores (sujetos del juego, los actores del juego), lo ven todo desde el punto de vista de esta posesión. Cualquier sujeto, bajo la influencia del juego se convierte en un proyecto con el nombre “la posesión del objeto en cuestión”. Si se trata del diamante, del que hemos hablado antes, en cuanto alrededor del diamante empieza el juego, la cuestión ya no está en el diamante propiamente dicho, sino en quien se adjudica este diamante.

O si se habla de la bella señorita… mientras ella camina por las hierbas y campos alegrándose de la vida y alegrando a los que la rodean es un ser. Pero en cuanto varios pretendientes luchan por el amor de la señorita (es decir juegan), entonces la señorita de un ser en si misma se convierte en el objeto de posesión, es decir en el proyecto “Señorita”.

Con esto tanto el diamante (el objeto del mundo inanimado) como la señorita (que pertenece al mundo animado) en mucho menor medida que el desarrollo, se transforman, convirtiéndose de los objetos como tales en los “objetos para la posesión”, es decir, se proyectizan.

Pero estudiar el desarrollo separado de el proyecto “Desarrollo” para mi metodológicamente ya es del todo infectivo. Porque el desarrollo al proyectizarse sufre unas profundas metamorfosis. Además metamorfosis muy peligrosas. Estas metamorfosis, en el caso de que empleamos un método adecuado (paso a paso), pueden ayudarnos a descubrir la esencia de lo que sucede.

Es como usar el método de la exposición, por ejemplo cuando queremos descubrir que es el objeto o el sistema midiendo la diferencia de señales que damos en la entrada y las medimos a la salida del sistema, este método se llama la “caja negra”.

Pero estas astutas metamorfosis, en el caso de que nosotros usáramos un método inadecuado, son capaces de llevarnos lejos de la adecuada comprensión del objeto de nuestro estudio. Y sumergirnos al campo de la posesión como tal.

Hablando claro: desaparecen los diamantes, las señoritas y lo único que queda son las intrigas, disparos, cadáveres, huellas de sangre… y nada mas.

En la película de Antonioni “Blow up” el héroe se encuentra en un concierto de rock de unos músicos muy famosos, “se enciende” junto a la multitud, empieza a pelear por un trozo de guitarra, que uno de los músicos en su éxtasis rompe ante los ojos del publico, tirándoles los restos. El héroe de la película consigue ser uno de los felices poseedores de un trozo de guitarra (se lo adjudica mediante conflicto). Después sale a la calle… en sus manos un trozo de madera sin sentido… El la tira, sin entender que es lo que pasa, y sigue andando.

[…]

Como vemos, el análisis del desarrollo como tal y del desarrollo como algo involucrado en un conflicto (y a la fuerza de esta involucrasión se ha convertido en el proyecto “Desarrollo”) no es lo mismo. Entonces tenemos que estudiar la esencia del desarrollo en si y el proyecto “Desarrollo” como los mecánicos cuánticos, teniendo en cuenta lo que en mecánica cuántica se llama el fenómeno de complementariedad.

Existe la idea del desarrollo como aquello, que está sujeto a esta proyectizacion. Esta la idea no tiene que ser:

(a) separada de las “tecnologías” (de movilización, ¿cual más puede ser?);

(b) cambiada por los beneficios políticos privadas;

(c) separada de la realidad;

(d) piarizada (de la palabra PR en ingles, RR. PP. en español. Es la tecnología de promoción mediática de algo falso, en este caso se emplea en su sentido peyorativo, como un abuso de esta tecnología en los intereses de alguien);

(e) estancada y burocratizada.

(A), (b), (c) etc., es el marco. Si sales fuera de este marco, matas el proyecto. Esto es valido para cualquier proyecto, y en particular para el proyecto “Desarrollo”.

Pero una cosa es darle un marco al proyecto. Y otra cosa distinta es determinar el contenido real del objeto proyectizado, es decir del desarrollo como tal.

Para empezar tenemos que hacer un paso a la dirección de la comprensión del contenido de este objeto. Yo ya he dado el primer paso, discutiendo sobre el problema de todosuperacion.

Ahora propongo dar otro paso en esta comprensión, que además será descripción negativa, definiéndolo no por lo que es, sino indicando lo que no es el desarrollo, pero que es similar a él y diciendo que esto NO es el desarrollo.

El crecimiento del Producto Interior Bruto es una cosa maravillosa. Pero es crecimiento y NO el desarrollo. Una mariposa no es una crisálida muy crecida. ¿Pero entonces que es el desarrollo?

El miembro del CC del PCUS, y tras él (suspirando) el funcionario del ministerio de la época de la URSS dirían: “Es el salto que garantiza el paso cuantitativo al cualitativo”. Bueno, aquel sistema soviético de esta manera podía al menos de alguna manera opinar sobre el objeto estudiado por nosotros. ¿Y porque ellos podían? Porque aquel sistema tenia el aparato conceptual necesario para hablar sobre el desarrollo. Como dirían entonces: “Estamos armados con la avanzada teoría marxista-leninista”…

Algunos ahora también dicen que esta teoría es avanzada. Por cierto, en esto no solo creen los comunistas ortodoxos. En muchas universidades occidentales (sobre todo americanas) a Marx (el aparato conceptual y el método del cual se usaba en la época soviética) hasta ahora tienen un gran respeto…

Pero no vamos a entrar en discusión sobre las cualidades del marxismo-leninismo. No vamos ni bufar al respeto, ni adorarlo. Pero de la frase “estamos armados con la avanzada teoría marxista-leninista” simplemente quitaremos lo de “marxista-leninista”… y queda “ estamos armados con avanzada teoría”. Partimos lo que queda en dos bloques naturales y con esto enseguida completamos la descripción del objeto que llamamos el “Desarrollo” con la reflexión del juego. Y si esto nos ayuda a acercarse un poco mas al entendimiento del sujeto desarrollo? En cualquier caso, es absolutamente necesario.

Entonces, habiendo dicho “estamos armados con avanzada teoría” ahora decimos, primero, que “estamos armados”. Y que estamos armados no con cualquier cosa, sino con la teoría.

¿Pero es correcto hablar de la teoría como un arma? Porque solo puedes “estar armado” con un arma.

Esto es correcto solo en cuanto el desarrollo está proyectizado, conflictizado, convertido al objeto del juego. Y si el juego es muy intenso (y yo estoy convencido de que es muy intenso), entonces es idéntico a la guerra. Y donde hay guerra, hay armas.

Ya veis, hemos vuelto a las guerras, es decir conflictos de mayor intensidad. Estos conflictos en el siglo XXI tienen un carácter muy diverso. La guerra energética es la realidad del siglo XXI (y del XX también). Esto está confirmado por muchos especialistas de alto nivel. Aquí puedo remitir al lector a un libro mundialmente conocido de Daniel Yergin “Historia del petroleo”.

Sobre la guerra financiera habló el propio Soros, sobre la guerra informativa habló todo el que quiso. Sobre la guerra de ideas los autores de la teoría del “conflicto de las civilizaciones”, y no solo ellos. ¿Y la “Guerra fría” que era si no una guerra de ideas?

Así que las guerras son muy diversas. Pero yo quiero demostrar que la guerra de todas las guerras en el siglo XXI es precisamente la guerra por el desarrollo. ¿Como se construye la demostración de esta índole?

Primero se propone una hipótesis, según la cual “la guerra de todas las guerras” en el siglo XXI es precisamente por este mismo desarrollo. Después se estudian diferentes consecuencias, que salen de esta hipótesis. Si resulta, que estas consecuencias tienen alguna confirmación en la realidad, entonces, sacando algún contenido del análisis de las consecuencias, que resultan ser reales, puedes de nuevo volver a la hipótesis en si. O la corriges, o la tomas enseguida como confirmada y convertida en algo que aspira a reconocimiento. Afinando la hipótesis puedes obtener nuevas consecuencias y contrastarlas con la realidad correspondiente. Al comprobar y analizar otra vez afinas la hipótesis. Como consecuencia de todo esto o consigues su reconocimiento en calidad de algo real o la descartas. Por supuesto que hay otros métodos de demostración. Pero este es el que mas corresponde a nuestro objeto y el método.

Considero necesario apalabrar aparte, que en relación a los objetos como el destino del desarrollo en Rusia y en el mundo, una demostración definitiva de algo es por supuesto deseable, pero cualquier avance hacia una mayor comprensión de la esencia de este objeto dado ya será un resultado. Incluso si este avance no convierta a esta hipótesis en algo definitivamente reconocido, ello permite definir y detallar el objeto. Y esto ya no es poco.

Habiendo añadido al método esta puntualización, empiezo la construcción de la hipótesis.

Supongamos, que el destino del desarrollo en el siglo XXI es el conflicto global fundamental (“el conflicto de los conflictos”). Supongamos también que el nivel de la intensidad del conflicto nos permite llamarlo guerra (incluso “la guerra de las guerras”). Que consecuencias salen de esto?

Donde hay guerra hay enemigos… ¿Enemigos de que? ¿De nuestro desarrollo? ¿Del desarrollo como tal? Como la hipótesis sobre la guerra implica la necesidad de la existencia de los enemigos, entonces la comprobación de la solvencia de la hipótesis sobre los enemigos es a la vez comprobación de la hipótesis sobre la guerra. Entonces ocupémonos de los enemigos. En nuestro caso de los enemigos del desarrollo.

Capitulo II. El desarrollo y sus enemigos.

Yo ya he hablado sobre un libro, el nombre y el contenido del cual siempre recuerdo cuando en los momentos de debilidad quiero dejar de “provocar a los gansos”, de ser objeto de las histerias masivas de los intelectuales (“¡miren, el ve enemigos en todas partes!”).

El libro este, sobre el que ya he hablado y al debate sobre el cual ahora vuelvo, se llama “La sociedad abierta” de Karl Popper.

Y la razón por la cual yo una y otra vez vuelvo al debate sobre este libro está en que Karl Popper (a diferencia de mi es el héroe de nuestros intelectuales liberales) en realidad llamó su libro no solo “La sociedad abierta”. La llamó “La sociedad abierta y SUS ENEMIGOS”. Aquellos que no me creen lo pueden comprobar, por ejemplo entrando a Internet. http://monoskop.org/images/5/51/Popper_Karl_La_sociedad_abierta_y_sus_enemigos_I-II.pdf

Admítanlo, surge una situación paradójica.

Los “gansos”, a los que a veces no quiero provocar, maldicen a “sovok” [termino que usan para referirse despectivamente a la Unión Soviética – trad.] por estar siempre hablando sobre los “no se sabe que” enemigos. Con todo esto, los mismos “gansos” rezaban al propio Popper, que es el “anti-sovok” y el principal luchador con “sovok” (con el totalitarismo etc.)

De allí sigue que los “gansos” pueden tener enemigos, es decir luchar, y esto es correcto. Pero todos los demás no pueden luchar, y menos con los “gansos”.

Como esto es una clara demostración de dobles estándares, es decir de la guerra en la que al enemigo se imponen unas normas y a si mismos otras, y a pie de la letra corresponde a la formula “desarmarse ante el agresor”, entonces recordando a Popper y a los “gansos” que lo leen, yo he sacado varias amargas conclusiones.

Primero, que a los “gansos” hay que provocarlos, y esto es mi deber profesional.

Segundo, que a los “gansos” no se puede no provocar en el caso si no te has rendido ante ellos.

Y tercero, es que luchando por el desarrollo, no se puede rendirse ante los “gansos”, en algún sentido (por razones muy diversas) precisamente los “gansos” son los enemigos del desarrollo! O, como mínimo son herramientas que usan estos mismos enemigos del desarrollo para la lucha contra el.

Propongo al lector personalmente (probablemente otra vez releyendo a Popper) pensar sobre ello. El lector sin falta descubrirá dos evidencias, que de manera extraña se relacionan una con la otra.

Evidencia Nº1 – los “gansos” amaban tanto a Popper porque él derrotaba a Marx, es decir la base teórica del “sovok” (el mismo es el “totalitarismo”). Ellos afirmaban con esto que la “sociedad abierta” excluye la “búsqueda del enemigos”, y que su antagonista, la “sociedad cerrada” (el mayor grado de la sociedad cerrada es el totalitarismo) se está dedicado a la búsqueda de los enemigos y está obsesionada con ello.

Evidencia Nº2 – Popper no llamó su libro “La sociedad abierta”… Él la llamó “La sociedad abierta y SUS ENEMIGOS”. Es más, Popper en realidad realizaba la descripción del objeto (“la sociedad abierta”) desde el contrario: “Dime quien es el ENEMIGO de la sociedad abierta y te diré que es esto!”.

¡Pero y esto es poco! Popper declara abiertamente, que a diferencia de otras sociedades la “sociedad abierta” no puede guardar su integridad si no tiene enemigos! Porque la “sociedad abierta” no tiene uniones internas (valores colectivos etc.). Ella, imagínense, por esto es abierta, porque en ella desaparecen todas las colectividades.

¡Pero entonces hace falta algo para unirlo! Si no existen las uniones interiores, entonces hace falta la exterior. Es decir, la posibilidad de “hacerse amigos contra un enemigo común”. Con esto, precisamente para la sociedad abierta el enemigo es especialmente necesario. La existencia del enemigo es el eje de la formación de su estructura, el código principal de esta sociedad. Otra vez, si alguien no me cree, que lea al propio Popper. No un articulo sobre Popper, sino al Popper mismo.

Entonces, mi lector, como relacionas tu la evidencia Nº1 y la evidencia Nº2 entre si?

No crees que la existencia de esta escandalosa incongruencia habla sobre la extrema actualidad de todo lo que está relacionado con el tema de los “enemigos” y la “guerra”, y con esto con los temas de “los enemigos del desarrollo” y “la guerra contra el desarrollo”?

Primero, esta actualidad está provocada por las ideas del propio Popper. Él dice que contra la “sociedad abierta” luchan, y que ella tiene enemigos. Pero él mismo dice que la “sociedad abierta” es el único sujeto macro-social del desarrollo. De allí sigue, que los enemigos de la “sociedad abierta”, si creemos a Popper, son los enemigos del desarrollo. Entonces, tiene lugar una guerra contra el desarrollo? Incluso si creemos a Popper es precisamente así.

¿Pero, por qué tenemos que creerle?

Como demuestra la incongruencia entre la evidencia Nº1 y la evidencia Nº2 tenemos todas las razones para no creerle. Pero entonces, por qué no podemos presuponer en segundo lugar que el propio Popper lucha contra el desarrollo? Y su concepto de la “sociedad abierta” es una herramienta de la liquidación del desarrollo?

Resumiendo, los enemigos del desarrollo son reales. La guerra contra el desarrollo es una realidad… Si quieres o no creer a Popper, de todas formas de todo esto sigue que existen los enemigos y que existe la guerra.

Yo muchas veces hablé de mi hostilidad categórica a la teoría de Popper. Y algún día probablemente escribiré un libro, dedicado al estudio pormenorizado de aquello, que está efectuando Popper, no a nivel de los deseos que proclama, sino por el hecho de su actividad teórica (que en realidad por supuesto es ideológica). Teniendo esta opinión de Popper, tengo menos aun la intención de justificar mis apelaciones a los enemigos con la autoridad de este ideólogo. Yo solo quiero llamar la atención del lector sobre aquello, que el enfoque, en el cual “dime quien es tu amigo y yo te diré quien eres” es tan valido como su diametralmente opuesto (“dime quien es tu enemigo y te diré quien eres”).

En realidad, yo puedo ser enemigo de algo, si este algo es el bien para mis enemigos, para mi es el mal. Un mal absoluto, que contradice fundamentalmente a aquello, que yo llamo el bien. O un mal relativo. O es la herramienta que mi enemigo, que él emplea contra mi. Una piedra en si misma no es el mal ni es el bien. Pero si el enemigo la quiere lanzar sobre mi cabeza, entonces es el mal.

Esto quiere decir que la clasificación de los enemigos del desarrollo puede ayudar al descubrimiento de su (del desarrollo) contenido: “Desarrollo, muéstrame a tus enemigos, y yo mas exactamente entenderé lo que eres”.

A la primera clase de la clasificación que propongo, entran los enemigos absolutos del desarrollo. Los enemigos del desarrollo como tal. Aquellos enemigos del desarrollo para los que el desarrollo es sustancialmente, existencialmente inaceptable. Estos enemigos quieren que el desarrollo en todo el mundo sea cancelado, parado, convertido en su contrariedad. Es decir, cambiado por su antagonista – el regreso.

A la segunda clase de esta clasificación entran los enemigos relativos del desarrollo. Los enemigos del “desarrollo para otros”. Un cierto sujeto puede ser a favor del desarrollo como tal. Pero querer el desarrollo solo para si mismo. Los demás (llamémosles aborígenes), desde su punto de vista, o no tienen que desarrollarse en absoluto (es decir, tienen que estagnar, moverse en dirección de la arcaización secundaria y el regreso etc.), o… O tienen que desarrollarse en aquella dirección y en aquel grado, que es deseable para este sujeto. Como aquí hay cierta variedad en relación a los aborígenes, inevitable también la variedad en aquello referente a las estrategias que se aplican a los aborígenes.

Si el sujeto necesita que los aborígenes se muevan hacia la arcaización secundaria y el regreso, el va a introducir en su conciencia unos valores. Tanto aquellos, que fundamentalmente rechazan el desarrollo, como aquellos, que falsamente elogian el desarrollo, pero de hecho no le permiten realizarse en la realidad.

Si el sujeto necesita, que los aborígenes se desarrollen de forma dosificada, el va introducir en su conciencia otros valores, compatibles con un desarrollo mas o menos truncado. Así como dosificando pasar a los aborígenes conocimientos sobre el desarrollo. ¡Precisamente dosificando! Y esto (es muy importante) dárselo precisamente de “su mano”. Es decir, alimentarles con el conocimiento ya preparado, no explicar el método se su elaboración.

Supongamos, que el desarrollo tiene tanto enemigos absolutos, como los relativos. De momento no he demostrado que los hay. Pero apelando a Popper he demostrado que su estudio en principio es correcto y no es un fantasma de la teoría de conspiración. Si no fuera así, a los enemigos de la “sociedad abierta”, habría que tachar de conspirologos también, ¡que horror!

Así que la introducción de la hipótesis sobre los enemigos del desarrollo es correcto. Entonces, igual de correcto es el estudio (desde el punto de vista de la hipótesis, nada mas) del uso de conocimiento estratégico sobre el desarrollo como un arma. Si el desarrollo tiene enemigos, entonces el conocimiento sobre el desarrollo, que permite realizar tal desarrollo a los enemigos, o se intentará destruir (si se trata de los enemigos absolutos), o monopolizar (si hablamos de los enemigos relativos).

En el último caso el conocimiento sobre el desarrollo es un arma en la lucha del sujeto, que desea realizar el desarrollo, con todo un abanico de escenarios posibles que le imponen, tanto los enemigos absolutos como los enemigos relativos del desarrollo. Es un arma en la lucha contra la arcaización y el regreso, que se impone a tu país (y en el caso en el que hablamos de los enemigos absolutos a toda la humanidad)… Es el arma en la lucha contra el desarrollo dosificado… es el arma en la lucha con la alienación de la producción del conocimiento, con la aceptación de tomar prestado este conocimiento de las manos del otro… etc.

Las cuatro “d”, de los que ya hablé en la primera parte de este libro (deculturización, deindustrialización, desocialización, degeneración) es el arma en las manos de aquellos, quienes no quieren ningún desarrollo para otros, incluso el dependiente y dosificado. No quieren ningún desarrollo en absoluto.

La reducción del desarrollo a una “receta” reducida y embrutecida (entre ello por cuenta de lo que llamamos la economización [reducción de todo el desarrollo a la esfera de la economía – trad.] es el arma en las manos del tutor extranjero, que quiere, dosificando, desarrollar a los aborígenes tutelados. Desarrollarlos solo en aquel grado y en aquella dirección en la que el tutor necesita.

Aquel que quiere el NO desarrollo se apoyará en su activo, que yo llamo la “4D-generation”(la generación de las 4 “d”). Así como en la manada de interesados (sobre todo los criminales) que aplastarán el desarrollo, y no porque les es antipático o hostil, sino porque sus intereses piden el movimiento en una dirección determinada. La manada, que sale en estampida en esta dirección, ni siquiera se dará cuenta, que bajo sus pezuñas está muriendo el desarrollo. La manada ni siquiera sabe que es el desarrollo. Para esto es la manada de criminales, para moverse hacia el lado de sus elementales intereses de adquisiciones criminales de turno. Y si en su camino se encuentra algo (sea el desarrollo, o la religión o la moral) ella sin pensar lo aplastará.

Aquel que quiere el desarrollo limitado (OL) se apoyará en otra “generación”. Llamémosla “OL-generation”. La propia “OL generación” no se va a presentar como tal, ni llamarse OL, incluso cuando está asolas consigo mismos. Ellos se llamarán “el desarrollo verdadero”.

“Vosotros os llamáis así.. Ellos se llamarán así…Y como distinguir y entenderlo?”, – preguntará el lector.

Para empezar se distingue simplemente reconociendo, que el juego, la proyectización del desarrollo (lo mismo es el intento de descubrir el sentido del desarrollo desde el punto de vista de su contenido a sus enemigos, el conflicto alrededor del desarrollo llevado a la intensidad en la que se puede hablar de guerra) es admisible.

Reconocimos esto… ¿Que mas? ¿Empezamos buscar a los enemigos? ¡No!

No tiene sentido aquí tomar al toro por los cuernos. Al revés, hay que una vez más alejarse por un tiempo de la reflexión del juego (y la proyectización relacionada con el). Y volver al estudio de la esencia del desarrollo como tal. Consiguiendo alguno, aun que sea mínimo avance en esta cuestión, se podrá profundizar en la reflección del juego, volviendo otra vez a su territorio.

Así y solo así se puede avanzar (por cuestiones del ya mencionado aquí principio de complementariedad de la mecánica cuántica).

Pero volviendo al estudio del objeto llamado “desarrollo”, reconozcamos todo aquello que en principio no se puede negar.

Reconozcamos por ejemplo, que el crecimiento y el desarrollo son cosas distintas. Además diferentes cualitativamente (la cuestión de la crisálida y la mariposa). ¿Se puede discutir con esto? Parece que no.

Reconozcamos también que el crecimiento económico ni siquiera es el desarrollo económico. También puede existir crecimiento regresivo.

Reconozcamos también que el desarrollo económico no necesariamente es desarrollo social y cultural.

Reconozcamos que el desarrollo tecnológico no es el desarrollo como teleología. Y entonces aquellos, quien reduce el desarrollo a la economía (incluso también a la tecnología) por algo saca del contexto aquello, que para nosotros es la cuestión del desarrollo como tal.

¿Que es lo que se extrae del contexto? Por ejemplo la cultura. Dostoyevski por la boca de su héroe avisaba: “Vuélvanse a la grosería, y no inventareis ni un clavo”. Entonces, hay que luchar con la grosería, es decir, con la deculturización. Así como con muchas otras cosas. Tomemos por ejemplo la educación… Por ejemplo la superior. Cuantos ciudadanos la reciben es un problema de crecimiento, pero no el problema del desarrollo. ¿Que reciben estos ciudadanos? ¿Y si se podrá demostrar irrebatiblemente, que la educación recibida hoy en día por nuestros compatriotas es uno de los “d” (la degeneración)…?

Reconociendo lo incuestionable y apoyándose en ello, nos podemos ocupar… ¿de la búsqueda de los enemigos? ¡Que no! De unas cuestiones algo mas complejas, referentes al nuestro objeto de estudio.

¿El desarrollo es el ascenso de lo simple a lo mas complejo? ¿Cual es el criterio de la complejidad? ¿Y en que reside el valor de esta complejidad?

Un avión es mas complejo que un carro. Aquí todo está claro. Shanghái de hoy en día no es un pueblo africano primitivo. Esto también está claro. Stop. Comparen a “La Gioconda” de Leonardo Da Vinci y el “Cuadrado negro” de Malévich. ¿No es cierto que ya no se entiende? Os lo mostrarán y le dirán: “Donde está el desarrollo?”. ¿Y es necesario en realidad si es así? Vosotros apoyareis a la teoría de la evolución. Es decir a aquello de “o nos aplastarán” [las históricas palabras de Stalin del 4 de febrero de 1931: “Estamos atrasados de los países mas avanzados en unos 50–100 años. Nosotros tenemos que recorrer esta distancia en 10 años. O nosotros lo hacemos, o nos aplastarán”. – trad.]. Lo desarrollado come, o esclaviza, o en todo caso, quita lo no desarrollado. La fuente del desarrollo es la lucha por la supervivencia.

Pero entonces el desarrollo solo es una fatalidad, y no un valor. ¿En que está el valor (si es que existe)? Sorprendentemente, algo se aclarará sustancialmente (o se hará mas complejo) si al desarrollo de lo vivo y sus mecanismos (la lucha por supervivencia, por ejemplo) añadiremos el desarrollo de lo no vivo. ¿Lo hay? Por supuesto que lo hay.

La molécula orgánica por supuesto es mas compleja que una molécula normal. Es decir, en algún sentido es mas desarrollada.

Un cristal es mas complejo que los compuestos amorfos no cristalizados. Es decir, es mas desarrollado.

Una molécula es mas compleja que un átomo, el átomo es mas complejo que una partícula elemental… No hay lucha por supervivencia, pero hay aumento de complejidad, es decir el desarrollo. ¿Donde está la fuente?

Alguien intentó demostrar que así funciona la ley universal de la economía energética. Que para los electrones y protones es más económico juntarse en un átomo, etc. Intentaron comprobarlo. En los casos mas elementales es demostrable. Pero después no solo no es demostrable, sino todo lo contrario. No hay economía energética, pero si el crecimiento de complejidad.

Y si lo hay, entonces tiene alguna fuente. Y por definición no es darwinista.

Es lógico suponer, que esta fuente funciona en el paso de lo no vivo a lo vivo. Así como de lo vivo al hombre. Y del hombre…

Un creyente le dirá, que para él el valor del desarrollo es el ascenso al Dios. Pero otro creyente llamará al desarrollo “la pecaminosa caída de lo primordial”. Hace poco leí a uno de nuestros jóvenes publicistas pseudo-confesionalistas, que la Historia es pecado. Que ha sido provocada por la expulsión del paraíso. Yo llamé a mis colegas teólogos y pregunté: “¿Y que, los siete días de la Creación no es Historia?”. Ellos contestan: “El tiene esta posición”. Para unos cristianos el Big Bang, que creó el Universo es la Creación (es decir el bien). Para otros es el pecado original.

Stop… si para algún sujeto (grupo social, una sociedad ideológica compacta) el desarrollo es el pecado (pecado original o algún otro), entonces para ellos por definición no es el bien, sino el mal.

Y este sujeto, acorde a su ideología, con su visión del bien (y esto ya ni siquiera es ideología, sino la metafísica) es el enemigo absoluto del desarrollo. Pero, ¿existe este sujeto y cual es el nivel de su influencia?

Y aquí, ocupándonos aparentemente del sujeto, hemos vuelto de nuevo a la reflexión sobre el juego. Y que hay de sujetos, su valoración del desarrollo (de valor e incluso la metafísica), el conflicto de valoraciones, conflicto de los sujetos, la guerra, los enemigos… Nosotros todavía estamos, como dirían los físicos, en el ámbito de la teoría pura o tenemos algunas demostraciones experimentales?

Esta es la cuestión, es que algunas demostraciones hay. Porque en la etapa inicial (y nos encontramos precisamente en esta etapa) es suficiente tener un ejemplo, que garantiza el paso de la hipótesis que no obliga a nada a la constatación de una extraña colisión real, a la que hay que estudiar.

Si yo no tuviera un ejemplo así, además muy llamativo, que dejó una profunda huella en mi memoria emocional, yo no me ocuparía probablemente de la teoría política del desarrollo. Pero la cuestión esta en que tengo este ejemplo.

Hace unos quince años yo hablé sobre el desarrollo en un circulo de alta élite soviética (que entonces ya no se encontraba en el poder). Para estos círculos yo era “de los suyos”. Pero, cuando empecé a apelar al desarrollo, me encontré un rechazo muy fuerte. Me han dicho, que en Rusia solo se estaba bien durante la época de Pobedonóstsev [un jurista, político y pensador ruso. Usualmente considerado el principal representante del conservadurismo ruso en los últimos años del régimen zarista, fue el «cardenal gris» que controló la política imperial en el reinado de su discípulo el zar Alejandro III e influyó notablemente en el hijo de éste, Nicolás II– trad.] y Alejandro III. Yo les respondí, que si en la época de Pobedonóstsev se estaba tan bien, no existiría Lenin, habría solo “Pobedonóstsev non-stop”. Porque la experiencia histórica es como un experimento en física. Contra él no puedes ir.

La respuesta fue un corte total de comunicaciones. Porque para este circulo de la élite soviética, que formalmente juró al marxismo-leninismo, que a su vez adora el desarrollo, para ellos el desarrollo era absolutamente hostil.

Es decir, hostil a nivel de símbolo de fe. Y como que la fe tenia que ser soviética… Y el símbolo de esta fe no era en absoluto canónico. Y no obstante se trataba precisamente de acto de fe. Con todas las consecuencias que de allí siguen. Quien comparte nuestros símbolos es uno de nosotros. El que no los comparte – es el “otro”. Nada de discusiones, nada de problematizaciónes, ningunas comprobaciones ni demostraciones con ningún experimento, ni siquiera histórico.

Este ejemplo para mi ha sido un reto intelectual, incluso metafísico. Yo tenia que comprender, como esto ha podido surgir (además en un medio muy especifico, que no tenia para ello ningunos fundamentos ideológicos)? Y además adquirir un carácter tan intenso.

A base de este ejemplo (que por supuesto no es susceptible a la concretizaron), así como a base de otros ejemplos que me regalaron mis posteriores relaciones en mi país y en el mundo, yo me atrevo a afirmar, que la oposición al desarrollo (además oposición muy dura) no solo esta en el territorio de los científicos y publicistas aislados.

Pero, ¿no será que intentamos “derribar la puerta abierta”? Otra vez digo, que categóricamente no admito a Popper. Pero su estudio de la motivación política de Platón es brillante y muy demostrativo. Platón realmente consideraba la historia como un daño. Y quería usar su Estado Ideal para oponerse a la historia, que entendía como un fallo.

Imaginemos que alguien ahora quiere construir un Estado (el nuestro u otro) según las recetas de Platón. Es decir, como un medio de lucha contra la historia. La “pregunta clave” es: ¿puede un medio de lucha contra la historia ser una herramienta del desarrollo? Por supuesto que no puede. Y que es entonces lo que puede ser? Puede ser la herramienta de aquello que Georgi Dimitrov llamó “el giro de la rueda de historia al revés”. Un medio de garantizar el regreso. O un medio de mantener el estado de no desarrollo. Solo así puede ser el estado, construido por la receta de Platón, ¿no es cierto?

Yo no discuto de si estaremos bien o mal en este estado de Platón. Alguno, seguramente, estará bien, otros no tanto. Pero que las apelaciones de nuestra élite que realmente surgen AHORA al estado platónico son incompatibles con el desarrollo forzado, espero que es bastante evidente. Para el desarrollo forzado el estado tiene que ser el sujeto del desarrollo. No se puede desarrollarse forzosamente y “congelarse” (el concepto de Pobedonóstsev). No se puede desarrollarse forzosamente, usando en calidad del concepto del bien (es decir concepto metafísico) algo, que ha sido creado para oponerse al desarrollo como al antítesis del bien (el pecado).

El desarrollo como el bien… Disculpen, pero no hay consenso religioso en esta cuestión. Y en la élite tampoco.

Y fuera de la religión? Allí hay consenso? Lo dudo. Y entre tanto muchos de nuestros conciudadanos buscan respuesta a estas preguntas fuera de la religión. ¿Que hacemos con ellos?

Hace falta dar una respuesta científica sobre el sentido del desarrollo, su génesis, su fuente etc.

Pero, por desgracia, la ciencia prefiere debatir no sobre el sentido o la fuente del desarrollo, sino su carácter. Bueno, haremos esto, una ves mas volviendo del desarrollo como aquello, alrededor de lo que se lleva la guerra, al desarrollo como tal. Y por poco tiempo volviendo a ello, otra ves nos ocuparemos de los juegos alrededor del desarrollo, además globales y muy muy intensos.

Un acercamiento científico relacionado con el carácter del desarrollo permite determinar que es el desarrollo lineal unidireccional (lo mismo el progreso). Pero en realidad la teoría lineal del progreso es una gran simplificación. Hay callejones sin salida, catástrofes, vueltas atrás. Su existencia no cancela el desarrollo, que (y esto seguramente es lo mas importante de todo) no solo no es lineal, pero existe solo porque existe esta no linealidad (porque nadie puede llamar lineal el proceso de la conversión de la crisálida en mariposa).

¿Y que es lo que sigue de aquí?”, – me preguntarán.

Por lo extraño que parezca, muchas y muchas cosas. Si el desarrollo no es lineal (y en algo incluso es sinonímico a esta no linealidad) supone unos saltos, cambios de fase, turbulencias, bifurcaciones. ¿Que es lo que falta en todo esto? En esto por definición no hay estabilidad. Entonces que hay de las palabras de Zugánov (y como vemos no solo de Zugánov) sobre las “limitaciones a las revoluciones?” Oh, como apetece (como se dice en estos casos “querer no se prohíbe”) para que haya tanto el desarrollo como estabilidad. ¿Pero es posible esto?

Haciéndose esta pregunta otra ves volvemos a aquello que hemos llamado la proyectización (o conflictización) del desarrollo. La respuesta positiva a la pregunta sobre la posibilidad de unir la estabilidad con el desarrollo da Albert Gore, el Vicepresidente de los Estados Unidos bajo el presidente Bill Clinton y el oponente del George Bush Jr. en las elecciones presidenciales del año 2000. Aquel mismo Albert Gore en el que hasta ahora se hacen importantes apuestas internacionales. Gore no solo afirma que la conjugación del desarrollo y la estabilidad es posible. El incluso propone un termino especial correspondiente (“desarrollo estable). ¡Como se han agarrado a esta maravilla todos a la vez! Desde Yeltsin hasta Zugánov. En realidad Gore habla sobre el “Sustainable development”. “Development” es el desarrollo. “Sustainable”?..

Sustainable growth (growth – crecimiento) – es en realidad un estable crecimiento económico. Estable en sentido de no inflacionista, con total ocupación. Y lo mas importante autosuficiente. Es decir, sostenido sin los prestamos adicionales o nuevas emisiones de acciones.

Gore quería encontrar tal desarrollo que no exigiría nuevos prestamos o emisiones a la madre naturaleza. Pero como tal desarrollo es manilovshina [soñadora e inactiva relación con lo que rodea, la complacencia infundada. Por el nombre Manilow, uno de los héroes de “Las almas muertas” de Gogol], entonces las conversaciones sobre esto camuflan la lucha contra el desarrollo, fundamentan el derecho a la parada del desarrollo. En nombre de la naturaleza, ecología y otros deberes.

Esta lucha contra el desarrollo empezó hace mucho tiempo. Los maltusianos, los neo maltusianos… Dicen que se tortura a la naturaleza, la piden prestamos adicionales… Y ella ya está en bancarrota.

Pero en la sección entre el maltusianismo y Gore hay un punto muy importante, el contacto con el cual nos permitirá profundizar en la reflección sobre el juego y aclarar algo referente al desarrollo como tal. Este punto es el Club de Roma.

Precisamente en este punto se han cruzado las dos trayectorias. Aquella por la que se movían los intelectuales y políticos soviéticos, dedicados al desarrollo, y aquella por la que se movían los intelectuales y políticos occidentales. Cruzándose en este punto ambas trayectorias han sufrido unos cambios muy serios. La soviética directamente se cortó. Y la occidental… Esta en algo empezó a parecerse a aquellos fractales, que tanto le gusta describir Albert Gore. O simplemente dar bandazos irregulares hacia los lados opuestos, característicos a un borracho perdido.

El Club de Roma no podía haber surgido sin un estudio político previo. Es decir, sin el dialogo Kosygin-Johnson [http://www.clubofrome.org/?p=4781], los viajes a Moscú del McGeorge Bundy como representante de Johnson etc. Se trataba de trazar puentes específicos después del periodo de Jrushchov-Kennedy entre los “dos sistemas con diferente estructura social”. El que no cree que lea el interesantísimo libro de Germen Gvishiani “Puentes al futuro”.

Hay todos los fundamentos para suponer, que los puentes se hacían para cerrar (¡atención!) EL ACUERDO ESTRATÉGICO DE LA PARADA DEL DESARROLLO.

En realidad, porque el dialogo de los “sistemas con diferente estructura social” empieza por sacar fuera de las comillas las ideologías? Porque de alguna forma había que discutirlo (nosotros entendemos el desarrollo así, vosotros asao…). En vez de esto: ecología… los limites del crecimiento…” en la casa del ahorcado no se habla de la cuerda”?

En cualquier caso, como resultado de este dialogo una de las sistemas quedó destruida. ¿Y la otra? La otra sufrió enormes metamorfosis. ¡Muy extrañas!

Antes de estas metamorfosis precisamente el desarrollo (en su variante mas simple – el progreso, y el humanismo) era el argumento a favor del liderazgo de la civilización occidental. Precisamente por cuenta del desarrollo ella podía legitimar su expansión. Incluso si era la expansión en la versión de Kipling (“la misión civilizadora de los blancos”), de todas formas se hablaba de la misión, de que a otros mundos sin desarrollo se lleva el gran espíritu del desarrollo. Los Jesuitas decían: “para la mayor gloria de Dios”. Los progresores [palabra tomada de las novelas de los hermanos Strugatski – trad.] occidentales (ruego no confundirlos con nuestros reformistas, amantes de los hermanos Strugatski) decían: “para la mayor gloria del Desarrollo” Alrededor de este nombre – Desarrollo – se había construido un proyecto. Sus constructores han reducido el desarrollo a una de sus posibles modificaciones, que se llamaba el “progreso”. Pero en el marco de esta modificación ellos han glorificado el desarrollo, y, repito, lo han formalizado en un proyecto hiper influyente para aquel momento.

Se llama el proyecto “Modernidad”. Es un complejo conjunto de ideas, principios de gestión, criterios, valores, legitimaciones, formatos, textos, fenómenos culturales, sobretextuales etc. Cada vez en mayor medida nos convencemos de la necesidad de analizar la trinidad del desarrollo como tal, del proyecto “Desarrollo” (en el que el desarrollo de todas formas se presupone) y los juegos alrededor del desarrollo (en las que al desarrollo no queda, probablemente, ningún lugar).

Además, precisamente el debate sobre el proyecto “Desarrollo” es el eslabón que une entre si la analítica del desarrollo como tal y la analítica de todo tipo de juegos. Esto exige una especial atención a este modulo de la trinidad estudiada.

Con esto es muy importante resaltar, que la humanidad actual tiene solo un mega proyecto vivo y actual de desarrollo. Y se llama el proyecto “Modernidad”. La humanidad de una u otra forma se piensa a si misma en este mega proyecto (no hay que confundir este proyecto con los proyectos nacionales).

La humanidad puede tender a la Modernidad (escenario Nº1- modernista como tal).

Ella puede rechazar la Modernidad (escenario Nº2 – contramodernista).

Y puede, cansada, desestimar la Modernidad (escenario Nº3 – post-modernista).

Pero en los tres casos la humanidad de alguna manera se fundamenta a raíz de esta misma Modernidad. Porque por el día de hoy no hay nada mas en que puede fundamentarse.

Muchos me apelarán: “¿De donde sale este monismo? Por qué el autor piensa que solo hay un mega proyecto del desarrollo? Pero esto.. Y esto…”.

Respondo. El autor puede fácilmente “dibujar” (y con seguridad lo hará) varios mega proyectos de desarrollo no reducibles al proyecto “Modernidad”. Pero precisamente “dibujará”. De acuerdo a un conocido dicho: “Que nos cuesta construir la casa, la dibujaremos y viviremos en ella!”.

Pero la cuestión no está en “dibujarlo” de esta manera. Nadie en realidad querrá y podrá vivir en una casa dibujada.

El mega proyecto “Modernidad” por esto es mega, porque se compone de cientos de miles de trabajos científicos, obras de arte, acercamientos a la gestión de la sociedad, normas regulativas, principios del entendimiento de lo que sucede. Es un gigantesco banco de datos (y no solo datos, también los conocimientos) al que está conectada la humanidad.

Puntualizando esto (y reservándose, no obstante, la posibilidad de acercamientos no modernistas al desarrollo) estudiaremos los escenarios que se construyen a base de la “Modernidad”.

Escenario Nº1 – Modernista propiamente dicho – presupone precisamente esta conexión. Ello no tiene nada que ver con un copiado ciego (vesternización).Ya hace mucho que al banco de datos de información modernista los países se conectan teniendo en cuenta su especifica. India, China, Japón, otros países asiáticos han hecho precisamente esto. Y el que no lo ha hecho fracasó. Por ejemplo el sha Iraní empezó a sustituir la modernización por la vesternización y fracasó.

Uno de los “Know how” de la modernidad es el estado-nación. Y la nación como tal. En India hay muchas tribus y varias confesiones. Por esto un indio – no es un hindú, y no es aquel que pertenece a la tribu mas importante. El indio – es el indio en el sentido modernista. ¿India se va de la Modernidad? ¿Adonde? ¿A una identidad confesional? Entonces son inevitables las terribles guerras entre las poblaciones hindú, musulmana, sijista, budista de India. ¿A la identidad tribal? Entonces el lugar de varias guerras grandes ocuparán cientos de pequeñas guerras étnicas y sub- étnicas.

Lo mismo es valido incluso para la relativamente multiétnica China. Porque en China no hay ninguna multiétnia definitiva. Sino el “principio de los cinco rayos”, formulado un día por Sun Yat-sen y mantenido religiosamente por el PCC. Si este principio, que ha construido la nación china y se ha empapado del espíritu de la Modernidad lo quitas o rompes… Si se pone, por ejemplo, el signo de igualdad entre un chino y un han, entonces una sangrienta guerra civil de increíble magnitud podría competir con la de India. Alguien seguramente quiere esto. Pero los chinos no. Por esto ellos estarán rígidamente moviéndose en el marco de la Modernidad, entendiéndose a si mismos como nación. Y entendiendo claramente, que solo pueden ser una nación si se desarrollan, es decir actuando en el cause de esta misma Modernidad.

Aparte de esto, cada persona que ha estado en India o en China sabe, que la sed del desarrollo (además, no cualquier desarrollo, sino auténticamente modernista, el que une a su propia cultura con la Modernidad) empapa no solo a la élite, sino a toda la sociedad de arriba hasta abajo. Las élites solo pueden sostener la estabilidad política por cuenta del desarrollo, porque las masas disfrutan de los frutos de este desarrollo en muchos sentidos. Tanto directamente, aumentando el nivel de bienestar común, como indirectamente, a cuenta del descubrimiento de nuevas perspectivas sociales (nuevos canales de la movilidad vertical, como diría Pitirim Sorokin).

Ni India ni China irán a ninguna parte fuera de la Modernidad. Ellos tienen derecho, perifraseando a un poeta del Cáucaso del norte, decir, que ellos no entraron a la Modernidad voluntariamente, por esto voluntariamente no saldrán de ella. Japón – es una cuestión más difícil. Pero en principio, también es así. Y para Malasia es así. Y para Taiwan. Y para Brasil y Argentina. Para la enorme mayoría de la humanidad. Pero no para toda la humanidad. Por esto existen varios escenarios, porque no para todos es así…

Escenario Nº2 – Contramodernista. Deberás, me cuesta nombrar países, que activamente lo profesan. Países seguramente no hay (si dices Arabia Saudita te responderán con fuertes argumentos). Países no hay, pero hay élites. Y las masas también. Hay el islamismo radical. Una construcción bastante artificial, construida con grandes objetivos concretamente contra-modernistas. El mayor enemigo del islamismo no es el Occidente secular, sino su propia Modernidad musulmana. Tenemos que puntualizar enseguida, que la Modernidad y la Ilustración son cosas distintas. La Ilustración es el concentrado laico de la Modernidad. Pero la Modernidad es mucho mas amplia. Es perfectamente complementario con la religión. Existe cristiandad modernista, islam modernista, judaísmo modernista…En todas partes donde la fe busca un dialogo con la razón, entra en complejas relaciones con él, hay lugar para los movimientos modernistas en la religión.

¿Y como se puede no entrar en estas relaciones?

Incluso el fundamentalismo (la limpieza de las constantes fundamentales de la religión de todo lo superficial – religiones anteriores, supersticiones, compromisos mortalmente peligrosos) – esto aun no es el anti-modernismo. El anti-modernismo empieza allí, donde se rechaza la Historia como un principio positivo. Y la Existencia también. Y sin duda la Creación.

Pero, todas estas búsquedas intelectuales nos pueden llevar lejos de la política. A ellos volveremos después. Ahora, en el plano propiamente político para nosotros es importante solo una cosa. Que varios grupos influyentes de la élite, a la vez relacionadas con distintas religiones, injurian el desarrollo como la abominación. Y que una de estos grupos de élite – la islamista ha podido conectar con una apasionada energía de grandes masas. Masas, que no tienden al desarrollo de una u otra manera, mas o menos, teniendo en cuenta su especifica cultural. Ellos rechazan el desarrollo. Le escupen. Exigen no permitirlo. E incluso piden girar al revés del tiempo histórico.

Por si mismo este segundo grupo no tendría un valor decisivo… Aun que una energía ardiente de las masas… Ahora mismo, deberás, vale su peso en oro. Y aun así, lo principal no está en esta energía de masas como tal, sino en que hay otro escenario Nº3, en su esencia hostil al desarrollo y muy muy sofisticado.

Escenario Nº3 – posmodernista. Este escenario conquista cada vez mayores posiciones en el Occidente. Su “Santa Sede” no es Waziristán talibán, sino Nueva York y Londres. Así como otras capitales europeas. Si empezará ahora a describir detalladamente que es la Posmodernidad, perdería el hilo político. Por esto es suficiente constatar que se trata de un emprendimiento a gran escala y de grandes consecuencias. Sobre la destrucción de las naciones, la destrucción de la moral, la desacreditación del desarrollo y del proyecto como tal, un socavo profundo bajo cualquier novedad (“la novedad está en la imposibilidad de la novedad”), la glorificación de las minorías en si y todo tipo de perversiones en particular, una profunda desacreditación de la idea de humanismo (tanto laico como religioso), cultura de la violencia, de la deshumanización de facto (incondicional negación del hombre como la cumbre de la Creación, incluso del hombre como proyecto, el igualamiento del hombre con el animal, e incluso a veces el ascenso del animal por encima del hombre).

Aquí otra vez nombrar ciertos países es imposible. Las sociedades están enormemente divididas. En Occidente ya está roto el marco del consenso modernista que unía a los liberales y conservadores alrededor de la idea de la Modernidad. Se está llevando una “guerra fría civil”. Si alguien se quiere imaginar como seria el triunfo de la Posmodernidad a nivel estatal, que mire detenidamente la experiencia de Dinamarca o Holanda…

En Holanda los avances posmodernistas en cuestión de las legalizaciones de todo tipo de perversiones se toman aun con la profunda revulsión por casi un 80% de la sociedad.

El fenómeno de carácter precisamente político mas astuto consiste en que la Posmodernidad evidentemente hace cierto trato con la Contramodernidad. La historia de este acuerdo es lejana. Una atenta mirada a los conflictos dentro de distintas religiones (por ejemplo del mismo islam) nos muestra que el sujeto con el nombre Occidente ni de lejos siempre apoyó a los partidarios de la modernización en el Este, ni siquiera de la moderada vesternización (otra vez puntualizo, que este sujeto no es homogéneo, pero aun así es un sujeto, no?). El ejemplo más llamativo es el sha de Irán. Hay muchas pruebas serias de que cierta parte de las élites occidentales apoyaba al ayatola Jomeini contra el sha de Irán. Y que si no hubiera este apoyo paradójico, el sha tendría tiempo de llevar a cabo la modernización de Irán, que molestaba a alguien, aun que por supuesto el sha llevaba a cabo de forma muy inadecuada.

Y aun así… Las fuerzas occidentales muy avanzadas (en mi terminología posmodernistas) han apostado por la cultura antioccidental radical hostil, con tal de no permitir su modernización.

Lo mismo se hizo con la creación de los “Hermanos musulmanes” en Egipto y los wahhabies

en el Oriente Próximo [ y ahora EIIL – trad].

¿Y que es en el último termino Bin Laden? Todo ni de lejos es tan simple. Y ya de ninguna manera es reducible a la banal hipótesis de la “marioneta que salió de bajo control”. Pero a las teorías conspirativas (según las que han hecho un trato los Bush y Bin Laden) tampoco se puede reducir todo de ninguna manera. ¡Todo es mucho mas complejo! ¡CUALITATIVAMENTE mas complejo!

Y dentro de esta complejidad, que ahora mismo políticamente es mas actual que cualquier receta, LO MAS IMPORTANTE AHORA ES EL PROBLEMA DE LA PARADA DEL DESARROLLO CON AYUDA DE CUALQUIER TIPO DE FUERZAS. Incluso las incompatibles con aquellas que planean esta parada.

Y aquí yo vuelvo al Club de Roma y a aquello que le precedía. Propongo seguirlo todo como una linea continua y relacionarlo con la idea, que parecía salvaje, de la “democratización de Irak” mediante bombardeos en alfombra.

Los propios americanos tienen una rica experiencia de la realización de modernizaciones necesarias en condiciones del periodo ocupacional de posguerra. Esto es el plan Marshall para Alemania y plan MacArthur para Japón. ¿Por qué nadie ha realizado un plan semejante en Irak? O, mas exactamente, por qué todo se ha hecho de forma estrictamente contraria? ¿Cual exactamente? Mirando atentamente no es difícil de comprender. Primero a Irak bombardearon, humillaron, pisaron y liquidaron a los baazistas, que eran mas o menos modernistas… Después en vez de la dictadura del desarrollo, aun que sea de ocupación, hicieron el show sobre la democracia dirigida. Como resultado, esta democracia se ha convertido en el debilitamiento del Estado, en arcaización, y muchas cosas más, pero no en modernización de ningún tipo.

Entre tanto, sobre la necesidad de la ideología de la modernización hemos hablado con los políticos americanos bastante solidos poco antes de los bombardeos de Irak, cuando ya estaba claro, que no se puede ya cancelar estos bombardeos. Mas tarde yo en mas de una ocasión declaraba lo mismo en los seminarios internacionales antiterroristas, en las que estaban presentes personas bastante serias y con autoridad. Escuchar escuchan. Parece que entienden que es que. Pero el tren va hacia el regreso y la arcaización y no en dirección de la Modernidad.

¿Por qué pasa esto? ¿No será de facto esto una evidencia de la renuncia al proyecto “Modernidad” por una parte del Occidente? Si si, aquel mismo Occidente para el que esta Modernidad era la bandera y el símbolo del liderazgo, y llevándolo hasta el extremo era “la misión civilizadora de los blancos” (yo no comparto esta formula, pero propongo mirarla atentamente).

¿No se trata de la renuncia a cualquier misión? ¿De renuncia a las obligaciones del desarrollo de la otra parte de la humanidad? ¿No se trata de no dejar al resto de la humanidad desarrollarse, empleando cualquier argumento, desde ecología hasta democracia? Porque si se está llevando a cabo el proyecto “Modernidad”, ciertas fases de modernización forzada nunca se apoyaron precisamente en la democracia, y esto es bien conocido por todos. El concepto “modernización autoritaria” es muy estricto. Y absolutamente positivo, a diferencia del autoritarismo como tal.

Entonces por qué el Occidente olvidó la modernización autoritaria como de un concepto positivo? ¿Por que exige democratización en Uzbekistán o Egipto? ¿Por qué se comporta de forma ambigua incluso en Turquía (esto es muy fácil de demostrar)? Se trata solo del Gran Juego, que ha descrito por ejemplo Kipling en la novela “Kim” que se había convertido en el eje conceptual de la actividad de la inteligencia estratégica occidental? ¿O se trata de algo más?

El Gran Juego – “solo es” herramienta de un cierto mal. Se toma el mal (por ejemplo el islamismo radical) y se suelta en calidad de destructor en el territorio del enemigo estratégico (islam contra el imperio ruso, islam contra la URSS, islam contra el imperio Otomano, en perspectiva es posible contra China). Semejantes programas están detalladamente descritas. Las pruebas en principio son indiscutibles.

El enemigo mas potente contra este tipo de Juego se encuentra dentro del mundo del islam mismo. El odio hacia aquellos, a los que llaman “barbudos”, en las élites islámicas (las sufies y no solo ellas) es enorme. Si no hubiera este odio, Rusia tendría que pagar un precio incomparablemente mayor por la victoria en Chechenia.

Y aun así el Gran Juego es una herramienta, es la manipulación y no es conceptual. Solo es conceptual la revisión de los megaproyectos. Si se revisa el proyecto “Modernidad”, entonces no se está hablando del uso de los islamistas contra los países innecesarios y hostiles (los competidores geopolíticos principales). No se trata del reparto, sino de un REFORMATEO fundamental del mundo. Se trata del lanzamiento de los procesos contrarios al desarrollo. De procesos, y no del progreso (incluso los que se realizan por los estándares occidentales), son regresivos.

El regreso dirigido, lo mismo que la Perestroika, es el “know how” que se ha ensayado en el territorio de la URSS en la época de los finales de los 80 – principios de los 90. Este regreso todavía no está superado. Solo es parcialmente retenido, y no mas que esto. El merito histórico de Putin está en que el regreso resultó ser contenido. Pero un regreso no superado, no revertido es un regreso que acumula su potencial energía destructiva. Todos nosotros estamos sentados en una barrica de pólvora. Pero… ¿para que la han montado? Además no solo en nuestro territorio. Miren lo que pasa en África. En el periodo soviético nos informaban sobre esto al menos de alguna forma. Ahora en el campo de visión solo está el Occidente y algunos “puntos calientes” actuales para él.

Entre tanto, en la periferia de la “humanidad civilizada” se está desenvolviendo algo sin precedentes. Este “sin precedentes” se llama “arcaización secundaria”. Lo mismo “regreso dirigido” ¿Pero solo es en la periferia?

Cuando los americanos en la época de Clinton prometían a los serbios: “os bombardearemos hasta sumergir a la edad media”, ¿alguien ha notado la envergadura conceptual de esta formula?

¿Y Kosovo? Incluso si había todavía alguna duda sobre la existencia de una alianza dirigida de la Contramodernidad y la Posmodernidad, centrada en la destrucción de todas las bases del mundo contemporáneo (del mundo de la Modernidad), la historia con Kosovo tenia que haber “hecho el finiquito” a todo esto.

No en la periferia del mundo occidental, sino en el centro de Europa, con ayuda de lo que llaman “el arma étnico” se ha destruido un estado-nación con el nombre Serbia. Y además dejando de lado el derecho internacional (aun que el respeto al derecho, la ley es la base del proyecto Modernidad).

Ya se había violado la legalidad internacional en mas de una ocasión (de una canción no puedes quitar palabra [un dicho ruso – trad.]). ¿Pero de que manera y en que situaciones?

Aquí se ha empleado para arrancar el mecanismo de destrucción de un estado-nación europeo. Además, está claro, que la destrucción tiene un carácter con vistas al futuro. Ningún líder albano no podrá decir directamente a su pueblo (por ejemplo en la televisión) que Kosovo es el éxito final. Todos ellos hablan de la “Albania natural”, que incluye territorios de otros estados. Ahora en el menú esta el reparto de Macedonia entre los búlgaros y los albaneses. Y esto tampoco es el fin de un “tema duradero”.

El tema está en que la nación quieren sustituir por la etnia. Y a cada etnia hay que dar un estado propio. ¿Y porque a cada etnia y no a cada subetnia? Miles de conflictos “dormidos” pueden estallar si ponemos el punto final bajo el proyecto “Modernidad”. ¿Y después que?

¿Alguien sueña con un sistema nuevo, que recuerda las ideas de Mao Zedong sobre la ciudad mundial y el pueblo mundial?

En la “ciudad mundial” tiene que imponerse la Posmodernidad, en el “pueblo mundial” la Contramodernidad. La Modernidad tiene que ser exterminada, la misión de los modernistas (en sentido de “la misión del hombre blanco”) cancelarse. Imaginarse la magnitud de estos procesos, que puede desatar semejante iniciativa, no es difícil. Se trata de la supercatástrofe fabricada para toda la humanidad, que se realiza con alguna ambiciosa meta. ¿Cual?

No sale de mi cabeza la frase “la rueda de la historia gira, y nadie se atreverá de hacerla girar al revés”, dicha en el proceso por Georgi Dimitrov. ¿Que nadie se atreverá? ¡Disculpen! ¡Esta rueda no solo decidieron girarla al revés! La giran a todos los lados, y al revés, y hacia los lados. Le rompen los radios, le pinchan la cámara.

El falso fin de la Historia, proclamado por Fukuyama, se convierte en una burda violación de la Historia.

¿Cual es la escala de este reto?

Desde mi punto de vista esto no tiene precedentes. Probablemente algo parecido surgía en las etapas mas iniciales de la separación del hombre del mundo animal. Y aun así, solo se puede hablar de algo que solo se asemeja, y no mas. Ahora mismo nos enfrentamos a una situación fundamental de la “Historia” y “El Otro”. Hasta ahora (subrayo otra ves, descontando algo que sucedía en los periodos iniciales de la formación del hombre y de la humanidad) solo había Historia, no existía el Otro, capaz de decirle: “¡Hey, tu has acabado!”, y además violarla groseramente. Ahora este Otro ha surgido. Y exige satisfacción a sus enormes pretensiones.

¿Exige a quien? A la Historia y a todos los que la quieren defender. Si Historia está viva y tiene defensores, ellos tienen que responder al desafío.

¿Con que se puede responder? Yo podría describir posibles respuestas desde la teoría y limitarme a esto. Pero la descripción teorético-abstracta tiene sus defectos. Estos defectos no se reducen a la habitual critica, a la que los pragmáticos llaman “discusiones generales”. El Otro, que desafía a la Historia, emplea en su Juego métodos especiales. Estos métodos no permiten determinar la esencia del Juego con ayuda de los razonamientos generales (abstractos, académicos).

Entonces estos razonamientos resultan ser vulnerables no solo porque son generales y hay enormes dificultades con las traducciones de lo general al lenguaje de la política real. Pero también porque no pillan la esencia del comportamiento del Juego del Otro, incluso a nivel de esta generalidad.

En realidad, ¿que es lo que hace este Otro? Él organiza un duelo entre la Historia y el Juego. De hecho, por qué organiza? El ya lo organizó. Y si es así, entonces él ya ha creado una situación fundamentalmente nueva.

Hasta ahora Historia era algo totalizado. Vivíamos solo en ella y no nos imaginábamos que es posible algo fuera de ella. Puede ser, repito, que sobre la vida fuera de la Historia nos podría contar algo nuestro predecesor muy lejano. Pero primero, él veía como alternativa a la Historia no el Juego, sino a la Naturaleza. Segundo, el no poseía capacidad de reflección para revelar y describir esta alternativa. Tercero, el no disponía del potencial tecnológico, que convierte la inalternatividad de la Historia en el factor del fin de la humanidad.

Nosotros estamos ante el desafío del Otro y el Juego iniciado por él. Nosotros entendemos que no es la Naturaleza quien se opone a la Historia, sino el Juego. Nosotros sabemos que significa esta oposición. Y poseemos una potencia tecnológica absolutamente distinta. Esto se refiere tanto a las tecnologías industriales como a muchas otras. Entre ello las tecnologías humanitarias, la creación de las cuales justamente dio posibilidad para el Otro a oponer el Juego a la Historia.

En esta situación la esencia se entiende solo a través de la síntesis de lo particular y lo general. Puedes analizar todo lo que quieres el fenómeno del Otro desde las posiciones generales, la esencia queda poco revelada. Porque las posiciones generales están hechas para aquel mundo que piensa la Historia como algo total y sin alternativo. ¿Y que podemos hacer?

De una manera especial hay que unir lo general y lo particular, oponer al Juego el nuevo método conceptual y analítico.

Mirando atentamente el precedente particular de Kosovo se puede revelar aquello, que los métodos generales no nos revelan. Por supuesto si usamos la óptica intelectual correspondiente. Intentaremos hacerlo.

Para empezar renunciaremos al acercamiento según el cual todo ya se ha cumplido. Este acercamiento al tema presupone, que el juego kosovar ya se ha jugado. Que Rusia ya ha dado su respuesta a este juego en Osetia del Sur y Abjasia. Que con esto la elegibilidad de la usurpación kosovar a la “Modernidad” está confirmada por todos los jugadores, incluyendo a los que antes se resistían.

En realidad, ninguna respuesta estratégica real a Kosovo Rusia todavía no ha dado. Con los criminales tiros sobre Tsjinvali le obligaron a dar respuesta puramente táctica y situacional. Rusia ha reaccionado a lo sucedido como un vecino justamente enfadado, al que a parte de todo lo demás mataron a sus soldados y ciudadanos. Rusia aparte de esto ha mostrado, que no admitirá el mundo en el que una superpotencia viola todas las reglas, incluyendo a aquella importantísima para la Modernidad, según la cual la integridad de un estado nacional no puede ser violada. Pero otros estados y Rusia entre ellas, tienen que respetar esta regla sagradamente allí donde se le indica y en la medida que se le indica.

Rusia, por fin, había cuestionado los resultados de la desintegración de la URSS y la legitimidad de las configuraciones creadas por esta desintegración, que ignoran la realidad que existía antes de la creación de la URSS, historia de todo el macro región etc. Entre ello muchos imperativos del derecho.

Pero todo esto son particularidades, importantes y a veces fatales para Rusia. Tomando en consideración su importancia en la analítica en cuestiones correspondientes, tenemos que mirarlo de otra manera, ocupándonos de la analítica del desarrollo. Es decir, la de mayor magnitud de todas las posibles analíticas. No profesamos con ello dobles estándares. Mas bien se trata de aquel conocido principio de la mecánica cuántica y la filosofía creada por ella de complementariedad.

¿Que es exactamente lo que resulta de esto?

Aquello, que desde el punto de vista de historiosofía política, las guerras por el desarrollo, de alta política global, Rusia en el Cáucaso en el verano del 2008 solo ha marcado, que el juego kosovar no será el juego a una sola portería. Después de aquello todo quedó en suspenso. Aquellos, quienes empezaron el juego kosovar consideraban, que el “inflado de la indefinición” de la situación mundial responde solo a sus intereses. Y Rusia y otros jugadores han temido “inflar” la situación de aun mayor indefinición, además cerca de sus propias fronteras. ¿Y si esta indefinición se empezará a fugar al propio territorio ruso, de Osetia del Sur y Abjasia al Cáucaso del Norte, y después seguirá con todas las paradas correspondientes.

Rusia no se asustó. Ahora los amantes de la indefinición tienen que calcular los escenarios, en los cuales “inflar” la situación con esta misma indefinición empezarán varios jugadores a la ves. Este calculo de nuevos escenarios no es una cosa fácil ni rápida. Sustancialmente Rusia ha ganado cierta pausa, tanto micro regional como global. Esto se ganó a un gran precio. Pero en las condiciones del pogrom, montado por Saakashvili en verano de 2008, Rusia simplemente no tenia otra posibilidad de parar el juego a una sola portería.

Ahora, habiendo determinado esto, encontramos, que hablar sobre un juego ya jugado (en el sentido no de un juego simplemente grande, sino un Juego superior) todavía es pronto. Habiendo descubierto esto tenemos que describir los escenarios del Juego que se están jugando. Que se está jugando y no que ya se jugó. Describir los escenarios de un juego ya acabado, llevando la historia a un tiempo condicional y razonando desde las posiciones “que seria, si…” es un asunto aburrido e infructuoso. Pero si el juego aun no ha acabado, entonces son posibles las variaciones de su desarrollo posterior y describirlas es absolutamente necesario. ¿Y que hacemos sin esto?

En principio, si hay Historia y el Juego, entonces cualquier sujeto, incluyendo a Rusia (si es un sujeto) tiene siguientes escenarios de comportamiento.

Primer escenario – entrar al Juego y adaptarse al campo del Otro, es decir al campamento de aquellos quien suprime la Historia.

Alguien podría decir, que Rusia en Osetia del Sur y Abjasia ha hecho precisamente esto, pero yo ya mostré arriba, que no se trataba de una elección paradigmal, sino de una reacción situacional, prolongación de una cierta pausa etc.

Si Rusia quiere dar a lo situacional un sentido paradigmal, ella por supuesto puede, entrando al Juego estratégicamente, declarar que el proyecto “Posmodernidad” que le han impuesto mediante la Perestroika para ella es muy limitado. Y que ella quiere ser el abanderado de la posmodernizacion para todos, que declara la guerra a la Modernidad.

Desde el punto de vista practico esto significa, que Rusia tiene que rematar todas sus integridades, que para ella son un tanto dudosas, y arrancar de estas integridades algún “manjar” para si misma.

Ya que con esto la integridad como tal se suprime, entonces Rusia no reúne partes de las dudosas para ella integridades geopolíticas en algo nuevo, sino flota en el oleaje del caos, creado por ella y por otros. Si esto nos recuerda algo, es el escenario muy polémico de “Isla Rusia”, descrito de forma talentosa todavía en los años 90 del siglo XX por el escritor, filosofo y politólogo ya fallecido V.Tsymburskiy (В. Цымбурский).

¿Que es exactamente la “Isla Rusia”, y a cuenta de que se defenderá de la total y animada por todos erosión posmodernista, yo no entiendo.

Este escenario considero como absolutamente mortal para Rusia. Pero describirlo es mi obligación analítica inevitable.

Segundo escenario – la conversión de la pausa ganada en el escenario caucásico del verano de 2008 en una nueva ofensiva intelectual. De aquellos, quienes han impuesto el juego kosovar hay que exigir alguna definición intelectual. Hay que decirles: “¡Veis, nosotros podemos jugar igual que vosotros! Y jugaremos si nos obligareis. Pero vamos a discutir juntos sobre que el que juego es este, y a que nos llevará. Discutamos si no ha sido esto que nos llevó al exceso, llamado la crisis. Discutamos que pasará después, si seguimos con este juego. Y lo mas importante: ¿Cual es el sentido de este juego? ¿Renunciamos todos al proyecto “Modernidad”? ¿A favor de que renunciamos? Y, en cualquier caso, hay que anunciar esta renuncia a toda la humanidad. No se puede moverse hacia adelante en el régimen de esta falta de claridad”.

¿Es posible una discusión abierta sobre esta cuestión? Yo creo que es posible. Hace un año seria mucho mas problemática. Pero ahora el mundo se encuentra en tal estado de desconcierto, que su capacidad para discutir sus propias bases aumenta drásticamente.

En cualquier caso, ¿por qué no intentar de hacer algo semejante? Imaginemos que conseguimos hacer algo semejante. ¿Entonces que?

Entonces resultará que una parte del Occidente HA TRAICIONADO, si si, precisamente ha traicionado su misión histórica, su responsabilidad ante la humanidad, su papel, su proyecto. Me refiero al proyecto “Modernidad” Pero ni India, ni China, ni muchos otros países, como ya lo hemos visto, no lo traicionarán. Y no todas las élites del Occidente están de acuerdo con esta traición.

Como esto es así, entonces los resultados de la discusión se pueden usar para formular una estrategia de defensa de la Historia. Nosotros, como conservadores no tenemos otro proyecto histórico. Pero estamos dispuestos a exprimir hasta el final las posibilidades del proyecto existente. En cualquier caso, no aceptaremos la renuncia a este proyecto histórico, el proyecto “Modernidad” sin tener un proyecto alternativo claro. Y la arbitrariedad posmodernista “a la Kosovo” consideramos como un atentado a nuestro valor superior – la Historia”.

Yo no quiero decir, que la estrategia conservativa de la defensa de la Historia es la única posible. Pero esta estrategia es posible a la vez con las otras. Imaginemos, que será declarada precisamente esta opción. ¿Entonces qué? Entonces se puede empezar a reunir a los aliados alrededor. Y no por el principio “en contra” (por ejemplo “contra el mundo unipolar”), sino por el principio “por..”: “Por el proyecto “Modernidad”!¡Por la fidelidad a sus valores humanistas, progresistas incancelables!”.

Pero, aparte de los valores, existen los principios organizativos, estructurales conjugados con él. Principios que forman comunidades humanas. La nación, repito, es una comunidad, formada por los valores y principios de la Modernidad. Defendiendo estos principios y valores, nosotros defendemos tanto a la nación como al Estado nacional, así como la soberanía. Pero no hay que confundir a la nación con la tribu, y el estado nación con un gueto étnico arcaizado. A esta confusión alegremente aplaudirán ambos enemigos, tanto posmodernista como el contramodernista. Si solo por un momento permitimos esta confusión, y la posibilidad de la iniciativa se ha perdido.

La unión de los países en desarrollo (como de una parte de países desarrollados) alrededor de la Modernidad aun se puede conformar. Todavía puede ser estable y positivo. Si esta unión se conformará sus adversarios se encontrarán en difícil situación, en situación de personas que han traicionado a su identidad, sus ideas, su misión. Porque ninguno de aquellos que armó Kosovo y muchas cosas mas, ha dicho abiertamente que se sale del proyecto “Modernidad” y no ha declarado su fidelidad a los valores de la Posmodernidad. Algo se dice de vez en cuando entre los dientes. O Kissinger dice sobre el final del sistema de Westfalia, o alguien más de una u otra manera problematiza, como que no quiere la cosa, al national state.

Pero todo esto se hace entre los dientes. Y los estrategas Occidentales siempre pueden decir que tienen el pluralismo y que nosotros solo sacamos expresiones fuera del contexto, que no significan nada, dándoles un significado excesivo. Pero el debate del que yo hablo tendría que sacar todo a la luz del día. Conseguir la sinceridad definitiva en una cuestión estratégicamente importantísima: cuestión sobre el destino del proyecto “Modernidad”. ¿Lo continuamos?¿Lo cancelamos?¿A favor de que? ¿Renunciamos a los proyectos como tales, sumergiendo el mundo a la masa posmodernista de post-proyectos?

Si este debate podría poner todos los puntos sobre las “i”, esto sería un inicio enorme por su significado intelectual y político, que permitiría formular el escenario conservador descrito anteriormente de la defensa de la Historia. Pero hay otro escenario de su defensa.

Esto es el tercer escenario, no conservador y por lo tanto defensivo, sino el ofensivo. El final de la Modernidad se establece. Con todas las consecuencias que de él imanan. La Posmodernidad se declara inaceptable. Entonces el fin de la Modernidad tiene que ser el principio de la Supermodernidad. Subrayo, la Súper y no la Posmodernidad.

¿Que es la Supermodernidad y a fuerza de que puede resultar reclamado? Esto lo voy a discutir en las siguientes partes de este libro. De momento solo describiré todos los escenarios posibles, tanto los que responden al espíritu de la Historia, como los hostiles a este espíritu.

Los escenarios que responden a este espíritu como vemos son dos: el conservativo-defensivo y el ofensivo.

Los escenarios que se oponen al espíritu de la Historia también son dos. Uno de ellos, el posmodernista ya lo he descrito. Pero hay otro, el fundamentalista.

Este es el cuarto de los escenarios posibles del comportamiento geopolítico e historiosofico de Rusia. Según este escenario Rusia tiene que derrocar la Modernidad y la Posmodernidad, jurando bandera a la Contramodernidad, a la vuelta a la nueva Edad Media, la neoarcaica. En principio este escenario es perfectamente aceptable para la Posmodernidad, porque la Posmodernidad necesita de la periferia arcaica contramodernista. Para Rusia con esto conservar alguna integridad se puede en dos casos. Si lleva fe Ortodoxa contramodernista hasta un colosal calentamiento. O si lo cambia por el Islam contramodernista. Lo último también ha sido estudiado por muchos. Pero los intentos ultranacionalistas, que quieren llevar el regreso contramodernista al “triunfo” del neo-paganismo, como todos entendemos, llevarán solo a la total desintegración de Rusia, su tribalización.

No hay necesidad comentar el cuarto escenario contramodernista. Su nocividad para Rusia es bastante evidente. Se trata de la conversión de Rusia a un gueto regresivo neo-arcaico, en un nuevo tipo de la periferia colonial, explotada por el núcleo posmodernista.

No hay necesidad de confesarme que escenario es el más deseado por el autor. Esto está claro. Estoy convencido que el mundo solo tiene una posibilidad positiva pasando de la Modernidad a la Supermodernidad.

Pero yo entiendo, que la Modernidad existe como la realidad, y la Supermodernidad es solo una posibilidad efímera, solo un boceto.

Y segundo, yo, como analítico tengo la obligación no de glorificar mis propias preferencias, y tampoco dedicarme a la demostración de sus valores reales. Yo tengo que hablar sobre lo posible y describir todas las posibilidades del desarrollo de los acontecimientos.

Y lo mas probable ahora mismo es la conservación de la Modernidad. Y lo referente a todas las variantes del desarrollo de acontecimientos: son cuatro. Y los he descrito con aquel grado de detalle, que es admisible en esta etapa del estudio.

Habiendo descrito esto y contrastándolo con el precedente kosovar puedo, como me parece, ahora de otra manera discutir sobre lo mas importante, la IMPORTANCIA del problema del desarrollo como tal. Así como quien y como lucha contra el desarrollo.

¿Que novedades sobre la importancia del problema del desarrollo introdujo el estudio del micro incidente kosovar, que tiene significado mundial? Que todo el mundo está suspendido sobre el abismo de falta de proyecto, que es el know how del posmodernismo, que no solo niega el proyecto Modernidad, sino todos los proyectos, sujetos, valores, sentidos etc.

Permitiendo con indulgencia formar alrededor de si mismo algunos micro grupitos dinámicos, el postmodernismo hace todo lo posible para que las ideas (ningunas ideas) no puedan formar macro comunidades estables, capaces de convertirse en sujetos históricos.

Entonces, o el desarrollo, o la caída al abismo de sinproyectividad, sumergidos al caos de la deshumanización. Ya hemos comprobado que este “o…o…” no está tomado del cielo. Así comprobamos que al abismo de la sinproyectividad al hombre empuja el Otro, que opone el Juego a la Historia.

También hemos comprobado que la oportunidad para la humanidad de no caer a este abismo en su totalidad se define por aquello, que se dirá sobre el desarrollo en su variante modernista o supermodernista. Porque simplemente no existen otros escenarios.

Y en lo referente al Otro y la guerra contra el desarrollo, cuanto mas valioso es el desarrollo (y su valor acabamos de aclarar sustancialmente), hay mas de los que desean a desafiarlo. Y la descripción de estos “deseosos” es extremadamente actual. Ello no solo nos ayudará a entender algo sobre el desarrollo, también es necesario desde otros puntos de vista.

Admita, hay que debatir todas las posibilidades, con ayuda de los cuales los enemigos del desarrollo se oponen a su realización en algunos países separados y en todo el mundo. Porque es verdad que se lucha con la variante modernista del desarrollo en Kosovo, aun que de momento no tiene alternativas.

En realidad:

1) Modernidad es el mainstream del desarrollo.

2) Aparte de la Modernidad simplemente no hay nada grande, real, que permite guardar fidelidad al desarrollo.

3) La Posmodernidad no dará posibilidad de desarrollarse a aquellos países mas avanzados que la adoptarán. Y serán precisamente estos países que le jurarán lealtad. Al menos ahora la cosa es exactamente así.

La posmodernidad impuesta a Rusia es un exotismo que ilustra de forma despiadada y muy demostrativa el destino de aquellos quienes tragan el cebo posmodernista.

En el momento, cuando EEUU y Europa resultarán definitivamente postmodernizados, allí desaparecerá el sujeto del desarrollo. Porque el sujeto del desarrollo es el estado. Un estado nacional real, el de hoy, que todavía es modernista.

4) Las corporaciones transnacionales con sus inútiles ambiciones no quieren ni pueden realizar el desarrollo. Esto lo demostró la crisis mundial, durante del cual estos entes ambiciosos en la vientre se arrastraron a los Estados nacionales por las ayudas.

5) Que es el “Estado mundial” como alternativa al estado nacional no lo sabemos.

6) Alrededor de que el Postmodernismo podrá unir algunos sujetos, que serán el apoyo de este Estado – no se entiende. Porque el postmodernismo habla de la disociación de todos los sujetos, sobre la muerte del sujeto como tal.

7) Es posible, que la postmodernidad es una mascara, bajo la cual se encuentra el sujeto verdadero, que aquí llamamos “el Otro”. Pero este es el sujeto que lucha contra la Historia. ¿Por qué motivo el sujeto que lucha contra la Historia va a promover el desarrollo y realizarlo? De cualquier manera este sujeto entiende el desarrollo de forma muy especifica. Y como algo que no se extiende a la mayor parte de la humanidad. Como algo fuera de la Historia. Y como algo, que no tiene relación alguna al progreso y al humanismo.

8) ¿Qué desarrollo entonces es este? ¿Y por qué la “ciudad mundial” cerrándose va a desarrollar no solo al “pueblo mundial”, pero también a si misma? El capitalismo solo tiene un principio del desarrollo: la competencia entre los estados y la competencia en general. La creación de la “ciudad mundial” a base de la negación de Historia, progreso y humanismo etc. si es posible, será solo después de la cancelación de cualquier competencia. La competencia entre los estados se cancela por el hecho de la cancelación de los propios estados. Todos los demás tipos de competencia también resultan ser absolutamente innecesarios.

9) La meta de la “ciudad mundial” es llevar el desarrollo hasta el total poder sobre el “pueblo mundial”. Pero para esto no hay que subir a la “ciudad mundial”, sino bajar al “pueblo mundial”, metiéndolo al regreso y la arcaica por el modelo de la “perestroika”.

10) En cuanto el “pueblo mundial” resultará degradado hasta un nivel suficientemente bajo, la “ciudad mundial” puede cancelar el desarrollo. O darle formas absolutamente anti-humanas y ultra fascistas. Y aun en estas formas el desarrollo resultará ser recortado hasta los limites, solo para las tecnologías de dominio.

11) Después del perfeccionamiento definitivo de estas tecnologías la “ciudad mundial” podrá “disfrutar del los frutos”. E incluso estará obligada a hacerlo. Para esto se ha creado.

12) Que anti-utopías van a ser realizadas después de esto no tiene mayor importancia. Lo importante es que el desarrollo como Historia, como el ascenso de toda la humanidad, la superación de la fatalidad tanto cósmica como metafísica con semejantes escenarios postmodernistas (muy inestables en realidad) será cancelada.

13) Y entonces, ¿que es lo que tiene la humanidad en calidad del verdadero potencial del desarrollo? Solo la Modernidad. Y la Supermodernidad como una posibilidad todavía no definida. Especialmente importante, porque la Modernidad se puede desplomar en cualquier momento. Pero esto solo es la posibilidad, no mas que esto. De momento, todo lo que conserva el desarrollo en la realidad, repito, está relacionado con la Modernidad.

14) En su base la Modernidad tiene una realidad irrenunciable. Según esta realidad el sujeto de la modernización como vía de realización del desarrollo sin alternativas es la nación como comunidad humana muy especial, creada por la Modernidad precisamente como el sujeto de la modernización. No hay sujeto – no habrá modernización. Si la nación es el sujeto de la modernización, entonces su cancelación es la muerte de modernización. La nación solo puede existir en el cupo con el Estado nacional. Una nación es una integridad muy frágil y especial, creada con enorme esfuerzo para conservar la socialización como tal y la identidad, sin la que no puede haber socialización, en condiciones de un dominio cada vez mayor del hombre secular. La nación es la unidad de lengua, cultura, ciudadanía y el carácter distintivo (etos). La nación no es una tribu ni comunidad subetnica. Además en las etapas iniciales los suprimia de forma extremadamente cruel. El ejemplo de la Revolución Francesa habla de mucho. Pero otros ejemplos son igual de ilustrativos. Una cruel guerra civil en EEUU ¿por qué no es un buen ejemplo?

15) En Kosovo, como hemos mostrado arriba, han atentado contra la nación, oponiendo a esta nación la tribu. Si al menos en algún punto del planeta este atentado se ha realizado todo se desintegrara. Entonces con la Modernidad lucharon en Kosovo! Con la Modernidad en si y no con los serbios o quien sea mas.

16) Semejante guerra es la guerra contra el desarrollo, porque no hay, y esto también hemos comprobado, otros proyectos grandes reales del desarrollo aparte de la Modernidad.

Así que se lleva la guerra contra el desarrollo. En Kosovo se ha realizado su variante evidente y mas primitiva. Pero si hay signos evidentes de esta guerra, tienen que haber los no evidentes. ¿Cuales son?

Capitulo III.

Como exactamente los enemigos luchan contra el desarrollo.

Yo ya he descrito situaciones en las que los enemigos del desarrollo actúan abiertamente, diciendo que el desarrollo es el mal (el pecado).

En adelante voy a describir aun mas detalladamente esta modalidad de guerra contra el desarrollo. Aquí enseguida tengo que puntualizar que se trata solo de una modalidad de esta guerra, el mas directo, pero no privado del todo de sentido. Hay otras modalidades, en las que se usa, si se puede decir así: no la daga, sino el veneno. El enemigo del desarrollo en este caso se hace pasar por su amigo. Os están promocionando en calidad del mejor método del desarrollo todo aquello que este desarrollo mata. En los términos mas generales todos los tipos de guerra no frontales de acciones militares contra el desarrollo se subdividen en la guerra con el lenguaje del desarrollo y la guerra con su (desarrollo) estructura organizativa (el sujeto).

El lenguaje del desarrollo… ¿Que es esto? Si digiera “ideología del desarrollo” seria mas comprensible. Pero en realidad la ideología solo es uno de los métodos de proveer algo de sentido. Con esto a menudo se dice, que la ideología es una forma falsa de auto conciencia comunitaria. O que la ideología ya ha muerto (la muerte de las ideologías en el siglo XX). Con cada una de estas afirmaciones hay que discutir. Todos los que discuten (a parte de los posmodernistas mas convencidos y obstinados) no niegan el papel del sentido en el funcionamiento de sistemas tanto macro, como micro sociales. Ellos solo hablan de la sustitución de la ideología por la lingüística política o semántica. Pero como a parte de la semántica también existe la semiótica, lo mas fácil seria todas las formas de provisión de sistemas sociales de sentido llamar lenguaje.

Incluyendo al lenguaje no solo palabras, sino las imágenes, símbolos, gestos.

¿Pero como se lucha con el lenguaje del desarrollo en los casos, cuando no se trata de empuje y derribo, sino de astutas actividades de socavo?

En este caso al lenguaje del desarrollo se implantan virus, es decir palabras o otras estructuras de significado) incompatibles con el desarrollo.

Tomemos por ejemplo palabra “norma”, así como todos sus derribados. Por ejemplo “la vida normal”. ¡Con que frecuencia las apelaciones a esta “vida normal” se usan por los mas altos representantes del poder político ruso, a la hora de hablar (y esto es importante) sobre el desarrollo! “Chicos, vamos a vivir normal! ¡Vamos a construir una vida normal! ¡Queremos vivir normal, como personas”.

Mientras no se está debatiendo el tema del desarrollo todos estos llamamientos tienen un claro sentido cotidiano, según el cual vivir normal y vivir confortable es lo mismo.

La guerra con el lenguaje del desarrollo usa combinaciones de palabras en las que una de las palabras empieza comer a la otra: “desarrollo normal”… En este caso la palabra “normal” come la palabra “desarrollo”. ¡Y no son pocos los ejemplos semejantes!

Gore quiere combinar el desarrollo con la estabilidad… Los teóricos de la sociedad de consumo quieren combinación del desarrollo con el confort… Algunos otros (pronto entenderemos quien) teoréticos quieren combinar el desarrollo con la normalidad (y parece, ¿con que mas se puede combinar el desarrollo? ¿No con el psiquiátrico, verdad?). Pronto resulta, que la normalidad es prácticamente sinónimo de confort, pero no del todo.

Y cuando tus ojos empiezan a deslumbrar todas estas combinaciones, que a primera vista son evidentes, empiezas a entender que no son nada evidentes. Que por ejemplo puedes “vivir normal” y no desarrollarte, y al revés, puedes desarrollarse y vivir no del todo “normal”.

Este problema por cierto no es nuevo. Porque las apelaciones a la vida normal (compruébenlo en la literatura mundial) siempre se han hecho por el personaje del hombre corriente, que se opone al héroe. A cualquier héroe en general. Como el problema de heroísmo para la humanidad por mucho tiempo ha sido incancelable, al héroe, aun que maltrataban en mayor o menor medida, dependiendo de la época, pero admitían. Erradicar al héroe (se llama “deheroización”) empezaron solo después del 1945, cuando algunos listos pensaron, que el horror fascista puede ser superado solo con el exterminio total de todo lo heroico. Con la subida al pedestal al pequeño hombre corriente. Con esto bajo el “hombre corriente” en absoluto se entiende el pobre, sino un cierto ente especifico, supuestamente no apto a cualquier heroización en absoluto.

Yo no quiero reducir solo a esto el arte del neo realismo, así como obras de muchos pintores antifascistas de mucho talento, que están fuera del marco de este movimiento. Pero como el resultado de la actividad de toda esta “constelación” el héroe, que lucha contra el fascismo ha resultado igualado al antihéroe fascista. Y el comunismo, claro está, al fascismo (gracias a Popper otra vez).

¡Pero si todo se reduciría al descrédito del comunismo! Entonces el proceso mundial tan maligno podríamos al menos considerar fundamentado ideologicamente. El así llamado “mundo libre” luchó con su adversario comunista a muerte. Y en la guerra como en la guerra. La guerra informativa esto es la misma mentira, pero especialmente agresiva, tecnologizada, que se utiliza sistemáticamente para la destrucción de la conciencia del enemigo.

Pero si el comunismo era el enemigo, y al héroe comunista desacreditaron en nombre de la victoria sobre el comunismo, ¿Para que han desacreditaron al no comunista en absoluto héroe de la Resistencia? ¿Y a cualquier héroe en general?

Porque han tenido que “modular” las conducta de auto sacrificio de sus soldados u oficiales con su sueño de la vuelta a lo normal – su casita, el césped, el pavo de navidad? Cualquier soldado, luchando, sueña con su vuelta a casa. Pero su motivación de sacrificio no se reduce a esto. En el caso contrario él nunca dejaría esta casita!

¡Y que hablar del soldado! Yo he hecho mucho turismo extremo y se a ciencia cierta, que al décimo día de ruta extrema empiezas a soñar con la vuelta al piso de Moscú. Y al tercer mes de tu estancia en el piso de Moscú empiezas a soñar con otro viaje extremo. ¿Y en este caso que es la norma?

¿El piso de Moscú o el viaje extremo?

[…]

¿Colon quería una vida normal?

Einstein, que decía que el lugar del cuidador de faro seria ideal tanto para un filosofo, como para un fisico-teorico quería vivir normal?

¿El Icaro se iba al cielo en nombre de una vida normal?

¿El Cristo vino a la gente por una vida normal?

¡Venga ya! La vida normal es una buena cosa, pero en cuanto adquiere el rol de orientación absoluta y del bien superior, pierde el significado que tiene en el caso contrario, en el caso cuando la intentan inflar como una burbuja. Y ya para nada se entiende, como esto sirve de meta orientativa, casi metafísica y tiene que combinarse con el desarrollo. La burbuja primero se infla, después explota con consecuencias catastróficas.

¡Y no son pocos los precedentes históricos! El ejemplo mas llamativo, pero no el único es Roma de la época de “pan y espectáculo”. ¿No hay sentido? ¿No hay héroes? Hay que alimentar al ganado humano y pervertirlo. Dentro de algún tiempo resulta, que el hombre no puede convertirse en ganado del todo. Y si exageramos de todas formas con esto, entonces no habrá con que alimentarlo, y la perversión sobrepasará todos los limites imaginables.

La alienación del hombre del desarrollo (y precisamente es lo que supone hacer la operación “Pan y espectáculo”), por supuesto es posible. Pero a la vez resulta ser la alienación de la humanidad como tal. Lo que acaba con catástrofes. La burbuja de la “vida normal” explota. Y cuanto mas global es el mundo, el carácter mas global tendrán catástrofes, que acompañan el pinchado de estas burbujas. Con cada catástrofe de este tipo con mayor crueldad se va a descubrir que la medicina llamada “la vida normal” es una droga mortal. Que es la “medicina contra el sentido de la vida”, “la medicina contra el desarrollo”.

Beethoven es el desarrollo. ¿Pero que tiene que ver con él la vida normal? Porque él dijo: “Toda la vida es una tragedia. Hurra!” ¿La tragedia es vida normal? ¡Es la vida verdadera! ¿Pero como se relaciona la vida verdadera con la vida normal?¿Habéis probado alguna vez determinar a la vida normal como un genero artístico?¿Que es esto? No es un drama, ni tragedia, ni comedia, ni misterio… ¿Que es? ¿Un musical?¿Un vodevil?

El problema estudiado sale lejos fuera del marco de la ética, estética y gnoseologia. Esto, por cierto, también es un problema político. Porque cualquier liberal en Rusia cada minuto os dirá, que la “vida normal” es la vida en la “sociedad abierta”. En aquella misma “sociedad abierta” de Popper.

Los representantes de la norma son los representantes de la sociedad abierta. Todos los demás con esto son representantes de la patología. ¡Stop!.. Pero la sociedad abierta tiene enemigos. Y nadie de los representantes de la norma se avergüenza por hablar de ellos. Y cuando les viene cómodo incluso bombardearlos. Así como bombardear “hasta meter al medievo”.

Por alguna razón a nadie le parece extraño, que los defensores de la “sociedad abierta”, están listos de bombardear hasta meter al medievo”, es decir girar el tiempo histórico al revés (y entonces el desarrollo), al menos en los territorios bombardeados. A nadie le parece extraño… a mi me parece…

Esta rareza, que propongo para su estudio imparcial consiste en que la abertura de la sociedad y su desarrollo resultan estar en difícil relación (os devolvemos a la edad media en nombre de la apertura). Esta claro, que una sociedad cerrada en sus determinadas modificaciones aumenta la entropía y muere. Pero también la apertura de las sociedades abiertas a veces lleva a consecuencias muy lamentables.

La URSS en parte era una sociedad cerrada. Pero allí había desarrollo. Bueno o malo, pero había.

Perestroika und yeltsinism han destruido este cerramiento. ¡Aquí es cuando tenia que empezar el desarrollo, pero no! Empezó un evidente regreso. Con esto, simplemente de facto tenemos que constatar que no todo lo abierto lleva al desarrollo. Así como no todo lo cerrado lleva al regreso. En cuanto empezamos valorar la dicotomía “abierto-cerrado” con la dicotomía “desarrollo-regreso” desaparece el absolutismo de lo abierto como el bien. Y entonces de lo cerrado como mal. Resulta, que te puedes abrir te tal manera, que no podrás juntar huesos después.

Los troyanos se han abierto al regalo danaiano y cobraron por todo lo alto! Se llama astucia de guerra. Un componente indispensable en todas las guerras…

Pero porque hablo de las guerras otra vez. Parece que no es exterminable en mi el espíritu de la sociedad cerrada, que es la que precisamente hace las guerras, a diferencia de la abierta, que nunca hace guerras. Sino realiza operaciones humanitarias… Pronto, seguramente, empezará a usar en ellas armamento nuclear táctico (o estratégico), pero de todas formas va a considerar, que nunca hace guerras. Y Hiroshima y Nagasaki

¡Stop! El demonio de lo cerrado me ha poseído y me empuja a blasfemar a esto mismo… Bueno y abierto…. ¡Porque no hace guerras!

¡Stop! ¿Como que no hace guerras? Está de enemigos “hasta el cuello”, pero no lucha? ¿Como puede no luchar si tiene tantos enemigos? ¿Pone otra mejilla? El 11 de septiembre de 2001 le han dado, ella suspiró y pidió: “A lo mejor me dais una vez mas? Quiero tanto sufrir un poco mas!”

[…]

pag.256

El encubrimiento de los pensamientos mediante el lenguaje se llama “encubrimiento semántico”. ¿En que el “encubrimiento semántico” se distingue de la vulgar mentira? Si una persona dice a la mujer, que su marido se encuentra en el trabajo, cuando sabe que se encuentra en otro lugar, es una vulgar mentira. Y si el responsable del departamento de análisis político informativo del gabinete de presidencial de Azerbaijan dice, que la entrada de Albania a la OTAN significa la ampliación del club de países posindustriales (Albania un país posindustrial, ¿entiende?) el “se cubre”. Para decir de forma suave no lo hace del todo brillante, pero aun así se cubre.

Hay todo tipo de tapaderas semánticas. Las mas burdas son las ideológicas. Como decía Goebbels, que hace falta una mentira muy grande para que la gente la cree. Pero hay tapaderas mucho mas finas.

El lenguaje del desarrollo, la guerra con el cual estamos debatiendo, como cualquier sistema protege su núcleo. Aparte de palabras e imágenes, creadas para el acceso publico, no puede no contener algo mas. Algo que no está dirigido a la periferia, sino al núcleo que realiza el desarrollo del sistema.

A cualquier núcleo, al estudio del cual paso ahora, entran los conceptos, imágenes, metáforas, construcciones que permiten tanto proyectar el desarrollo, como vigilar los fallos del sistema.

Alguna parte de este lenguaje en mayor o menor medida es exclusiva. Esto derriba de la existencia del componente de juego en el problema del desarrollo ya descrito aquí. Si hay conflicto en cuestión del desarrollo entonces hay juego y jugadores, si el conflicto es intenso es las guerra, si hay guerra hay secretos, areas cerradas. ¿Y como puede ser de otra forma?

Los científicos que trabajan en el sector de la defensa, siempre discuten sobre que es lo que exactamente hay que declarar secreto y que no. Si cierras todo, el sector no puede trabajar. Pero si abres todo ¿que “defensa” será esta? ¿Entonces que hay que cerrar? ¿Los productos? ¿El know how?

Hay cosas evidentes. Un caza como producto se puede secretizar, pero las leyes de aerodinámica no. Parece todo claro, pero… ¡Que es lo que no se hacían secreto en la física nuclear!

Ahora de la defensa pasamos a otras cosas aun mas serias. A la estrategia nacional. Esta estrategia la hacen especialistas a base de ciertos conocimientos.

El conocimiento no siempre es ciencia. En la medida en que el conocimiento es ciencia, los ladrillos de este conocimiento son los conceptos. Y si el conocimiento no es ciencia (o no del todo ciencia) entonces es mas apropiado hablar de otros ladrillos de este conocimiento. Aquellos que en la ciencia militar, directamente enviándonos a la “astucia militar” se llaman estratagemas.

Las palabras del lenguaje (exclusivo a la fuerza) del desarrollo, dirigidos a los arquitectos del sistema y no a sus usuarios, son los estratagemas. La guerra a las estratagemas es parte de la guerra al lenguaje del desarrollo.

Estrategias, como ya dije arriba, pueden no solo ser conceptos, sino también imágenes, símbolos, metáforas. Pero imaginemos que sus ladrillos “solo son” los conceptos.

¿Y que manda hacer con ellos? ¿Parecerse a las personajes del chiste viejo, que acompañaban la documentación secreta con una inscripción en el sobre “Quemar antes de leer”? Es evidente que no se puede.

Pero exponer abiertamente a la vista los conceptos, con los que tu compones tu estrategia tampoco se puede. Para esto es TU estrategia, para que el enemigo tenga de ella un conocimiento erróneo.

Y entonces es cuando se usan los “encubrimientos semánticos” mas complejos. Los conceptos se distorsionan. Se crean conceptos falsos. Estas distorsiones e imitaciones son parte de la guerra intelectual. ¿Y como puede ser de otra manera?

Nadie va a abrir ante el enemigo el núcleo de su propia estrategia. Y al revés, van a intentar a introducir al núcleo de la estrategia del enemigo un virus dañino.

Los teóricos de la escuela de Frankfurt decían que lenguaje es el poder.

Francis Bacon decía que el conocimiento es poder en si mismo.

En realidad llámalo como quieres, lenguaje o conocimiento, ello no existe por si solo en el sentido banal de la palabra. El procesado del lenguaje (conocimiento, estratagema) permite crear una estructura organizativa, necesaria para la realización de una u otra estrategia. En nuestro caso para realización de la estrategia del desarrollo.

El sujeto es la ideología y la estructura organizativa. O, introduciendo el concepto mas amplio que ideología, es el lenguaje y la estructura organizativa.

El enemigo lucha con el lenguaje y con la estructura, es decir con el sujeto. Si el enemigo consigue destruir el sujeto del desarrollo, no habrá desarrollo. Y el enemigo sin falta lo conseguirá, si conseguirá realizar la erosión de los estratagemas como elementos del lenguaje del desarrollo exclusivo y la rotura de las formas esqueléticas de la propia estructura.

Los teoréticos de sistemas llaman este socavo “introducción del virus al núcleo del sistema”. Que es la erosión del lenguaje, usado en la periferia del sistema (el lenguaje del usuario) yo ya he descrito… Desarrollo normal… Desarrollo confortable… Desarrollo sostenible… ¡Miras, y el desarrollo ha desaparecido!

Ahora intentaré describir que es la introducción de virus al núcleo del sistema, que garantiza no la erosión del lenguaje del usuario, sino del lenguaje de arquitectura del sistema. Así como la erosión de conexiones del esqueleto de estructura organizativa. En general se trata de la contrasubjetivización, es decir el impedimento de la formación del sujeto.

Así como la desubjetización, que es la reconversión del cristal ideológico-estructural, que proporciona el desarrollo, en una masa sin estructura ni sentido.

Imaginemos, que vosotros no tenéis una estrategia completamente valida. Es decir, no sois un sujeto estratégico todavía. Pero queréis serlo. Y por esta razón intentáis a adquirir cierto conocimiento. Si usted tiene un rival, ¿que va a hacer el, si entenderá que es lo que vosotros queréis hacer?

El va a apartaros del conocimiento necesario y poner delante el conocimiento inútil.

Evitar la conversión de un sujeto potencial ( de clase política que desea hacer estrategia) al sujeto actual (clase, que se ha unido al conocimiento necesario) es una tarea obligatoria del enemigo. ¿Como solventan este problema? De muchas formas diferentes.

Se desprestigian unos y otros componentes del conocimiento necesario (conceptos, normas, acercamientos, imágenes, símbolos). Se eliminan o se desprestigian poseedores de este conocimiento. Se corrompe el medio en el que este conocimiento se puede formar. Se elimina el deseo de obtención este conocimiento. Se rompe la infraestructura que permite unir al potencial usuario de este conocimiento con el conocimiento.

Una clase política puede tender subjetividad estratégica, y puede tener hacia ella la repulsión mas profunda.

Dirán, ¡esto no puede ser!

¿Y que era nuestro “Beau Monde” (“buena gente” en sentido sarcástico) de finales de los 80 y principios de los 90? Sobre el “ObCom de Washington” (sarcásticamente se traduce como el Comité directivo de Washington – trad.) solo hablaban entonces los horribles patriotas del periódico “Den’”. Y el “Beau Monde”… ellos solo levantaban del suelo los kleenex de los altos invitados extranjeros.

Yeltsin… Kozirev… Por desgracia de esta forma tan especifica se comportaba entonces casi toda la clase política. Un extraño deseo de descargar de sus hombros la cruz de la subjetividad estratégica estaba flotando en el aire. Se ha convertido en una especie de síndrome. Hasta la locura apetecía NO encargarse de los destinos del mundo, NO tener responsabilidad estratégica por el mundo. NO pensar en sus perspectivas y puntos débiles. No…no…no…no…

El establishment, que a principios de los 80 no discutía ni una sola cuestión sin apelación al contenido de la época histórica mundial, para finales de los 80 empezó a odiar todo lo que olía a estrategia. Entre ello el conocimiento, con ayuda del cual este se produce. Así como el medio en el que este conocimiento se crea. Todo esto se descartaba, se tiraba, se pisaba, se insultaba y se ridiculizaba.

Pero aun antes de aquella vergonzosa orgía antiestrategica el conocimiento del que hablo, de hecho resultó ser “non grata”. Él mismo y aquellos quienes lo poseían. Pero incluso entonces, durante el tiempo de Brézhnev los poseedores del conocimiento no eran tan numerosos.

Yo escribo estas lineas y ante mis ojos pasan caras. En las caras la huella del destino. Son destinos muy difíciles… A veces absolutamente trágicos, como la de Evald Ilienkov.

A veces algo menos trágicos, como el de Pobisk Kuznetsov. Y Alexandr Zinoviev en algún sentido también. No puedo llamar trágico el destino de Grigori Petrovich Shedrovitskiy. Pero no es un destino fácil, no tiene nada que ver con como tenia que ser el destino de un intelectual político estratégico de escala de Grigori Petrovich.

Nombro solo algunas personas. Por supuesto los hubo mas. Pero no muchos mas. Muy estrecho era este circulo. Y no solo estrecho, pero también estaba infinitamente lejos de la clase política.

Y la culpa por supuesto tenia la clase. Pero reducir su culpa a las características de ciertas personas (su mentalidad, su erudición, estructura de sus intereses etc.) no vale. ¿Donde estaban las causas sistémicas, que no han permitido a la clase (es decir al sujeto político) unirse al conocimiento, sin el que no puede haber subjetividad totalmente valida?

El poder ejecutivo… judicial… legislativo…

¿DONDE ESTÁ EL PODER EN TODA SU PLENITUD? ¿EL PODER COMO SUJETO DE ESTRATEGIA?

¿Es el presidente? Por desgracia el líder del poder que se cambia cada cuatro años no puede ser el sujeto de estrategia. Porque cambia. El sujeto personificado de estrategia en alguna medida puede ser un dictador nacional o un monarca absoluto. ¡Pero precisamente solo en alguna medida! Porque un verdadero sujeto de estrategia, que representa el poder en toda su plenitud está al otro lado de la personificación.

Tal sujeto y tal poder (conceptual, estratégico, doctrinal, es decir superior) no es una persona, sino un CLUB.

Pero aquellos que gritarán: “Ah, el gobierno mundial! El club Bilderberg!”, tienen que enseguida aceptar mis disculpas. Hablo de otra cosa. El club Bilderberg es una respetable organización de élite con un presupuesto de varios millones de dolares. E incluso si son cientos millones. ¿Y que?

¿Recuerda la histeria desatada con motivo de la investidura de Yeltsin con la capa de la orden de Malta?

Bueno, recibió un regalo dudoso… El la recibió, pero empezaron a gritar no solo los enemigos, también la competencia desilusionada: “Te has puesto el manto de la Orden incorrecta! ¿Que capa te has puesto? Nosotros somos los verdaderos! Nosotros estaríamos encantados! Para que quieres a los sustitutos?”

En definitiva… club es club, pero otro. Y mas fácil es explicar que club exactamente es seria en el ejemplo soviético.

El Club estratégico para Rusia soviética y la URSS era VKP(b) (Partido Comunista (bolchevique))

de la época de discusiones estratégicas. VKP(b) era un sujeto del poder estratégico (entonces el poder pleno, integro) solo en la época de estas discusiones: sobre el comunismo mundial, sobre la construcción de socialismo en un país aislado, sobre el tipo de industrialización etc. Y después el sujeto ya no era un Club, sino un dictador nacional – Iósif Stalin. Pero el pudo serlo solo por dos razones.

Ante todo, a la fuerza de sus propiedades personales. Stalin estaba totalmente entregado a la causa. Era una persona con inteligencia y voluntad fuera de serie. Y esto tampoco convertiría a Stalin en sujeto de estrategia, si no fuera por la especifica de aquella situación histórica. Lo especifico consistía en que la estrategia podía ser y lineal y eficaz. Las prioridades estaban demasiado claras (aparte de que el Club ya lo “masticó” todo), y en la fase temprana del sistema industrial había una cantidad de elementos que se podían mantener en el campo de visión. Si, Stalin personalmente escribía los turnos de trabajo de la maquinaria única. Pero había pocas maquinas. Si habría mas maquinas, ninguna monstruosa capacidad de trabajo de Stalin ayudaría.

Para finales de los años 40 ya estaba claro, que un sujeto estratégico lineal personificado ya no puede responder a todos los desafíos de la época. Que hacia falta volver al sujeto estratégico no lineal: el Club. Pero el Club ya estaba arrancado de raíz.

Así nació el maíz (Jruschov dio orden a cultivar maíz en casi todas las zonas favorables y también en las desfavorables para este cultivo – trad.) en vez de estrategia. En las primeras etapas junto a grandes conquistas espaciales. Pero esto en gran medida pasaba por inercia. Ningunos hitos técnicos, ni los mas fantásticos y grandiosos pueden sustituir la falta (o agotamiento) del “complejo superior de sentidos” (metas, ideas), compuesto por la metafísica, conceptos, doctrinas y … la estrategia como su encarnación.

Yo hablé de la tragedia de los guardianes del conocimiento, capaces de sostener y desarrollar este complejo superior de metas. Pero las raíces de esta tragedia están en la catástrofe del Club. Y en el formato del poder….

Jruschov todavía intentaba ser dictador nacional (aun que esto a algunos resultará extraño). Pero Brézhnev ya era un típico político de consenso. Y aquí todo “se desplomó”… en esencia aquí, de facto un poco mas tarde.

Pero el tema no está en los rife-rafes políticos del periodo soviético, pero en algunas lecciones sistémicas. Referentes precisamente a este mismo conocimiento.

Como cualquier integridad esto se compone de elementos (conceptos, estratagemas etc.).

En el hay elementos auténticos de su propio conocimiento que no se anuncian.

Hay elementos igual de auténticos del conocimiento estratégico que usa tu enemigo (tu rival, el adversario).

Hay figuras de encubrimiento, que tu enemigo usa para representación de los elementos de su conocimiento (porque no representarlos él no puede).

Hay elementos-virus, que el enemigo quiere introducir en tu conocimiento.

“Y dame Dios la razón, para distinguir uno del otro”, – rezaba el héroe de Kurt Vonnegut.

La razón…

Desde el inicio de perestroika todo lo referente al conocimiento estratégico se rechazaba totalmente. El establishment se simplificaba rápidamente, se liberaba de la misión estratégica, de la iniciativa histórica. Pasaba al lenguaje del pragmatismo, de “panaceas del mercado” mundiales.

Hacia el año 2005 esta locura, impulsada en el 1987 de alguna manera “se desinfló”. Por supuesto no del todo, y tampoco podemos hablar de ningún tipo de irreversibilidad de este “desinfle”.

Un par o tres pases políticos y todo esto “se inflará” otra vez. ¡Y como se inflará! Pero en realidad, ¿por qué se desinfló?

Porque el “RaiCom de Moscú”(del soviético “comité provincial de moscú”, nombre sarcástico para la situación cuando Moscú recibía las ordenes directas desde Washington, que llamaban “ObCom de Washington”trad.) ha percibido que el “ObCom de Washington” (comité central) está tramando algo malo. Entre ello en relación a la élite del “RaiCom”. Aparentemente eres uno de los suyos, y hablas ingles con soltura, y todo lo demás lo tienes, pero tu para ellos de todas formas eres un “subhumano ruso”. Las curiosidades de este tipo, que han sucedido con Prójorov en Kurshavel son particularidades. Y sintieron nuestros representantes de la élite, anteriormente liberados de la estrategia, algo en común. Y algo muy malo…

Y surgió como la vórtice una nueva moda. En ves de la negación indiscriminada de todo lo que huele a estrategia, empezaron a tragarlo todo a la vez. Sobre todo estos mismos virus y encubrimientos. Así como palabrejas en general. Surgió una demanda especifica a las palabrejas especificas, lo mas importante es que sean las mas guays y las mas “de moda”.

Donde está la demanda hay oferta.

[…]

pag.263

Mas o menos así es como empezaron a hablar sobre el futuro. Detrás de esta neurosis de “figurantes” se ve solo una cosa: los neuróticos no han podido digerir el pasado y ahora quieren hablar de futuro.

Pero, si no hay pasado, no hay futuro. Y esto lo entienden todos. Cuanto mas entienden, menos claro hablan del futuro. ¡Pero hablan!

El inmortal Chaliapin ha dicho en una situación parecida: “Gratis cantan solo los pájaros”… Los “pájaros” sienten que el establishment se preocupa, y cantan. Si quieren, sobre el futuro, si quieren, sobre algo mas…

Por ejemplo se puede cantar sobre el desarrollo. Si hace falta, le ponemos un trasfondo filosófico. Podemos invitar a Toffler. Este ya hace tiempo que cansó tanto al publico occidental como a si mismo. Pero si se le invita, el bostezará y dirá algo… Y “pipl” lo tragará.

La sociedad de información, la sociedad posindustrial, la sociedad tecnotronica”… ¿Poco? Por favor…. “netocracia”. ¿Poco? Podemos usar otras palabrejas. “¿Que decir, cuando no hay nada que decir?”

Yo no quiero decir que no hay problemas posindustriales y que no hay desafíos informativos. Todo esto hay. Pero también hay otra cosa. Estos mismos virus y tapaderas. Y lo que no hay es esta razón por la que rezaba el héroe de Vonnegut. La razón para distinguir.

Un año y medio antes de los ataques al WTC vino a verme un alto funcionario estadounidense. Y empezó a llamarme a Spaso-house a escuchar a Huntington. El funcionario a todas luces cumplía ordenes: que los rusos escuchen a Huntington.

Huntington estaba triste, sorprendido y asustado. Estaba asustado porque de repente ha sido solicitado. E incluso entendía, que esto no era para bien. Dentro de si mismo el estaba seguro, de que él solo es un compilador. Es decir, un profesor académico clásico, que de alguna manera, para algo reinterpretó las ideas de Toynbee. Simplemente las cogió y las reinterpretó. Su profesión es así. Pero alguien dijo: “O! Necesitamos esto!”. Nació el “conflicto de civilizaciones”.

Lo masticaron, masticaron, masticaron… Bums.. “nine eleven”! El WTC se quema, y todos empiezan a gritar sobre el “conflicto de civilizaciones” y sobre la grandeza de Huntington, quien lo adivinó.

La semilla cayo a un sustrato bien preparado. Incluso Fukuyama (el anterior “tocho” con su “fin de la Historia”) prácticamente empezó a disculparse y decir que no hay ningún fin de la Historia, sino hay conflicto de civilizaciones. En todos los congresos del contrterrorismo a la gente empezó a dividirse en “los nuestros” y “los otros” por el criterio de apoyo o no del concepto de “conflicto de civilizaciones”. Esto fuertemente recordaba un psiquiátrico.

Irak – conflicto de civilizaciones… Afghanistan – conflicto de civilizaciones… Todo – conflicto de civilizaciones. ¡Ah no, se me olvidó! Bosnia y Serbia no es un conflicto de civilizaciones. Es la lucha del “bien” bosnio (olvidamos que musulmán) con el “mal” serbio (olvidamos que cristiano).

Pero dejemos estas mentiras primitivas. Es mas importante hablar sobre las mentiras mas sofisticadas. Las mismas son “tapadera semánticas”.

Los predecesores de Huntington hablaban de las civilizaciones mas o menos evasivamente. Pero reconocían, que civilización es una comunidad que se rige por su identidad religiosa. India contemporánea es la civilización Hindú? Y China entonces… seguramente es la civilización Taoísta. ¿ O confucianista?

¿Y que mandan hacer con la población laica? ¿Y con el mundo multi-confecional en los países como India o Rusia?

Los jugadores que realizan esta tapadera semántica esconden de los “bobos” lo mas importante. Que allí donde está vigente el proyecto Modernidad no puede haber ningunas civilizaciones. O es la modernidad y las naciones, o formas pre-modernistas de identidad. Y como miles de millones de personas ya pasaron de la pre-modernidad a la Modernidad, entonces seguramente hay que devolverlos atrás, para crear las civilizaciones. ¡Pues esto se llama arcaización y regreso! Y también la Contramodernidad.

Pero esto tampoco es todo. Para Rusia el precio de la cuestión es mucho mas alto. Rusia o es algo mas que la civilización o es menos. O es un conglomerado imperial (mas amplio sobre-estatal), o es un estado-nación no acabado.

Pero la “bobocracia” precisamente es necesaria para no pensar, solo charlar. “Que se puede decir, cuando no hay nada que decir” …

Los teóricos mas brillantes de las civilizaciones participaron en una gran guerra intelectual. Ellos a estas “monadas civilizatorias” no las descubrían, las construían. Al sujeto estratégico (bajo el nombre Imperio Británico) hacían falta las monadas civilizatorias para “controlar el balance mundial”. Después Roosevelt “enterró” a este sujeto (aun que algunos piensan que es el sujeto el que enterró a Roosevelt. Pero es un punto de vista exótico-conspirativo, aun que en su totalidad no tan infundado). Después aparecieron los neoconservadores americanos.

¿Por qué aparecieron? Porque los demócratas americanos no pudieron hacerse con China. Entonces les sustituyeron los neoconservadores. Y los neoconservadores, al aparecer, en el escenario político enseguida sacaron la teoría de civilizaciones del polvoriento baúl. Vieron a Huntington, le quitaron un poco el polvo, y allí empezó todo. Ellos sabían lo que hacían. ¿Y los nuestros?

Que se puede decir, cuando no hay nada que decir” …

La cuestión similar es con el dichoso Totalitarismo.

El Totalitarismo es un virus semántico, creado en el laboratorio de Popper para quitar a la Unión Soviética la victoria en la Segunda Guerra Mundial y desacreditar el comunismo. Todos entienden que el comunismo y el fascismo son diametralmente opuestos. Que los comunistas juraban llevar a cabo lo que empezó la Convención Nacional y la Revolución francesa, para moverse mas arriba por la espiral del desarrollo, y que los fascistas querían “clavar la estaca” a todo esto. Pero los forasteros “te lo meten” porque esto les hace falta. Y los nuestros lo “tragan” porque les da igual.

“Sociedad postindustrial”? Rostow tenia que luchar con Marx. Oponer propio criterio a su criterio de formaciones y clases. Y oponiéndolo además meter allí una mina de “convergencia de sistemas”[1]. Como acabó la convergencia ya lo vemos.

Todas estas palabrejas no hay que tragarlas, sino hurgar en ellas para destaparlas. “La sociedad de información”… “globalización”…

¿La globalización es el Internet o los teléfonos móviles? Solo un idiota y provocador puede sustituir una cualidad social de un fenómeno por sus atributos técnicos. Se globaliza el trabajo y el capital. El trabajo se mueve allí donde pagan más. Y destruye la civilización occidental, creando los fenómenos de migración bien conocidos. El capital se mueve allí, donde menos hay que pagar por el trabajo. Y remata la civilización occidental del todo. Llevando el premio gordo (sobre un “tapete bordado”) a China.

El fenómeno de Kosovo mostró una vez mas, que la palabra “globalización” es una tapadera, y que en realidad lo que se realiza es la “glocalización”. Es decir, la unión de lo global con lo local. Los estados se rompen en pedazos. Se sustituyen por entidades locales. Sobre ellas se monta una superestructura (por cierto, “Europa de las regiones” era un proyecto de la Waffen SS). Se lleva la guerra contra el estado nacional como tal. Y entonces la eliminación del proyecto Modernidad.

La sociedad de información… ¡Ah, dejaremos de luchar por los recursos!… ¡La información pertenece a todos!…

¿Cualquier información? Ud. pregunte a uno de “servicios secretos”, si el compartirá su información con otro “agente”…

Meritocracia… El estado de expertos…

Platón y Aristóteles también describían algo similar a la meritocracia. Y en China de la Edad Media esto estaba a la vista. ¿Y que?

EL DESPEJADO DEL PROBLEMA DEL DESARROLLO. ES UNA DE LAS CUESTIONES MAS ACTUALES. Sin poderla solucionar no saldremos de la no subjetividad. Y esto amenaza no con los perjuicios teóricos, sino con los perfectamente practicas. Crear estrategia no es filosofar. Es una cuestión del destino nacional.

¿Que pasará si Rusia sin entenderlo subirá a un vagón desenganchado? Lo explicaré en el ejemplo mas sencillo. Rusia quiere entrar al World Trade Organization (WTO). Lo quiere muy insistentemente. Alguien dice, que esto está bien, otros que está mal. Nadie dice lo mas importante: ¿existirá la WTO dentro de varios años?

No fue yo, fue Wolfowitz y sus desarrolladores (el famoso grupo alternativo de calificación estratégica “B.I.2”) los que han dicho, que la última fecha para la victoria de EEUU sobre China es el año 2017. Después será tarde.

China – 2008 es como Alemania – 1908. Es decir, un joven estado capitalista, que quiere usar las leyes del desarrollo irregular en el Imperialismo. Porque nadie ha cancelado estas leyes. Las ha frenado por un tiempo el comunismo, que sacó la mitad del mundo del sistema capitalista. Pero ahora todo el mundo otra ves está allí!

EEUU – 2008 es como la Gran Bretaña- 1908. Es decir, una vieja superpotencia capitalista, que intenta retener el joven estado en condiciones de este desarrollo irregular. Hacerlo en condiciones de la globalización es imposible. Mejor dicho, es por supuesto posible, pero demasiado costoso para los propios EEUU.

Si subes mucho los precios del petroleo (mas o menos los doblas) surgirán enormes problemas en propia América. Entonces subir los precios es imposible. ¿Entonces que hacer?

Enfrentar a China con los tibetanos, uygur? Cosa sin posibilidades. Los chinos reprimirán a los separatistas y seguirán con su “viaje triunfal”.

Empezar a jugar contra el rival el viejo carta del “Gran Juego” (es decir, estratégicamente poner en contra China al islam)? Esto tiene mas perspectivas, pero para los EEUU de hoy es insoportable. ¿Hacer guerra usando el armamento nuclear? Reconozcamos, de momento solo es un escenario imaginario.

Unos conocidos extranjeros mios dicen: “Los americanos al final encontrarán la solución correcta. Pero solo después de intentar realizar todas las incorrectas”. Incorrectas y muy evidentes, diría yo.

La decisión incorrecta, pero como que evidente es parar la marcha triunfal de los productos chinos en los mercados mundiales, y antes que nada en el mercado americano. ¿Pero como pararlo? Solo cerrando los mercados interiores nacionales (y por supuesto el americano antes que nada) con barreras arancelarias y otras. Pero esto es incompatible con las reglas de la WTO. Primero lo intentarán compatibilizar de alguna manera retorcida. Después, si no resulta, destrozarán la WTO.

Precisamente para este momento nosotros haremos todo para entrar en ella. Gastaremos un dineral, enormes esfuerzos administrativos, destrozaremos algo vitalmente importante, todo esto para las adquisiciones muy dudosas. Entraremos a la WTO y nos encontraremos en un vagón desenganchado.

¿Pero que saltos al vagón desenganchado de índole mas importante pueden haber? ¿Por qué no podemos considerar como un “salto al vagón desenganchado” el salto a la Modernidad, entendida como un mega proyecto occidental? Porque el Occidente renuncia a este maga proyecto (ver Kosovo)! ¿Y que hacemos? Yo ya he dicho, que hay que defender la Modernidad junto a aquellos que no quieren renunciar a ella. Pero, primero, esto para nada significa entrar a la civilización occidental. Es justo lo contrario. Y segundo, hay que entender, en la propia Modernidad tampoco todo es bueno!

El siguiente “vagón desenganchado” es el capitalismo. Hay que preguntarse sinceramente: el capitalismo es un orden social perfecto? Si es así, entonces él conlleva el fin de la Historia. Simplemente en ves de la palabra “comunismo” ponemos “capitalismo”, y ya está.

Y si el capitalismo pronto será incompatible con el progreso, con el espíritu de la Historia (que no ha muerto, a pesar de lo que dijo Hegel), con la idea del desarrollo como tal? ¿Por qué esto pasó con el feudalismo y no puede pasar con el capitalismo? Porque todos aquellos que inventaban las palabras “sociedad posindustrial”, “Sociedad tecnotronica” etc., no solo lo hacían para atacar el comunismo, sino porque también veían claramente los callejones sin salida del capitalismo!

¿Que es lo que se planea ahora? Si la Modernidad está reconocida como el espíritu de la Gran revolución burguesa francesa y otras grandes revoluciones del mismo tipo, incluyendo a la americana. ¡Pero estas revoluciones eran burguesas!¿Y ahora que?

¿Se ha convertido el capitalismo en un freno? Si se ha convertido, ¿en que exactamente? Nosotros, dejando el socialismo, hicimos colosales sacrificios al altar de la construcción del capitalismo. Y si algo hemos construido, es el capitalismo de la fase de acumulación del capital inicial. Y esto también está bajo duda. Vale, supongamos que lo hemos construido. ¿Tenemos que salir de la acumulación inicial? ¿Y que tenemos que hacer? Nosotros salimos de allí en unos diez años, cuando la tan deseada para nosotros civilización occidental pondrá una gran cruz en el proyecto capitalista. Que, por ejemplo, ¿no hay conversaciones serias en el occidente sobre la perspectiva de suprimir el dinero? ¿Es mi fantasía?

Entonces, ¿no saltará Rusia a un vagón desenganchado? Ah, si, se me olvidaba, ella empezará a construir “el capitalismo en un solo país”. Y con retraso de doscientos años… Es un know how social en el terreno del desarrollo estratégico…

El mundo entra a la fase de turbulencias. La indefinición crece precipitadamente. ¿Ella crece por si sola o alguien la aumenta? ¿Que es lo que la provoca? ¿El desarrollo en si? ¿La no uniformidad de este desarrollo? O… ¿O por el frenazo de este desarrollo?

¡Ah, oh, el futuro! El futuro no es un problema futurológico, sino un problema político. Por el futuro siempre eran responsables las fuerzas de la izquierda. Las de derecha eran responsables para que en esta carrera al futuro no romper el enlace de los tiempos, no perder el potencial de la tradición.

Entonces ¿quien asesto este duro golpe a la idea de la izquierda en general? ¿Y entonces, también por la base política del futuro? Yo no hablo del derrumbe del comunismo, aquí todo está claro. Yo hablo de la crisis total de toda la izquierda. Por ejemplo, de que esta izquierda suprime cualquier contenido moral. Por supuesto en los años 30 del siglo XX los representantes de los movimientos comunistas del Occidente se permitían ciertas frivolidades (lo que no se puede decir en absoluto del comunismo soviético real). Pero esto eran frivolidades como fondo.

Ahora se trata de otra cosa. Se trata de que ahora la izquierda no tiene nada mas que frivolidades. Que la lucha por los derechos de los trabajadores se ha sustituido por la lucha por los derechos de todo tipo de perversiones. Que la idea estratégica del futuro está arrancada de raíz. Que la pasión estatalista está reducida a cero.

Al ver el fantasma de Banquo, Macbeth pregunta a los lordes: “¿Quien hizo esto?”.

Yo no puedo detenidamente describir aquí quien hizo esto. Pero sea quien sea el que lo hizo, el mundo entra a la siguiente fase de turbulencias sin un sujeto del futuro, sin un sujeto de estrategia, sin sujeto del desarrollo.

A veces tropiezo con textos, en los que se describe la infinita complejidad de las corrientes de estas turbulencias. ¿Que puedo decir? El mundo nunca ha sido sencillo. El es siempre infinitamente complejo. Pero en su idea siempre es simple. Por esto un modelo eficaz puede contener seis, siete, ocho clasteres, pero no mas. La idea es visualizable, el mundo no. La constatación de las complejidades del mundo turbulente e incluso la descripción de las complejidades no libran de la necesidad de modelado. Y de la respuesta a la pregunta ¿que es esta turbulencia? ¿Esto realmente es el fin de la Modernidad? ¿Entonces que es lo que está “al otro lado”?

¿ La posmodernidad? ¡Pues precisamente ella es la muerte del desarrollo! El conceptualismo no tiene derecho de ser “omnivoro”. Yo estoy dispuesto a superar desacuerdos ideológicos, pero la guerra es la guerra. Y hasta que no digamos “enemigo posmodernista” no habrá claridad. Hasta que no comprendamos que el posmodernismo lleva tras de si al sustituto de arcaica, y la lleva no por casualidad, la lleva para exterminar el desarrollo, seremos un barco sin timón, arrastrado a las turbulencias mas monstruosas de todas, que ha sobrevivido la humanidad.

En cuanto nosotros digamos, que hay enemigo (y quienes son los aliados del enemigo), muchas cosas se aclararán. Y entonces podemos entender estas complejidades del mundo turbulente. Se podrá distinguir donde está la crisis y donde es la catástrofe. Donde el agotamiento y donde la bifurcación. Y en que está la génesis de todo esto. Si nos ocuparemos de esto en serio, podremos entenderlo. Dejaremos de maravillarnos por todo lo nuevo en su variación. Y determinaremos, donde de verdad son tejidos nuevos, y donde está el primitivo pus.

Recuperar la cultura estratégica. Apoyándose en ella restablecer la infraestructura estratégica del pensamiento. Separar las impurezas y ruidos. Librarnos de los virus. Palpar el eje del problema. Por fin restablecer la subjetividad estratégica.

Esto es, sin lo que no podrá empezar ningún desarrollo, y ninguna iniciativa histórica volverá a Rusia. Si de verdad queremos devolver esta iniciativa, encontremos fuerzas dentro de nosotros mismos para superar la desorientación intelectual, el sueño del pensamiento estratégico, que produce a diversos monstruos.

Y habiendo hecho esto, probablemente volveremos a nuestra propia esencia.

[1] Teoría de convergencia de sistemas: Teoría burguesa moderna que las diferencias económicas, políticas e ideológicas entre los sistemas capitalistas y socialistas se suavizan gradualmente, lo que lleva, en última instancia, a su fusión. El término de “convergencia” muy está tomada de la biología (ver. La convergencia de la biología). K. m. Surgió en los 50-60-s. 20. bajo la influencia de la socialización progresiva de la producción capitalista en relación con la revolución científica y tecnológica, la creciente papel económico del Estado burgués, la introducción de elementos de la planificación en los países capitalistas. Característico de la teoría cuántica de campos. Son el reflejo distorsionado de los procesos reales de la vida capitalista moderna y tratar de sintetizar una serie de conceptos burgueses de disculpa que pretenden disfrazar la dominación del gran capital en la sociedad burguesa moderna. Los más destacados representantes de K:.. J. t Galbraith, P. Sorokin (EE.UU.), J. Tinbergen (Países Bajos), Aron (Francia), J. Strachey (Reino Unido). Las ideas de la teoría cuántica de campos. Ampliamente utilizado “derecho” y oportunistas y revisionistas “izquierda”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on VKEmail this to someonePrint this page
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Website

dos × 1 =